fbpx

Nicolás Maduro sonríe: Venezuela vuelve a enviar petróleo a Europa

Estados Unidos da vía libre para que petroleras europeas vuelva a operar en Venezuela, lo que significa una pequeña victoria para Nicolás Maduro.

Nicolás Maduro

Foto: TW-NicolasMaduro

LatinAmerican Post | Santiago Gómez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: Nicolás Maduro Smiles: Venezuela Sends Oil To Europe Again

La crisis en Ucrania sigue produciendo consecuencias impensables en pocos meses. Recientemente, Estados Unidos autorizó a 2 importantes petroleras europeas (la española Repsol y la italiana Eni) a transportar petróleo directamente desde Venezuela al viejo continente.

Esta medida empezará a tener efectos directos a partir del mes de julio, ya que las exportaciones del crudo venezolano para junio ya están asignadas, previas al levantamiento parcial de las sanciones. 

De esta forma, tanto Repsol como Eni pueden empezar canjear la deuda y los dividendos no cobrados en PDVSA. Esto, para aliviar la tensión interna debido al sexto paquete de sanciones de la Unión Europea en contra del petróleo ruso.

Así, Estados Unidos busca que sus aliados en Europa puedan aliviar una posible crisis energética. No obstante, la cantidad de petróleo y gas que pueda ser liberado y enviado, no representaría grandes cambios en los precios, por lo menos, no a corto plazo.

Aunque por ahora solo hay 2 empresas europeas, se espera que en el futuro también operen, bajo autorización de Washington a Chevron e, incluso, la india Oil and Natural Gas Corp Ltd (ONGC) y la francesa Maurel & Prom SA, que también han pedido una excepción a las sanciones para transportar igualmente petróleo. 

La letra pequeña del acuerdo

A pesar del levantamiento de las sanciones, estas no desaparecen. El grueso de toda la guerra diplomática que ha iniciado hace ya varias administraciones se mantienen y la jugada de la Casa Blanca hoy tiene varias condiciones.

Primero, el petróleo o el gas que sea producido por PDVSA junto con Repsol, Chevron y Eni, deberá ir exclusivamente para el mercado europeo. Queda prohibida su posterior reventa a terceros.
Igualmente, por ahora, el movimiento de petróleo deberá ser canjeado por deudas impagadas, dividendos atrasados, inversiones recientes o trabajos realizados. Esto significa que Estados Unidos, por ahora, se opone a que haya un flujo de dinero al régimen chavista.

Gran noticia para Nicolás Maduro

Esta noticia llega como una victoria simbólica y económica para el presidente venezolano. Luego de años de sanciones a él y al petróleo venezolano, hoy ve que Estados Unidos y la misma Europa ceden a la necesidad de crudo barato y deberán dejar para otro momento la lucha democrática en el país caribeño.

También te puede interesar: Inversión Extranjera Directa: ¿Qué países de Centroamérica se han visto más y menos beneficiados?

A pesar de que por ahora el dinero no fluirá hacia territorio venezolano, sí es posible que la nueva inversión y la reactivación de la industria petrolera en el país ya de por sí traiga beneficios.

Adicionalmente, esto abre el camino a futuros levantamientos de sanciones. El mismo Nicolás Maduro calificó esta medida como "pasos leves, pequeños. (...) nosotros en paz y soberanía, tenemos todo el marco jurídico para levantar y aceptar inversiones".

Estados Unidos espera contar con el visto bueno de la oposición en Venezuela

La administración Biden, igualmente espera poder contar con el apoyo de la oposición venezolana. Una oposición cada vez más fragmentada y debilitada.

Para la política interna y regional de Estados Unidos, contar con el apoyo de los líderes opositores en Venezuela, será vital para posteriores alivianamientos de sanciones en contra del Gobierno de Maduro. Es por esto que Washington insiste en que oficialismo y oposición se reúnan y avancen en un diálogo serio que pueda conducir a elecciones libres y justas en territorio venezolano.

Esto, debido a la fuerte presión que tiene Biden dentro de grandes nombres republicanos y uno que otro demócrata que ha cuestionado la flexibilización con Caracas, más cuando no ha existido un avance en las negociaciones entre oficialismo y el grupo de Juan Guaidó (presidente reconocido por Estados Unidos).