fbpx

LA FDA contra Juul en Estados Unidos, ¿qué pasará con el cigarillo electrónico?

El peso del gobierno estadounidense podría caer sobre Juul, la marca de cigarillos electrónicos más popular del mundo.

Mujer sosteniendo un cigarrillo electronico

Foto: Unsplash

LatinAmerican Post| Juan Manuel Londoño

Escucha este artículo


Read in english: The FDA Against Juul in the United States, What Will Happen to the Electronic Cigarette?

En este momento se está librando una batalla legal en Estados Unidos en contra de Juul, una de las marcas más populares de cigarrillos electrónicos. La FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos por sus siglas en inglés) le dio una orden a la compañía el pasado jueves de remover del mercado estadounidense su producto. Aunque el viernes Juul logró apelar temporalmente la desición, y esta se encuentra en espera de respuesta, lo que suceda podría sacudir el mercado del cigarrillo eléctronico significativamente. 

Entendiendo la decisión

Según un comunicado de prensa de la FDA, la decisión busca que “los cigarillos electrónicos y sus cápsulas de nicotina asociadas que se venden en el mercado estadounidense cumplan los estándares de la FDA”. En el mismo comunicado, la organización argumenta que Juul ha jugado un papel importante en el crecimiento de la cantidad de los jóvenes que vapean en los Estados Unidos. 

Así que por un lado está la preocupación por la salud de los jóvenes, pero por el otro está el hecho de que la compañía no ha entregado información toxicológica importante sobre su producto, a pesar de que la FDA le dio la oportunidad. En su comunicado, la FDA aclara que “no hay pruebas suficientes para evaluar los posibles riesgos toxicológicos del uso de los productos JUUL”. 

También puedes leer: ¿Por qué Estados Unidos quiere prohibir la venta de los datos de localización?

La epidemia de vapeo entre los niños y adolescentes

Un factor clave en esta desición es el hecho de que la practica del vapeo, que popularizó Juul en gran medida, se ha convertido en un problema de salud pública para los niños y adolescentes estadounidenses. 

Lo que se vendió como un reemplazo para el nocivo tabaco se está convirtiendo en un problema incluso peor que este. De acuerdo con Parents Against Vaping, una organización de padres que protesta contra esta practica: “En 2018, 3,6 millones de niños vapeaban. En 2019, 5,3 millones de niños están vapeando.” 

Según esta misma organización, el Juul es problemático pues su mercadeo estaba orientado a la población más joven, mostrando “jovénes en situaciones de moda y divertida”. También argumentan que, inicialmente, la variedad de sabores del dispositivo, que incluían menta, mentol, crème brule, mango y pepino, contribuían a su popularidad entre los adolescentes. Fue tanta la presión que la marca se vio obligada a vender únicamente dos sabores: tabaco y mentol. El diseño del vape, que se parece a un dispositivo USB, también hace que sea sencillo de esconder, lo que dificulta las acciones preventivas de padres y maestros. 

Y es que, a pesar de que Juul se vende como una alternativa más sana al cigarrillo, no hay ninguna evidencia cientifica que demuestre este hecho. Es más, una cápsula de Juul tiene la misma cantidad de nicotina que un paquete y medio de cigarrillos. 

La prohibición de la venta de productos de Juul podría sentar un precedente que obligaría a marcas similares a cambiar sus estrategias de marketing, en el corto plazo, o a forzar su desaparición o desaprovación en varios espacios públicos, como sucedió en su momento con el cigarrillo.