fbpx

Elecciones Colombia: principales diferencias de las propuestas de Rodolfo Hernández y Gustavo Petro

En LatinAmerican Post hacemos una relación entre los principales temas de coyuntura de Colombia y la forma cómo cada candidato pretende afrontarlos en caso de llegar a la Presidencia. Conoce las principales diferencias entre Gustavo Petro y Rodolfo Hernández.

Gustavo Petro y Rodolfo Hernández

Fotos: YT-RED+, YT-Ing. rodolfo hernandez

LatinAmerican Post | Christopher Ramírez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: Colombian Elections: Main Differences Between the Proposals of Rodolfo Hernández and Gustavo Petro

El próximo 19 de junio, los colombianos volverán a las urnas, esta vez para elegir a su nuevo presidente. El 29 de mayo, de siete candidatos en contienda, solo dos quedaron en competencia para luchar por el cariño y la convicción de las personas: el candidato del Pacto Histórico, Gustavo Petro, y su contendor de la Liga de Gobernantes Anticorrupción, Rodolfo Hernández.

De acuerdo con la última encuesta realizada por la firma Yanhaas, el líder de la izquierda le gana al Ingeniero por un punto porcentual: mientras que Petro tiene el 42 % de la intención de voto, Hernández tiene el 41 %. Sin embargo, por cuenta del margen de error, los expertos consideran este resultado como un empate técnico entre ambos candidatos.

Ante esta realidad, en LatinAmerican Post traemos algunas de las propuestas de Petro y Hernández sobre los temas más relevantes de la coyuntura nacional y una breve explicación de cada uno, para que sean los electores los que decidan cuál es la mejor opción para Colombia:

Salud

Gustavo Petro en su programa de gobierno explica que habrá un “un sistema único, público, universal, preventivo y predictivo, participativo, descentralizado e intercultural, que no dependa de la capacidad de pago, la rentabilidad económica ni de la intermediación administrativa y financiera”. En pocas palabras se realizará un cambio total de las Entidades Prestadoras de Salud (EPS) que existen hoy en día, casi que eliminando toda “intermediación financiera” en este rubro.

“Vamos a transformar esas EPS de las cajas de compensación en instituciones prestadoras de salud (IPS), es decir a reconocer sus clínicas e infraestructura, en protección en salud”, indicó el candidato.

Por su parte, Rodolfo Hernández en su plan de gobierno considera la eliminación de los regímenes de salud existentes a la fecha, para “dar atención a toda la población”, sin importar el régimen del que formen parte.

También propone la creación de un “modelo de medicina familiar, centrado no solo en la necesidad, sino también en la responsabilidad del paciente mismo (…) El médico dedicado a cada familia llevará un registro constante de sus condiciones médicas para una intervención oportuna y de calidad. Sin embargo, es deber de todo ciudadano ayudar con el cuidado de su salud”.

Pensión

Comenzando por Rodolfo Hernández, el candidato de 77 años ha tomado en cuenta a los adultos mayores en su propuesta pensional, ya que tiene como fin otorgar, a largo plazo, una pensión de un salario mínimo (un millón de pesos o 246 dólares) a todos aquellos ciudadanos “que no alcanzaron a cumplir los requisitos básicos del sistema pensional”.

Pero antes de alcanzar esta cifra, optará por el fortalecimiento de los Beneficios Económicos Periódicos, en los que actualmente las personas que ganan menos de un salario mínimo pueden, según Colpensiones, cotizar “lo que puedan, cuando quieran”. Con esta iniciativa se espera que la ayuda a los adultos mayores vulnerables aumente en el corto plazo a medio salario mínimo.

En el caso de Petro, la transformación va mucho más allá: la implementación de un sistema de pilares, como el que usan países como Islandia o Países Bajos. Aunque complicado de entender, el tema es sencillo: habrán tres grandes pilares: uno solidario básico, uno que complementa el trabajo de Colpensiones y los fondos privados y un tercero que se conoce como “ahorro voluntario complementario”.

El primer pilar promete un subsidio de 500 mil pesos (132 dólares) a los adultos mayores sin pensión; el segundo hace que todos los colombianos que ganen de uno a cuatro salarios mínimos tengan que cotizar en Colpensiones, y aquellos que ganen más podrán elegir si se mantienen en este régimen o dejan el restante en una Administradora de Fondos de Pensiones (fondo privado); y el “ahorro voluntario complementario” no es más que una opción con la que “todos quienes quieran complementar su pensión podrán ahorrar en un fondo voluntario de pensiones”.

Educación

Este tema, aunque complejo, tiene propuestas sencillas y claras por parte de ambos candidatos. Petro resume sus intenciones de cambio en la educación con un sistema que garantice que “la primera infancia podrá crecer con amor y protección, los niños, niñas y adolescentes disfrutarán de una educación básica y media (en jornada extendida), pertinente, incluyente, de calidad, participativa e intercultural, y los jóvenes accederán a la educación superior pública gratuita, que les permita realizar sus sueños estudiando lo que quieran”.

Hernández, por su parte, le apuesta a “mejorar el desempeño docente” tanto en preparación como en sueldos dignos. También habla de “ampliar la cobertura universal en educación primaria (ampliando la jornada única) (…) mejorar la infraestructura de las sedes educativas en la básica y media, y en programas e instituciones de educación superior con acreditación de calidad (…) y año tras año garantizar que este sector tenga el mayor porcentaje del Producto Interno Bruto” del país.

Te puede interesar: Rodolfo Hernández: ¿de dónde salió la fortuna del 'Donald Trump colombiano'?

Reforma tributaria

Desde un principio, Hernández ha sido claro: no habrá reforma tributaria, pues, según él, “una tributaria no es más que quitarle plata al sector productivo y entregársela a políticos para que sigan robando”. Entonces, su idea es, sin una reforma como tal, no “permitir impuestos injustos ni desviaciones descaradas de los recursos. El dinero de los contribuyentes es sagrado. Por eso, como un ejemplo de optimización, hay que evaluar cómo bajar el IVA general al 10 %, con una canasta básica exenta en un sistema sin deducciones de pagos descontables”.

Por el otro lado, Petro sí apoya esta reforma con el fin de desmontar “gradualmente aquellos beneficios tributarios que sin debida justificación económica y social introducen graves distorsiones a la competencia, incentivan la extracción minero-energética y privilegian primordialmente a, o son utilizados mayormente a su favor por, personas naturales y jurídicas de altos ingresos y patrimonio”.

Así, creará estrategias con las cuales evitar que las personas más adineradas tributen a tarifas preferenciales; mantener la cárcel para los evasores de impuestos sin derecho a retirar este castigo; no extender el IVA y contrarrestar a toda costa la permanencia de “quienes reciben recursos públicos” en los llamados “paraísos fiscales”.