fbpx

Nuevos osos polares descubiertos en lugares “imposibles”: ¿qué sabemos sobre ellos?

El nuevo descubrimiento es muy valioso para la ciencia, ya que demuestra que estos animales pueden adaptarse a distintos entornos complicados.

oso polar blanco

Foto: Pexels

LatinAmerican Post | Ariel Cipolla

Escucha este artículo


Read in english: New Polar Bears Discovered In 'Impossible' Places

Recientemente, se descubrió que existe una población hasta ahora “secreta” de osos polares en Groenlandia. Recordemos que este territorio parece imposible de habitar, ya que, durante la mayor parte del año, no está cubierto de hielo marino, necesario para que estos animales cacen. Sin embargo, estos osos se adaptaron sorprendentemente bien al entorno.

Según lo que indica National Geographic, esta población de osos polares es realmente especial. ¿La razón? Pues que sobreviven sin el hielo marino, algo que los científicos pensaron “imposible” durante muchos años, incluso para esa especie. Es decir, todo parecía indicar que en Groenlandia no debían existir los osos polares.

Cabe indicar que esta los osos polares, si bien son buenos nadadores, son animales terrestres. En este caso en particular, estas criaturas suelen cazar distintas especies marinas a través de las grietas y agujeros que se generan en el hielo. Por ejemplo, las focas suelen usar estos espacios para respirar.

Los osos polares del sur de Groenlandia y su adaptación sin hielo marino

En el caso del sur de Groenlandia, que es la ubicación donde se encontró a este grupo de animales con características genéticas de adaptabilidad al frío extremo, la temporada de hielo marina dura menos de 4 meses. Por esta razón, la científica de la Universidad de Washington, Kristin Laidre, había indicado que es “corta” para que sobrevivan los osos polares.

Según una publicación de la Revista Nature, lo curioso es que esta subpoblación aislada, de cientos de individuos, logró adaptarse a cazar en el “ice mélange”, que no es otra cosa que la mezcla de hielo marino, icebergs y nieve sin un témpano definido. Y, según análisis genéticos, esta población estuvo aislada de otras durante 200 años, por lo menos.

Cabe indicar que, hasta el momento, el seguimiento realizado hacia esta subespecie indica que no se desplazan en grandes direcciones. En ocasiones, ellos se quedaban atrapados en una corriente, razón por la cual nadaban hasta la orilla y volvían al hogar para evitar el peligro, según informa Laidre.  

 

Entonces, si estos osos “no debían estar allí”, ¿qué es lo que explica su aparición? En primer lugar, hay que indicar que los cazadores indígenas de Groenlandia siempre dijeron que había osos polares en los fiordos. Cuando el gobierno local buscó conocer la distribución de estos animales, se identificaron osos que no habían sido estudiados previamente.

El estudio, actualmente publicado en la revista Science, indica que son 100% diferentes a los 26.000 osos polares que existen en la actualidad  y que están el peligro de extinción. Por ejemplo, de acuerdo con National Geographic, la mayoría de los osos polares necesitan del hielo marino para sobrevivir, ya que pueden cazar focas, que son uno de sus alimentos predilectos.

Además, el hielo marino es una plataforma para que los osos polares puedan realizar la crianza. Sin embargo, parece que esta subespecie puede sobrevivir sin hielo marino durante más de tres meses. Y esto arroja una gran esperanza, ya que podría evitar que el animal caiga en la extinción, en caso de que la población pueda aumentar.

Sin embargo, esto no parece resolver otro problema esencial, que es el del cambio climático. Es decir, si las temperaturas aumentan, los osos polares de otras partes de la Tierra no podrían adaptarse a las condiciones climáticas. Sí es verdad que esta subespecie de Groenlandia estaría más preparada para hacerlo, pero sería una excepción o un “foco de resistencia”.

También hay que comentar que, según los investigadores, los osos del sureste de Groenlandia deberían ser reconocidos como la “vigésima subpoblación de osos polares en el Ártico”. No obstante, esto dependerá de la International Union for Conservation of Nature, que deberá decidir ello en función de algunos aspectos.

Por ejemplo, si será beneficioso para el ecosistema el hecho de considerarlos una población separada e incluso la cantidad exacta de osos de la población, ya que no hay muestras fijas sobre ello. En cualquier caso, las variaciones genéticas de los osos indica que estas especies deben cuidarse y protegerse.  

Lea también: ¿Qué tienen que ver la seguridad y el cambio climático?

Las poblaciones aisladas por mutaciones genéticas suelen ser más vulnerables desde un punto de vista evolutivo, según indica Steven Amstrup, científico jefe de Polar Bears Internation en National Geographic. Y, además, dejó un vaticinio: en el futuro será cada vez más común que surjan nuevas fragmentaciones de osos, debido a las nuevas condiciones climáticas.