fbpx

Bill Gates y el coronavirus ¿Cuál es realmente su influencia?

El líder del sector tecnológico, fundador de Microsoft, señaló que la humanidad aún vive un gran peligro debido al coronavirus y que es necesario tomar medidas preventivas.

Bill Gates

Foto: TW-BillGates

LatinAmerican Post | María Fernanda Ramírez Ramos

Escucha este artículo


Read in english: Does Bill Gates Really Has Influence Over the Coronavirus?

Pese al levantamiento de restricciones y medidas de bioseguridad, como el uso obligatorio de mascarillas, la crisis del coronavirus aún no ha terminado. No solo se trata de los casos y muertes que aún deja el virus, sino de los desafíos a futuro que plantea el manejo de esta enfermedad. Asimismo, ha dejado en rezago a otras enfermedades y ha impulsado crisis sociales y económicas. Al respecto, Bill Gates, fundador de la compañía tecnológica Microsoft y filántropo, ha dicho que no es momento de bajar la guardia. No obstante, Bill Gates y el coronavirus tienen una historia más estrecha.  

El magnate dijo al Financial Times que todavía hay riesgo de que surja una variante nueva que resulte más fatal. De hecho, aseguró que hay cerca de un 5% de probabilidades de que aún no hubiéramos visto lo peor. Insistió en la necesidad urgente de generar vacunas más duraderas que impidan el desarrollo de la enfermedad. De hecho, esta ha sido una de las banderas de la Fundación Bill y Melinda Gates. Una de las líneas principales de dicha organización es la apuesta por el desarrollo y vigilancia de vacunas. 

Al respecto, dicha fundación realizó una donación por 150 millones de dólares para la Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias CEPI, para trabajar en el futuro del coronavirus. Asimismo, ha desempeñado un papel importante para el mecanismo COVAX, que ha permitido llevar vacunas a países de bajos y medianos ingresos. Además, también aporta a la lucha contra las enfermedades diarreicas, el VIH y el polio, entre otras. Asimismo, la Fundación Gates ha hecho alianzas con entidades como ACNUR y centros de investigación de diferentes partes del mundo.

Por otra parte, Gates lanzó este martes un libro titulado " Cómo prevenir la próxima pandemia", en el cual comparte información de diversos expertos y cuenta su experiencia en la Fundación Gates. De acuerdo con la reseña de Penguin Random House, "nos muestra cómo las naciones del mundo, trabajando en conjunto y con el sector privado, no solo pueden evitar otra catástrofe similar a la del COVID, sino también eliminar todas las enfermedades respiratorias, incluida la gripe".

Se necesita más dinero

El magnate además ha sido muy crítico respecto a la financiación que destinan los Estados a la cooperación internacional y los temas de salubridad. Aseguró, que es fundamental que exista un consenso internacional para aumentar la financiación para la Organización Mundial de la Salud porque resulta poca para enfrentar los desafíos reales que han quedado y que vendrán. En relación, estimó que se necesitarían unos 1.000 millones de dólares al año.

"¿Pueden las instituciones globales asumir nuevas responsabilidades de manera excelente, incluso en un período de tiempo en el que las relaciones entre Estados Unidos y China son difíciles, y entre Estados Unidos y Rusia extremadamente difíciles", aseguró al Financial Times. Esto última declaración, pone sobre la mesa la pregunta acerca del papel de los empresarios en la toma de decisiones de talla mundial y su aporte a los proyectos sociales. Gates ha promovido el proyecto "The Giving Pledge", que busca que más millonarios se comprometan con causas filantrópicas. 

Lea también: Detalles de la visita del comisario europeo de Medio Ambiente a Latinoamérica

Sin duda alguna, el sector privado cada vez tiene más importancia en las relaciones internacionales. Los Estados han ido cediendo parte de su poder a instituciones supra estatales. Asimismo, las dinámicas del mercado son prioritarias al momento de tomar decisiones. Además, con la globalización, las multinacionales tienen un poder enorme, que también plantea desafíos para los derechos humanos y las regulaciones, así como las plantea la privatización de ciertos servicios, como la seguridad. 

Esto ha hecho que personalidades como Bill y Melinda Gates, Elon Musk, Mark Zuckerberg, Warren Buffett, Michael Bloomberg o Jeff Bezos y sus decisiones sean fundamentales para los destinos del planeta. De hecho, algunos magnates tienen hoy importantes fondos destinados al medio ambiente, la educación o la salud. No obstante, estas donaciones no dejan de ser problemáticas, frente a otros temas como su compromiso real de protección del medio ambiente en sus empresas, el respeto de los trabajadores, el manejo de los datos de los usuarios o la explotación de los recursos naturales.