fbpx

Las sequías, un problema que no para de avanzar

Desde el año 2000, ha aumentado en un 29 % la cantidad y la duración de las sequías en el mundo. Urge tomar medidas para prevenir las hambrunas y las muertes.

Arboles sin hojas en una zona de seca

Foto: Pexels

LatinAmerican Post | Daniel Alejandro Vergara García

Escucha este artículo


Read in english: Droughts, a Problem that Does not Stop Advancing

Un nuevo informe de la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (UNCCD) llamado "Sequía en números, 2022", revela cifras sobre el aumento de las sequías en el mundo, que recalcan la necesidad de trabajar de forma urgente en planes de mitigación y adaptación. Esto se da en el marco de la 15.ª Conferencia de las Partes (Cop15) de la UNCCD, que se está realizando en Costa de Marfil desde el 9 de mayo. 

Dicha conferencia finalizó ayer, 20 de mayo, con el establecimiento de acuerdos por parte de los países participantes. Los temas principales que se trataron fueron: alerta temprana, seguimiento y evaluación, intercambio de conocimientos y aprendizaje, alianzas y coordinación y finalmente financiación de la sequía.

La COP 15 es una de tres convenciones que se pactaron en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo en Río en 1992. Aquí junto a jefes de Estado, científicos, población civil y organizaciones internacionales se buscaron soluciones y alternativas a diversos fenómenos relacionados con la desertificación y el aumento de las temperaturas, estrechamente relacionados con las sequías que se viene presentando en los últimos años. Se estima que para 2050 si no se toman medidas eficientes la extensión de tierra degradada en todo el mundo podría equipararse a la de América del Sur.

Lee también: La contaminación lumínica amenaza a la salud y biodiversidad

En un artículo de France 24, se explica que la desertificación se da como resultado de la sobreexplotación del suelo, la deforestación y el aumento de la salinización de la tierra. Esto conlleva a que en ciertos ecosistemas se presente la ausencia de diversas especies de plantas y árboles que colaboran con la presencia de agua en los territorios. Esta reunión se da en un marco trascendental para decidir el futuro de las nuevas generaciones, dado que la ONU ha hecho un llamado internacional a que se aúnen esfuerzos para evitar que en los próximos 5 años la temperatura de la tierra crezca hasta más de los 1,5 grados centígrados.

"Más de 1400 millones de personas se vieron afectadas por la sequía entre 2000 y 2019. Esto convierte a la sequía en el desastre que afecta al segundo mayor número de personas, después de las inundaciones. África sufrió sequías con más frecuencia que cualquier otro continente con 134 sequías, de las cuales 70 ocurrieron en África Oriental", señaló la UNCCD en el informe "Sequía en números, 2022". Por otra parte, dicho informe también señala que durante este año "más de 2300 millones de personas enfrentan estrés hídrico y casi 160 millones de niños están expuestos a sequías severas y prolongadas".

Respecto a Latinoamérica, aproximadamente 17 millones de personas fueron afectadas por sequías del 2000 al 2019. Honduras, El Salvador, Paraguay, Guatemala y Haití fueron los países más afectados. No obstante, países como Chile, Brasil, Perú, México y Colombia también tienen zonas con alta exposición a las sequías.

Regeneración del suelo necesidad y negocio en potencia.

En el informe de la UNCCD se ha instado a que los gobiernos pongan su atención en el creciente mercado que representa la regeneración de ecosistemas y suelos erosionados. En la inauguración de la COP 15 se habló sobre el margen de rentabilidad que puede representar este negocio, de hecho por cada dólar que se invierta en la tierra se podrían sacar 30 de ganancia. Estas discusiones se suman a los acuerdos pactados por el G -20 en los cuales se comprometen restaurar mil millones de hectáreas para 2030 y reducir a las mitad las tierras degradadas antes de la mitad del siglo.

“Una de las mejores y más completas soluciones es la restauración de la tierra, que aborda muchos de los factores subyacentes de los ciclos degradados del agua y la pérdida de fertilidad del suelo. Debemos construir y reconstruir mejor nuestros paisajes, imitando la naturaleza siempre que sea posible y creando sistemas ecológicos funcionales”, señaló Ibrahim Thiaw, Secretario Ejecutivo de la UNCCD.

El próximo 17 de junio, en el Día de la Desertificación y la Sequía de las Naciones Unidas,  se lanzará al público una campaña llamada Tierra de la Sequía, con esta se buscará concientizar a la población sobre los efectos y las herramientas que se pueden usar para afrontar este fenómeno que pone potencialmente en riesgo a miles de personas en el mundo cada año.