fbpx

Legados del fútbol: Sadio Mané y una obra caritativa para su pueblo natal

El delantero senegalés donó el dinero para la construcción de un hospital en su lugar de orígen y, con ello, ingresó en la selecta lista de jugadores que han colaborado en el pasado con obras benéficas para los más desfavorecidos en todo el planeta.

sadio melena

Foto: IG-sadiomaneofficiel

LatinAmerican Post | Onofre Zambrano

Escucha este artículo


Read in english: Legacies of Soccer: Sadio Mané and a Charitable Work for His Hometown

Sadio Mané, nueva pieza del Bayern Múnich, es noticia en días recientes y no precisamente por su salida del Liverpool y su llegada a la capital bávara, sino por sus gestos caritativos para con su pueblo, Banbali, a quien donó 693 mil dólares para la construcción del primer hospital de esta localidad, ubicada a unos 400 kilómetros de la capital de Senegal, Dakar.

Tras aclarar un poco más su panorama profesional para la próxima temporada, el capitán de la selección de Senegal, que jugará el Mundial Qatar 2022, se reunió con el presidente de esta nación, Macky Sall, para discutir sobre el ambicioso proyecto que incluye departamentos de atención de maternidad, instalaciones dentales y consultorios.

"Muy honrado por la audiencia que me otorgó el jefe de Estado, su excelencia @Macky_Sall. Un buen momento para hablar de fútbol, pero también de nuestros proyectos sociales", posteó en su cuenta twitter, la flamante contratación del rey de la Bundesliga.

La ampliación de la infraestructura sanitaria en Banbali no sólo ayudará al pueblo como tal, sino que alcanzará a otras 34 aldeas que puedan acceder al sistema de salud.  "Este hospital se obtiene gracias a ustedes, y es para ustedes, población de Sédhiou", sentenció el delantero cuyos padres aún residen en la mencionada localidad, de acuerdo a TyC Sports.

No es la primera vez

En 2019, Mané donó cerca de US$ 350.000 para la edificación de una escuela en su lugar de origen, mientras que un año antes había regalado 300 camisetas del Liverpool para que los residentes pudieran usarlas durante la final de la Champions League de ese año.

Tampoco será la última gran donación de Sadio, pues planea, junto a sus socios, construir una oficina de correos y una estación de servicio, que sigan generando desarrollo en su querido pueblo. Otros futbolistas y ex futbolistas de renombre como David Beckham, Iker Casillas, Cristiano Ronaldo y Lionel Messi también han participado en este tipo de actos.

Futbolistas solidarios

Un buen ejemplo es el internacional español Juan Mata, quien materializó un pensamiento de 2017 en Common Goal, con la iniciativa que auspició bajo el paraguas de Streetfootballworld –una ONG que apoya a más de 120 organizaciones en todo el mundo– y cuyo objetivo es que el fútbol sirva como herramienta para paliar las desigualdades sociales. El requisito de ingreso es donar el 1% del sueldo a proyectos de apoyo a los niños vulnerables.

Indignado por la situación de 200 temporeros senegaleses que vivían en las calles de Lleida, el futbolista hispano senegalés Keita Baldé, de 27 años, decidió ofrecer su ayuda económica y durante cuatro meses financió alojamiento, ropa y alimento con el apoyo de la activista Nogay Ndiaye. Pero sorpresivamente su dinero no pudo conseguirles un techo porque los hoteles de Lleida se negaron a alojarlos.

La operación, que iba a ser anónima, se hizo viral cuando el internacional de Senegal y el Mónaco de la Ligue 1 manifestó en un directo de Instagram: "Si no quieren ayudar que no lo hagan, pero dejen que los demás ayuden”, recopiló El País. Tras el rechazo inicial, encontró un alojamiento para al menos sesenta de esos trabajadores en un edificio de tres plantas.

Cristiano Ronaldo no puede faltar en esta lista, pues fue el primero en ofrecer su ayuda durante los incendios de Portugal en 2017, en donde se encargó se sufragar los gastos médicos de 370 afectados, pero también ha participado en casos como el de la donación a un niño que requería cirugía cerebral, los 150 mil dólares que otorgó para ayudar al centro en el que su madre se estaba tratando un cáncer.

Lionel Messi sorprendió en su momento con una noticia durante su boda con Antonella, su amor de la infancia, al no recibir regalos. Por el contrario, el astro albiceleste solicitó donaciones para Techo, una ONG que ayuda a más de tres millones de personas en Argentina. Precisamente en las zonas más desfavorecidas de su país es dónde mejor conocen su labor silenciosa.

El recordado David Beckham es Embajador de Buena Voluntad de Unicef. Luego de retirarse, el legendario ex jugador del Manchester United se mueve por las campañas de concienciación en contra del maltrato físico o sexual hacia los niños, viajando constantemente a países como Camboya o Indonesia, que sufren de estos flagelos.

Una larga lista

En 2007, el ariete Didier Drogba consiguió que se celebrase un partido de la Copa de África en Bouaké, territorio marfileño castigado por la guerra y al que acudieron los líderes de ambos bandos. "Ver a los dos bandos juntos, cantar al unísono el himno de mi país fue muy especial. Sentí que Costa de Marfil volvía a nacer", declaró emocionado según El País. Gracias a ello, la ONU le nombró embajador itinerante.

Jermaine Defoe protagonizó quizá la historia más hermosa y desgarradora en la historia del fútbol entre un jugador y un aficionado, al generar una amistad de dominio público con el pequeño Bradley Lowery, quien padecía de neuroblastoma con solo 6 años de edad. El delantero que defendía al Sunderland se reunía con el niño cada vez que podía y fue quien ayudó a recaudar la suma de un millón de dólares para su tratamiento en Estados Unidos, el cual nunca se realizó por el fallecimiento del chico.

En un partido de la selección inglesa contra Lituania, Defoe ingresó al campo de la mano de Lowery y le dedicó un gol, uno de los momentos más emocionantes en la corta vida del pequeño, según su madre.

En menor medida, otros nombres como Mario Balotelli, quien dona dinero a mendigos; Dirk Kuyt con su fundación para niños discapacitados; Iker Casillas como embajador de la ONG “Plan”; Frédéric Kanouté con su ambicioso proyecto de ciudad para niños huérfanos en Mali; Samuel Etoo' con su fundación en pro de una mejor educación en África; y el mexicano Rafael Márquez con sus donaciones millonarias a las comunidades marginadas de su nación, también han contribuido con obras benéficas en pro de un mundo mejor.