fbpx

¿Qué está pasando con los delfines rosados en Suramérica?

La cacería, la minería de oro y la deforestación están impactando negativamente a los delfines rosados. Hoy es una especie en peligro de extinción.

Dos delfines rosados nadando en el mar

Foto: Unsplash

LatinAmerican Post | Brandon Martínez Salazar

Escucha este artículo


Read in english: What is Happening with the Pink Dolphins in South America?

Una reciente investigación ha puesto en evidencia el peligro al que se encuentran expuestos los delfines rosados en Suramérica. Esta especie que es conocida por diferentes nombres como boto, bufe o delfín del amazonas, es un mamífero cetáceo odontoceto que habita a lo largo del río Amazonas, el río Orinoco y el río Madeira.

Esta especie, que actualmente se considera en peligro de extinción, tiene una función especial para los ecosistemas acuáticos de los ríos. De modo que la importancia de los delfines consiste en que son quienes indican la salud del río, es decir, su presencia es una señal positiva sobre la calidad de la cuenca. Otra función que cumplen es que sirven como sombrilla, pues al protegerlos se protegen a otras especies que están en su hábitat.

En lo económico es un buen indicador pesquero. En lo cultural, para algunas poblaciones del Amazonas y la Orinoquía, el delfín está asociado a poderes sobrenaturales e inspiran un profundo respeto. Asimismo, para el sector turístico son importantes puesto que los visitantes que llegan a los lugares donde habitan quieren ver delfines en el río.

No obstante, la realidad de esta especie es desalentadora y si no se hace algo pronto, lo más probable es que desaparezca.

¿Cómo están siendo amenazados?

De acuerdo con el Fondo Mundial para la Naturaleza (por sus siglas en inglés WWF), diecisiete organizaciones científicas hicieron una profunda investigación donde hallaron cincuenta y siete sitios en los que se realizan prácticas ilegales con delfines rosados en el Amazonas, Orinoco y Tocantins; cuyas conclusiones encienden las alarmas sobre esta especie animal.

La investigación científica demostró que la cacería es la principal causa de que estos mamíferos estén desapareciendo. Según el artículo investigativo, la caza del delfín rosado es para usarlo como carnada del pez mota, especie que está prohibida en Colombia desde el 2021 por sus altos niveles de mercurio. Por otro lado, la minería de oro y la incontrolable deforestación en el Amazonas también han impactado negativamente a los delfines y los ecosistemas donde habitan.

¿Qué se halló en la investigación?

El estudio se llevó a cabo por 23 personas de diferentes países en los que identificaron 57 lugares donde se realizan prácticas ilegales que amenazan contra los delfines rosados. Ahora bien, de esos lugares que se especifican en la investigación, 33 corresponden a la cuenca amazónica, 22 al río Orinoco, otros 2 en Tocantins y 2 en la costa caribe de Brasil.

En los resultados estadísticos se estableció que el 64% de la caza de los delfines tenían como fin usarse para carne de monte, 35% para fines medicinales y el 1% para consumo humano. Además, se evidenció que su hábitat natural está siendo intervenida por la construcción de represas en los tres ríos, especialmente en el Amazonas, donde ya existen 307.

¿Cómo se pueden proteger los delfines rosados?

Aunque la investigación es preocupante y advierte sobre las altas probabilidades de que la población de delfines siga disminuyendo en las cuencas, los expertos señalan que es primordial que se ejecuten políticas que permitan mitigar las condiciones sociales, económicas y culturales que se relacionan de forma directa con las prácticas ilegales definidas en el estudio y, que ponen en riesgo a los ecosistemas acuáticos.

Según Saulo Usma, especialista de agua dulce en WWF Colombia (detalla el mismo portal web), es importante que se implemente la creación y un manejo adecuado de las áreas protegidas en colaboración con las comunidades para salvaguardar los cetáceos en las zonas transfronterizas.