fbpx

Día internacional de la fibromialgia: entre la invisibilidad y el dolor

La fibromialgia es una enfermedad que causa un fuerte dolor y sensibilidad que hace que las personas, especialmente las mujeres, padezcan una fatiga crónica. No obstante, se trata de una enfermedad en la sombra, para la cual no hay ni una cura ni un diagnóstico claro.

Mujer tocando su espalda y cintura

Foto: Freepik

LatinAmerican Post | María Fernanda Ramírez Ramos

Escucha este artículo


Read in english: International Fibromyalgia Day: Invisibility and Pain

La fibromialgia es una enfermedad que causa un fuerte dolor y sensibilidad que hace que las personas, especialmente las mujeres, padezcan una fatiga crónica. No obstante, se trata de una enfermedad en la sombra, para la cual no hay ni una cura ni un diagnóstico claro..Fue reconocida por la Organización Mundial de la Salud desde 1992 y  causa un dolor y sensibilidad fuertes en quienes la padecen. A la fecha, no se conocen sus causas, pero se sabe que la padecen con mayor frecuencia las mujeres o las personas que sufren de enfermedades reumáticas.

Síntomas de la fibromialgia 

Al tratarse de una afección en el sistema neurológico, provoca una sensibilidad y dolor generalizado en ciertos puntos del cuerpo. No obstante, dicho dolor tiende a aparecer y desaparecer, o a aumentar, a lo largo del día. Asimismo, es común que genere rigidez en el cuerpo y sensación de hormigueo en las extremidades. En consecuencia, tiende a generar alteraciones en el ánimo, dolores de cabeza o molestias en las articulaciones

Por lo general, quienes lo padecen también tienen dificultades para dormir o para realizar sus tareas diarias, pues a largo plazo produce agotamiento. Sin embargo, más allá del dolor crónico, es decir que dura más de tres meses, no hay síntomas tan claros.

De hecho, esta enfermedad es todo un misterio, pues no tiene un procedimiento específico para su detección ni tampoco una cura, como lo explica el Colegio Americano de Reumatología. Sin embargo, dicha organización estima que "la fibromialgia afecta a entre el dos y el cuatro por ciento de la población, más a las mujeres que a los hombres". En Colombia, se estima que el 31% de los colombianos sufren de algún dolor crónico, de acuerdo con la Asociación Colombiana para el Estudio del Dolor (ACED). En buena parte, estas cifras suelen corresponder a la fibromialgia. 

La fibromialgia ocasiona un deterioro en la calidad de vida de las personas. De esta forma, impacta no solo el estado de salud, sino también las relaciones familiares, laborales y el estado de salud mental. Al respecto, está asociada con el desarrollo de ansiedad y depresión. Además, tiende a fomentar la confusión y el agotamiento mental, lo que se conoce como "niebla de fibromialgia". 

Te recomendamos leer: Día de la endometriosis, una enfermedad invisibilizada

La fibromialgia en Latinoamérica

Por estas razones, diversos colectivos se han manifestado para buscar una legislación que permita a los pacientes de fibromialgia mejorar su calidad de vida, recibir atención de calidad y fomentar que se realicen más investigaciones para encontrar sus causas y cura. En primer lugar, es fundamental no menospreciar o normalizar el dolor. Por ello, es fundamental sensibilizar a la población sobre este padecimiento, más común de los que parece.

En Argentina, a finales del año pasado y bajo el liderazgo del grupo de Sensibilidad Central Argentina, se exigió al congreso tratar con urgencia un proyecto de ley que busca la protección de los pacientes de fibromialgia, electro hiper sensibilidad y sensibilidad química múltiple. Por otra parte, en Chile, a finales del año pasado, un grupo de diputadas presentó un proyecto de ley que pretender garantizar el cumplimiento de los derechos para pacientes que la sufren. La misma historia se presenta en México, donde se está exigiendo al Congreso Federal legislar sobre el tema.

Una investigación de la Revista Cubana de Reumatología indica que "Países latinoamericanos como Brasil reportan prevalencia de FM 0.6 % y 4.4 % población general, con predominio en el sexo femenino y grupo etario con mayor incidencia entre los 35 y 60 años, por lo que, si bien actualmente no constituye un problema de salud alarmante, el continuo aumento de estas cifras estadísticas conllevarían a convertirla en ello".

Por otra parte, también hay activistas que hacen un llamado a empatizar con quienes sufren de un dolor constante. El libro "Fibromialgia, mi compañera", de la autora Maite Padilla, cuenta sobre las limitaciones y pérdidas que ocasiona esta enfermedad. No obstante, también ofrece una mirada positiva.