fbpx

Eurovisión y política: un vínculo innegable

Eurovisión sigue consolidándose como uno de los principales mecanismos europeos de diplomacia cultural. El triunfo de Ucrania ratifica que la música y el espectáculo no son factores ajenos a las realidades y controversias políticas del viejo continente.

Espectáculo final de Eurovisión 2022

Foto: YT-Festival de la Canción de Eurovisión

LatinAmerican Post | Bryan Andrés Murcia Molina

Escucha este artículo


Read in english: Eurovision and Politics: an Undeniable Link

La victoria de la banda ucraniana de hip hop Kalush Orchestra en el Festival de la Canción de Eurovisión revive una de las discusiones más debatidas sobre el famoso concurso, el cual es acusado por diversos sectores de la opinión pública de mezclar los intereses políticos del gobierno regional con la misión principal del concurso musical, aludiendo que en ocasiones los resultados y organización son influenciados por la coyuntura sociopolítica del momento.

Aquellos que defienden este planteamiento exponen que a lo largo de la historia la directiva de Eurovisión ha tomado decisiones administrativas e institucionales que han incidido en el desarrollo del concurso. Un ejemplo de lo anterior lo encontramos en la más reciente edición, en la cual se puede identificar cómo el conflicto actual entre ucranianos y rusos dejó sin representación a Rusia, dado que el órgano rector del concurso manifestó que Eurovisión debía ser un espacio dedicado a la integración, al intercambio y a la compresión de todos los que en él participan. Y por el otro lado, empoderó a la representación ucraniana ante toda Europa.

Para el profesor en Derecho y Relaciones Internacionales, Antonio Obregón, lo que se presenció este año en Eurovisión responde a la naturaleza política del festival, ya que en principio la tarea del concurso musical era colaborar con la construcción de identidad regional por medio de las expresiones artísticas. Es por eso que este año se pudo presenciar cómo la coyuntura regional derivada por la guerra en Ucrania impulsó a un representante por encima de los demás.

En palabras de los expertos, la victoria de Kalush Orchestra tan solo responde a la naturaleza de unidad y solidaridad que Europa ha tenido con Ucrania, y aunque puede verse injusta por diferentes sectores, los expertos reconocen que este grupo supo encarnar los valores del bloque europeo y a través de la identidad propia y la emotividad logró el apoyo en masa que lo hizo acreedor del triunfo. 

Lee también: ¿Cuáles son y cuánto costaron las 5 series más caras del 2022?

Controversias políticas de Eurovisión

Durante sus 65 años de historia, Eurovisión se ha visto envuelto en diversas controversias políticas. Una de las más recientes fue protagonizada por el representante de Bielorrusia en el año 2021. En dicha oportunidad, el grupo Galasy Zmesta estuvo en la boca de todos al querer cantar canciones alusivas al gobierno de Alexandr Lukashenko y en contra de los valores comunes de la comunidad europea.

En otra oportunidad, en el año 2009, Georgia estaba viviendo una situación complicada por la guerra de Osetia del Sur 2008. Razón por la cual, el representante de Georgia para ese año quiso presentarse con una canción titulada: "We Don´t Wanna Put In", juego de palabras que terminó dejando a Georgia sin participación ese año.

Por último, y no menos importante encontramos la controversia armenia en el año 2015, cuando el grupo Genealogy quiso interpretar su canción llamada "Don´t Deny". Esto en relación al genocidio armenio en la Primera Guerra Mundial, el cual es negado por Turquía. Ante los reclamos de dicho país, el grupo de Armenia aceptó modificar su canción original, lo cual le permitió participar en el festival con la canción "Face The Shadow".

Visto lo anterior, no cabe duda de que Eurovisión seguirá siendo la plataforma utilizada por los países europeos para mandar mensajes de simpatía, unión, afinidad política  o rechazo político de una manera artística al mundo y a la región.