fbpx

Crece la OTAN y Rusia está cada vez más rodeada

Con el anuncio de la posible inclusión de Suecia y Finlandia a la OTAN, Rusia está cada vez más rodeada.

Miembros de la OTAN durante una cumbre

Foto: TW-NATOpress

LatinaAmerican Post | Santiago Gómez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: NATO Grows and Russia Is Increasingly Surrounded

Recientemente, tanto el Gobierno de Suecia como el de Finlandia, anunciaron de forma oficial, su deseo de ingresar a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Este grupo de integración militar tiene una única y primordial intención: servir como mecanismo de disuasión ante los intereses expansionistas de Rusia. De esta forma, Rusia está cada vez más rodeada de no solo miembros de la OTAN, sino también de países no amigos. De no ocurrir ningún imprevisto, y si Turquía no veta los nuevos ingresos, la Alianza crecerá y la amenaza a las puertas de Moscú y San Petersburgo será cada vez más evidentes.

Los aliados de la Alianza Atlántica, podrán compartir una mayor extensión de protección directa contra Rusia tras la adhesión de Finlandia a la OTAN, asegurando así una de las fronteras más extensa en el occidente ruso, sumándose con Estonia, Letonia y Lituania. Adicionalmente, en Kaliningrado, ese pequeño bastión ruso en el mar báltico, también comparte frontera con Polonia y la misma Lituania, ambos países también miembros de la Alianza del Atlántico Norte.

Rusia también comparte otra frontera al sur con la OTAN: en el Mar Negro con Turquía. A pesar de que hoy está gobernada por un socio como Recep Tayyip Erdogan, los turcos hacen parte de la OTAN y es uno de los lugares en los que Estados Unidos tiene mayor presencia militar. Al otro extremo, la siempre recordada frontera del Mar de Bering con Estados Unidos. Pero también está a unos escasos kilómetros de Japón (aliado militar estadounidense) y de la superpotencia China. Aunque se podría pensar que esta es una de las fronteras menos amenazadas hoy, el superpoder chino, nunca puede ser ignorado.

En el Cáucaso, Georgia y la casi vecina Armenia también representan una frontera hostil. A pesar de que ninguna hace parte de alguna alianza militar, sí pueden ser países cercanos a Europa o Estados Unidos. La única zona segura que comparte Rusia en territorio son las antiguas repúblicas soviéticas en Asia central, especialmente con Kazajistán.

Si sumamos la frontera actual con Ucrania, con la que mantiene un conflicto bélico activo, queda demostrado que Rusia sí está cada vez más rodeado. También podría considerarse como las desventajas de ser el país más grande del mundo y con la mayor cantidad de fronteras.

También te puede interesar: Mujeres en Afganistán: Olvidadas por el resto del mundo

Esto puede interpretarse de tal forma que la superpotencia se puede sentir acorralada y ya sabemos que los animales son más peligrosos cuando se sienten amenazados y rodeados. Es por esto que, ahora, tanto la OTAN como toda la comunidad internacional, deben ser inteligentes a la hora de tratar con la mayor potencia nuclear.

A Putin le salió el tiro por la culata

La principal excusa que Vladimir Putin, presidente de Rusia, anunció para invadir Ucrania era la posible inclusión del país europeo a la Unión Europea y a la OTAN. Esta medida representaría la pérdida de influencia en una de las repúblicas que históricamente han estado más vinculadas con Rusia.

Muchos analistas descartaron una anexión de Ucrania a la OTAN, pensando en que no había riesgo de una invasión rusa y que esto representaría simplemente una provocación. Pues el tiempo no le dio la razón a estos analistas.

Adicionalmente, pese a lo calculado por Putin, los rusos no llegaron como un ejército victorioso a Kiev. Por el contrario, han encontrado una férrea defensa y un sentimiento antiruso creciente. 

Ahora, como consecuencia directa del fallido cálculo ruso, Finlandia (históricamente reacia a unirse a la OTAN) y Suecia podrán ingresar de manera express al grupo que Rusia ve como su mayor amenaza. Ahora, no solo perdió por completo un posible aliado como Ucrania, también terminó alejando a cualquier otro país que pensaba que con mantenerse neutral, iba a evitar una invasión rusa.

La historia advierte del panorama actual

Cuando vemos un panorama europeo sumamente conectado entre alianzas militares, es imposible no pensar en el panorama mundial de 1914. Un sistema internacional europeo basado en alianzas imperiales que mantenían una paz relativa. La unión entre Francia, Inglaterra y Rusia pretendía disuadir las intenciones expansionistas de Alemania, el Imperio Austrohúngaro y el Imperio Otomano. 

Sin embargo, fue precisamente este sistema de alianzas lo que terminó provocando la primera Gran Guerra. Un incidente local entre Austria-Hungría y Serbia (aliado de Rusia), terminó desencadenando en un enfrentamiento entre ambos bandos.

Hoy, igualmente, hay un sistema y alianza militar que disuade a ambos bandos de atacar. Pero, entre más miembros, más eslabones en la cadena que podrían terminar tensando las relaciones hasta niveles no deseados por la humanidad.