fbpx

Maduro anuncia otra guerra económica: Desdolarizar a Venezuela

A pesar de que el dólar ha traído estabilidad al día a día de los ciudadanos, el Gobierno de Nicolás Maduro intenta desdolarizar a Venezuela.

Nicolás Maduro

Foto: TW-NicolasMaduro

LatinAmerican Post | Santiago Gómez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: Maduro announces another economic war: De-dollarize Venezuela

La frase "Venezuela se arregló" sigue rondando el imaginario de los venezolanos que aún permanecen en el país y dentro de la gran diáspora que hoy vive fuera. Sin embargo, a pesar de que muchos aseguran que el país caribeño todavía sigue teniendo serios problemas económicos y sociales, la estabilidad que ha traído la dolarización es innegable.

La estabilidad cambiaria y la no dependencia a una moneda hiperdevaluada como lo es el bolívar, ha incrementado el comercio, la iniciativa privada, los emprendimientos y hasta el ahorro. Basta con ir o ver las noticias o la cotidianidad del venezolano hoy y compararlo con los momentos más críticos como en el 2019, y es innegable el cambio.

Sin embargo, y a pesar de las características positivas que ha traído la dolarización, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, quiere desdolarizar la economía. Esto significa, que ya el dólar no siga siendo utilizado como moneda de uso diario dentro del país y regresar a una divisa nacional.

Lee también: Los motivos de la baja popularidad de Pedro Castillo

Ahora la pregunta es el por qué quisiera el Gobierno chavista, dañar lo que, sin buscarlo, les ha traído bienestar en la mayoría de la población

¿Por qué está buscando desdolarizar la economía?

Entonces, si la dolarización ha beneficiado a Venezuela y a su Gobierno, por qué están buscando desdolarizar la economía. La respuesta es tanto política, como económica. Uno de los principales problemas de tener una economía dependiente de una moneda extranjera (en este caso el dólar), es la poca capacidad de maniobra que queda a la economía en una situación vulnerable.

Con mercados mundiales tan cambiantes, Venezuela no tiene forma de poder contrarrestar incrementos o reducción en el costo del dólar y de la vida al interior del país. Por ejemplo, su vecina Colombia puede desvalorizar su moneda para fortalecer las exportaciones con respecto al dólar, haciendo así, sus productos más competitivos en determinados escenarios. Esto afectaría de forma inmediata y directa la frontera, en donde el comercio en pesos colombianos, sería más económico que la industria sustentada en dólares. Algo similar a lo que sufre Ecuador cuando hay grandes depreciaciones del peso colombiano.

Dificultades de la desdolarización

No obstante, la dolarización de facto que vive Venezuela no fue ni planeada, ni será fácil de "reversarla". Precisamente, el hecho de que el Gobierno venezolano nunca haya sido partidario de la dolarización, demuestra la poca influencia que pueden tener dentro de una economía que no ofrece una divisa nacional estable. No es a punta de decretos que se puede revertir el uso del dólar en las principales ciudades venezolanas.

Sin embargo, Maduro está intentando implementar una serie de medidas que buscan desincentivar el uso del dólar. Entre estos, el Impuesto a Grandes Transacciones Financieras (IGTF), que busca imponer un arancel adicional del 3% a cualquier transacción hecha en moneda extranjera, adicionales al 16% del IVA.

No obstante, expertos auguran una tarea difícil (casi imposible) en la campaña de desdolarización. Por una parte, estas medidas arancelarias, lo que puede es estimular y aumentar el mercado negro. Esto, hasta que el Gobierno nacional sea capaz de garantizar una moneda con respaldo, un aumento de la producción y una disminución del déficit fiscal, así lo explicó Víctor Álvarez en el medio Finanzas digital.

Precisamente, estas son las causas de lo que generó la dolarización y son estas mismas que primero deberá atacar el chavismo, antes de que haya una desdolarización sin mayores traumatismos para la comunidad.

El observatorio Venezolano de Finanzas, una entidad independiente, explica que si el chavismo quería evitar la dolarización, este proceso se debe atacar justo cuando inicia y no cuando ya está casi instaurado en toda la economía. Según el reporte, este procesos debió ser atacado desde 2017 o 2018, cuando el uso de la moneda extranjera era incipiente. Ahora, sería casi imposible regresar.

El OVF explica que la dolarización de facto, es casi imposible de reverzar. Se menciona el efecto trinquete o ratchet, "un mecanismo en forma de rueda, que está diseñado de tal forma que permite que la rueda gire en una dirección (generalmente hacia adelante) pero impide que gire en la contraria (hacia atrás). Las dolarizaciones de facto son así: llegan a un umbral, en el cual una especie de gatillo invisible que está instalado en la mente de los agentes económicos, impide que la rueda de la dolarización gire hacia atrás y se revierta el fenómeno", según Daniel Cadenas, del  observatorio de finanzas.

¿Será que Nicolás Maduro, en su búsqueda por una mayor independencia monetaria ante posibles crisis internacionales, dañará lo poco que ha mejorado Venezuela? Solo el tiempo dará la razón si esta nueva tarea emprendida por el chavismo tendrá éxito, ante un panorama de una crisis energética donde Venezuela (y sus reservas petroleras) puede sacar provecho.