fbpx

Día Mundial sin Tabaco: no solo daña tus pulmones, también los del mundo

A propósito del Día Mundial Sin Tabaco, analizamos el daño ambiental del tabaco y su impacto sobre el planeta.

cultivos de tabaco

Foto: Pixabay

LatinAmerican Post | Luis Ángel Hernández Liborio

Escucha este artículo


Read in english: World No Tobacco Day: Not Only Does It Damage Your Lungs, But the World

Los efectos nocivos del tabaco a la salud de las personas ha sido ampliamente estudiado a lo largo de los años pasando de ser una práctica "elegante" a una adicción peligrosa que mata a 8 millones de personas anualmente, según datos de la Organización Panamericana de la Salud. Pero las afectaciones del tabaquismo no se reducen sólo a la salud humana, también afecta a la salud de los animales de compañía, a la economía a través de los gastos en salud pública y algo que parecería evidente pero no lo es: al ambiente. Por ello, analizamos los principales daños ambientales del tabaco y sus repercusiones.

Los cigarros y el agua

¿Qué contamina más un automóvil o un fumador? La respuesta lógica podría parece que el automóvil contamina más si se compara el tamaño de un cigarro frente a lo que puede emitir el escape de un automóvil. Sin embargo además​​​​​​​ del humo, la colilla del cigarro tiene la capacidad de contaminar hasta 50 litros de agua según datos de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas de México. Considerando el gran número de fumadores (1300 millones según la Gaceta de la Universidad Nacional Autónoma de México) y la cantidad de cigarros que se consumen,  el humo es tan sólo uno de sus problemas siendo las colillas otro igual de grave. Dos tercios de ellas se tiran en áreas donde no se debería afectar a la tierra y al agua debido a las miles de sustancias tóxicas presentes en el cigarro.

La OPS también subraya que 22 mil millones de litros de agua son utilizados para la producción del cigarro, desde el cultivo hasta el producto final, un recurso vital que se desperdicia en una industria obsoleta y sin utilidad práctica para el planeta o sus habitantes. Por ello el evitar el consumo del cigarro es una de las armas más importantes para preservar los recursos naturales utilizados en esta industria y también las repercusiones que tiene en el agua y otros ecosistemas.

La inocente colilla que incendia bosques

Los malos hábitos al fumar, como el de tirar las colillas aún encendidas, pueden parecer inocentes. Sin embargo, además de producir basura si se tira en áreas forestales una pequeña colilla puede causar grandes desastres. La cantidad de incendios forestales en el mundo se ha vuelto preocupante en el marco del calentamiento global, un círculo vicioso que termina con millones de hectáreas de bosques. La contaminación generada por los incendios se suma a las 84 millones de toneladas de CO2 generadas por los fumadores y, sobre todo, a la pérdida irreparable de bosques. El peligro latente que se produce al tirar una colilla encendida en áreas forestales se evita simplemente apagando correctamente el cigarro y depositando la colilla en un contenedor correcto y seguro. 

También puedes leer: El papel de la FAO en la protección de los bosques de Latinoamérica

La colilla no es biodegradable  

Los cigarros dañan también al ambiente desde su origen, los cultivos de tabaco contaminan la tierra debido a los químicos que se utilizan durante su crecimiento, además de los graves efectos sobre la salud de las personas que trabajan en ellos. Una vez que el producto final es consumido, las colillas terminan en la basura, en ríos, playas, océanos, bosques y tierra fértil. Estos filtros no son biodegradables, por lo que el daño a la naturaleza se extiende por largos períodos de hasta 25 años según la Asociación Argentina de Tabacología. La función de las colillas y el filtro que contienen es retener, en la medida de lo posible, las sustancias tóxicas que se encuentran en los cigarros, por lo que muchas de estas quedan en ellas y posteriormente en el ambiente. Cabe resaltar que el cigarro electrónico es tan nocivo como el cigarro real y es más contaminante porque contiene litio, mercurio y plástico.

Las medidas para terminar con los daños del tabaquismo al ambiente

El Día Mundial Sin Tabaco existe desde 1987, para este 2022 el mensaje principal es #UnaSolaTierra en línea con otras luchas contra el cambio climático. En el mundo el acelerado daño a la naturaleza en algunas regiones como el Amazonas pareciera sólo afectar a Sudamérica cuando la realidad es que el daño es para todo el planeta, el mensaje de "Una Sola Tierra" busca reivindicar este entendimiento integral del planeta. Así, este día busca no solamente terminar con el consumo del tabaco que afecta a las personas, sino también con sus repercusiones en la naturaleza que al final también afectan al ser humano. 

Entre las acciones que son necesarias y que propone la Organización Mundial de la Salud se encuentra la responsabilización de las empresas que forman parte de la industria tabacalera, para que hagan frente a los daños ocasionados por ella. En la mayoría de los países se prohibe la publicidad de cigarros y se les cobran impuestos especiales para financiar la salud pública, pero falta aún que la industria se haga cargo de los daños ambientales. Otra acción es el apoyo hacia las personas del sector agrícola, especialmente pequeños productores, para que cambien sus cultivos por otros productos que sean seguros y sustentables, esto requiere apoyo del sector privado, gobiernos y sociedad civil. Finalmente, el efecto más poderoso debería lograrse al terminar con la demanda de cigarros, es decir, dejar de consumirlo, esto salvaría millones de litros de agua, árboles, bosques y reduciría parte de las emisiones de CO2 a la atmósfera. Muchos países prohiben el consumo en espacios cerrados o con muchas personas como estadios, entre ellos México y Colombia en Latinoamérica, lo que limita el espacio para fumar a sólo el exterior, aunque aún es largo el camino por recorrer.