fbpx

Reseña "Crimes of the Future": obra hipnótica y siniestra de Cronenberg

El regreso a la gran la pantalla del director David Cronenberg estuvo lleno de gore, dolor y belleza. Esta es nuestra reseña de "Crimes of the Future".

Fotograma de la película

Foto: YT-Neón

LatinAmerican Post | Theoscar Mogollón González

Escucha este artículo


Read in english: Review "Crimes of the Future": The Hypnotic And Sinister Work Of Cronenberg

Admirado por muchos y rechazado por unos pocos, David Cronenberg tenía ocho años sin estar al frente de una película desde "Maps to the Stars" (2014). Sin embargo, todo ese tiempo de espera valió totalmente la pena cuando el canadiense regresó por la puerta grande del Festival de Cine Cannes, presentando una historia que navega entre la locura, lo gore, el arte y que deja varios tópicos para reflexionar. "Crimes of the Future" es una obra original que refleja el enigmático y filosófico mundo cinematográfico del director.

Tal como nos ha mostrado en reiteradas ocasiones, Cronenberg plasma una realidad distópica con un futuro donde la humanidad se ha adaptado a un entorno artificial. Bajo el lema de 'la cirugía es el nuevo sexo', ahora las personas permiten que sus cuerpos sean objetos de transformaciones y mutaciones que dejan en evidencia que el dolor ya es cosa del pasado. En este punto se presentan Caprice y Saul, dos personajes cuyos talentos se unen para montar un show de vanguardia donde realzan la belleza de tener «tatuados» otros órganos humanos en el cuerpo.

A su vez, una investigadora de la Oficina del Registro Nacional de Órganos llamada Timlin seguirá de cerca sus movimientos y que además tendrá un particular interés en Saul. A la par de esto, un misterioso grupo irrumpirá en escena y aprovechará la notoriedad de estas prácticas para dar a conocer al mundo entero cuál será la próxima fase de la evolución humana. ¿Acaso podrá haber algo más siniestro que esto?

Para hacer posible esta cruda historia, Cronenberg contó con un reparto explosivo liderado por tres figuras consagradas. En primera instancia Viggo Mortensen, quien vuelve a trabajar con el director canadiense por cuarta vez luego de "A History of Violence" (2005), "Eastern Promises" (2007) y "A Dangerous Method" (2011). Mientras que las actrices Kristen Stewart y Léa Seydoux, que ya saben lo que es trabajar en el cine de autor, tienen su primera experiencia con el metódico cineasta.

Lee también: Reseña "Top Gun: Maverick": un vuelo de altura directo al éxito

Extrañamente conmovedora

Que una película sea capaz de hacer que las personas abandonen la sala de cine al comienzo por sus retorcidas imágenes, pero que al final termine recibiendo una ovación de más de cinco minutos, es algo que muy pocos directores como David Cronenberg pueden lograr. Independientemente que eso sea un halago o todo lo contrario, lo cierto del caso es que ese escenario ya lo había anunciado el propio canadiense antes del estreno. ¿Cómo algo tan aterrador y grotesco puede, a su vez, generar aplausos y críticas positivas?

Si eres capaz de soportar el inicio de "Crimes of the Future", donde se describe explícitamente un acto terrible y angustiante, sin duda que podrás degustar todo lo que está por venir. Y es que la intriga de saber hacia qué puerto irá el barco es lo atractivo de este viaje, ya que de por sí la trama nunca fue diseñada para perturbar o generar ese impacto atroz. Tales sensaciones, de hecho, solo se manifestarían si eres primerizo con las obras de Cronenberg.

Ahora bien, puede que muchos estén esperando lo peor y más terrible a nivel visual, pero en realidad no es tan repulsivo como suena. Ciertamente hay sangre, órganos palpitantes, mucha carne, incisiones, vómito, saliva turbia y hasta un hombre con orejas pegadas en todo su cuerpo. Sí, es gore en su máxima expresión, aunque no por ello desagradable si vemos más allá de la trama. Arte, dolor, creatividad, evolución, belleza, sexo... de eso te habla Cronenberg entre líneas y es con lo que hay que quedarse.

Pero no todo se trata de la carne, esa que logró popularizar en su cinta "Videodrome" (1983) y que tiene algunas semejanzas con "Crimes of the Future" por esa atmósfera y conexión única proveniente de su mente. A los guiños políticos relacionados con los Gobiernos y sus intentos de controlar hasta los cuerpos de las personas (en referencia al aborto), también apunta al cambio climático. Incluso, se atreve a plantear una solución radical sobre reutilizar el plástico como alimento.

En definitiva, lo nuevo de David Cronenberg es capaz de tratarse de todo y de nada al mismo tiempo. Con toques de comedia e ironía, esta es otra obra donde el canadiense indaga en sus obsesiones y logra traspasarlos como solo él sabe hacerlo. "Crimes of the Future" es una inquietante mirada hacia el futuro que muy pocos querrán ver. ¿Podrás tú?