fbpx

Las primarias en Georgia y el revés al discurso de Trump

El expresidente ha buscado imponer a sus candidatos en su partido, sin embargo Georgia le ha mostrado que no será sencillo ¿cuáles serán las consecuencias?.

Donald Trump

Foto: Flickr-Gage Skidmore

LatinAmerican Post | Luis Angel Hernández Liborio

Escucha este artículo


Read in english: The Primaries in Georgia and the Setback to Trump's Speech

El objetivo de Donald Trump es claro: volver a la Casa Blanca en 2024, para lograrlo el expresidente ya está moviendo sus piezas. Una de las más importantes es el estado de Georgia, donde buscaba apuntalar a su candidato para la gubernatura, aún yendo en contra de los intereses de su partido que implican la continuidad del actual ejecutivo: Brian Kemp, a quien Trump acusa de ser en parte responsable de su derrota en la reelección. Lo ocurrido en Georgia sin duda tendrá repercusiones en la carrera presidencial que está a la vuelta de la esquina.

Kemp en busca de la reelección

La ira de Trump hacia el gobernador Brian Kemp se debe a que en las elecciones presidenciales de 2020 Georgia fue uno de los estados en los que ganó Joe Biden, un lugar que en el siglo XXI ha sido considerado uno de los bastiones del Partido Republicano. En aquel momento, Donald Trump solicitó a Kemp que utilizara su poder como gobernador para convocar al Congreso estatal a una sesión especial en la que anulara el resultado de la elección con el pretexto de un supuesto fraude. Kemp se negó a la aspiración de Trump.

También, en un acto que expusieron medios como la BBC, Trump manifestó abiertamente vía telefónica a Brad Raffensperger, secretario de Estado de Georgia, su "necesidad" de "encontrar" casi 12.000 votos para evitar perder la elección en el estado, algo que aún está en proceso de investigación. Pese a eso, los 16 votos electorales de Georgia poco habrían servido para que Trump ganara la presidencia, pero sí le habrían permitido magnificar la idea de un fraude en otros estados y generar duda sobre la legitimidad de la elección ganada por Biden.

Este gesto no lo olvidó el expresidente, por lo que en respuesta buscaba colocar a alguien de su confianza en la gubernatura de Georgia, al ex senador David Perdue. No obstante, su intento falló, Kemp ganó la nominación por su partido y dejó a Trump mal parado. El ex vicepresidente Mike Pence fue uno de los personajes más importantes que apoyó a Kemp, tras la ruptura con Trump y no descarta postularse a la presidencia en 2024. El Partido Republicano en Georgia anunció la victoria de Kemp en su cuenta de Twitter. Pese a la derrota para gobernador, no todo está perdido para Trump, ya que su candidato al Senado, la ex estrella de la NFL, Herschel Walker, se impuso para obtener la nominación. Pese a ello Walker no la tiene fácil, ya que se enfrentará al pastor Raphael Warnock recién instalado en su puesto tras vencer a los republicanos el año pasado. 

El peso político del estado de Georgia

Georgia está resultando un estado paradigmático dentro de la compleja ingeniería electoral de los Estados Unidos. El estado sureño ha logrado tener un peso específico único que lo destaca en la política del país. Basta recordar las elecciones de 2020 en el Senado (cada dos años se renueva un tercio de la cámara), aunque los republicanos perdieron la presidencia les quedaba aún la esperanza de dominar en las cámaras. En el caso del Senado parecía concretarse, pero el estado de Georgia cambió las cosas en una elección especial en la que los candidatos demócratas Jon Ossof y Raphael Warnock vencieron a David Perdue y Kelly Loeffler, respectivamente. Estas dos victorias permitieron a los demócratas alcanzar los 50 escaños (48 + 2 independientes que apoyaban a los demócratas) dejando a los republicanos también con 50. La ventaja demócrata sería entonces la vicepresidenta Harris (presidente del Senado por ley) quien tiene la facultad de dar su voto en caso de empate, lo que en la práctica le da la mayoría al bando demócrata. 

En las elecciones de este año el Partido Republicano buscará recuperar uno de los dos escaños del Senado para Georgia, La popularidad de Herschel Walker se enfrentará a la de Raphael Warnock, esta vez por el período completo de 6 años. Además de este escaño, otros 33 estarán en juego. El Partido Demócrata se perfila para obtener 54. Para Trump la victoria de Walker y otros de sus candidatos significaría recuperar parte de la confianza perdida tras el escandaloso cierre de su gobierno y encaminar su campaña hacia la presidencia en 2024.

También puedes leer: Migración en Estados Unidos: incumplimientos de Biden podrían costarle mayoría en el Congreso

Las cartas aún vigentes de Trump

El plan del expresidente Trump no se limita al impulso de dos o tres candidatos, sino a un gran número de ellos a lo largo y ancho del país. Así, en las primarias recientes también participaron otros personajes financiados por el magnate para lograr la nominación a diferentes puestos. Entre los más importantes destacan: Marjorie Taylor Greene, representante por Georgia conocida por su apoyo incondicional a Trump y a sus teorías de la conspiración; el escritor J.D. Vance como candidato al Senado; Sarah Huckabee Sanders ex secretaria de prensa de la Casa Blanca que busca ser gobernadora de Arkansas; el empresario Ted Budd que busca saltar de la Cámara de Representantes a la de Senadores por Carolina del Norte, y el militar de ultraderecha Doug Mastriano, quien busca ser gobernador de Pensilvania.

Trump muestra así el poder que aún tiene dentro del Partido Republicano al que podría volver a obligar a apoyar su candidatura presidencial como ocurrió en 2016 bajo la amenaza de convertirse en independiente si no lo hacía, una desventaja que sería crítica para el partido.