fbpx

“El fotógrafo y el cartero”: el documental que repasa un crimen que conmocionó a Argentina

La producción de Netflix hace una reconstrucción del homicidio del fotógrafo José Luis Cabezas y las implicaciones que tuvo el caso en la sociedad argentina. Esto es lo que debes saber de "El fotógrafo y el cartero".

Fotograma del documental

Foto: Netflix

LatinAmerican Post | Joshua Radesca

Escucha este artículo


Read in english: "The Photographer and the Postman": a Documentary about a Crime that Shocked Argentina

Hay crímenes que tienen el efecto de sacudir a toda una sociedad. El asesinato de José Luis Cabezas fue uno de ellos. Cabezas fue un reportero gráfico de la Revista Noticias. Su trabajo figuró como parte de múltiples artículos que denunciaban y ponían en evidencia a poderosas figuras de La República Argentina a finales de los 90.

El 25 de enero de 1997, en un paraje a 15 kilómetros de Pinamar, ciudad balnearia de la provincia de Buenos Aires, encontraron un Ford Fiesta blanco calcinado. Dentro se hallaba un cadáver esposado y con dos heridas de bala en el cráneo. Se trataba de Cabezas, quien horas antes se había visto partir de una fiesta celebrada junto a conocidos y otros colegas con los que estaba cubriendo la temporada de verano en Pinamar.

El homicidio del fotógrafo de inmediato conmocionó e inquietó al gremio periodístico y a la sociedad argentina, quienes unidos en el grito de “No se olviden de Cabezas” exigían respuestas y justicia.

Desde el 19 de mayo, Netflix ha puesto a disposición de sus suscriptores el documental “El fotógrafo y el cartero: El crimen de Cabezas”, el cual reconstruye a detalle este caso que involucra periodismo, política, empresarios poderosos, fuerzas policiales corruptas y grupos criminales.

La producción estuvo a cargo de Vanessa Ragone y la dirección de Alejandro Hartmann. Dupla también responsable de “Carmel: ¿Quién mató a María Marta?” (2020), una miniserie documental de Netflix que repasa las extraordinarias circunstancias que rodearon al asesinato de la socióloga María Marta García Belsunce.

Lee también: “42 días en la oscuridad”: todo lo que debes saber sobre la primera serie chilena de Netflix

La reconstrucción del caso

El documental hace una reconstrucción cronológica de los eventos en torno al homicidio del reportero gráfico y las interrogantes a las que dio lugar, siendo la más importante quién podría haber cometido un crimen de tal magnitud y saña.

El documental cuenta con declaraciones de amigos del fotógrafo, periodistas que cubrieron el caso, el abogado de la familia Cabezas y de figuras políticas de importancia en el momento en que sucedió el crimen. También se vale de material del archivo para contextualizar el ambiente político y social en que se produce el atentado contra José Luis Cabezas.

A nivel mediático, policial y judicial, el caso tuvo idas y venidas. En las primeras fases de la investigación reinó la confusión. Fueron varios los sospechosos y detenidos. No obstante, pronto figuraría como posible implicado Alfredo Yabrán, un poderoso empresario argentino envuelto en un aire de hermetismo y misterio.

Yabrán recelaba de su imagen al punto de que ningún medio poseía una foto de su rostro. José Luis Cabezas fue el primero en fotografiarlo. La instantánea fue tomada mientras el empresario paseaba por la playa y la imagen se convirtió en una de las más notorias portadas de la Revista Noticias.

“No se olviden de Cabezas”

El documental realiza una revisión de este atroz crimen. Logra delinear el dolor de las personas cercanas a la víctima, el impacto social, mediático y político del homicidio. La producción opera también como un ejercicio de memoria que presenta a nuevas generaciones y espectadores de todas las latitudes un evento que dejó en evidencia varias áreas de corrupción relacionadas con figuras de poder de esa época en Argentina. Todo ello con una narrativa coherente y bien estructurada que hace fácil seguir los pormenores de lo sucedido. De este modo, “El fotógrafo y el cartero: El crimen de Cabezas” se erige como un título que rinde homenaje al lema gritado tantas veces por quienes exigían justicia: “No se olviden de Cabezas”.