fbpx

Vladimir Putin: amigo de la izquierda en Latam y de la extrema derecha en Europa

El presidente ruso, Vladimir Putin, tiene una extensa lista de aliados que abarcan todo el abanico político.

Vladimir Putin

Foto: kremlin.ru

LatinAmerican Post | Santiago Gómez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: Vladimir Putin: Friend Of The Left in Latin America and The Extreme Right in Europe

Vladimir Putin es suficientemente polifasético para poder tener una lista de amigos que pocos otros entenderían. Es un hombre pragmático y su orientación política no le impide poder aliarse con diferentes jefes de Estado en distintos contextos dependiendo de los intereses particulares de él y de su país.

Ahora que está en medio de un conflicto bélico con Ucrania y occidente, los aliados se vuelven valiosos y escasos. No son muchos los países que hoy en día estén dispuestos o, incluso, capacitados de poder ayudar a Rusia por el riesgo que conlleva también recibir también multas.

Pero Putin ha logrado establecer alianzas desde hace tiempo con varios líderes mundiales. Lo llamativo, es que mientras que Putin ha sido cercano de la ultraderecha en Europa; en Latinoamérica, sus aliados son de izquierda y extrema izquierda, lo que demuestra que sus intereses, más que estar alineados con alguna ideología política, son más con los regímenes autoritarios.

Europa

A pesar de que Putin siempre ha tenido acercamiento con varios líderes euroescépticos, populistas y de la extrema derecha, con la reciente invasión de Ucrania, varios han intentado desmarcarse de él.

El caso más particular fue el de Marine Le Pen en las elecciones francesas. La cabeza de la derecha populista y nacionalista francesa, acarreó con el lastre de representar el "amiguismo" con Vladimir Putin. Varias de las reuniones en las que han coincidido el presidente ruso con la líder de oposición francesa fueron utilizadas como ataques políticos por parte del actual presidente francés, Emmanuel Macron.

Sin embargo, el caso más claro de esta alianza Putin-Extrema derecha en Europa es Viktor Orbán. El presidente húngaro es la voz del escepticismo europeo, el conservadurismo y las políticas antimigratorias de Europa.

Varias de sus posturas políticas podrían ir en concordancia con Putin que con Olaf Scholz (el canciller de Alemania). Está en contra de los derechos para la comunidad LGBT, el aborto, la inmigración y el progresismo. Similar a las políticas homofóbicas del partido oficialista Rusia Unida de Putin.

A pesar de que en un comienzo de la guerra en Ucrania Orbán apoyó las sanciones en contra de Rusia, hoy el mandatario húngaro ha preferido un netralismo práctico. Sin atacar de frente a Putin y sin desligarse completamente del resto de la Unión Europea. Orbán es la ficha clave que tiene Putin en la EU y seguramente Hungría sabe del poder de bisagra que podrá desempeñar. Y es que Putin y Orbán se han convertido en la figura del conservadurismo cristiano en una Europa cada vez más liberal.

Latinoamérica

Mientras que en Europa, los líderes más populistas y más ubicados a la derecha política son los cercanos a Putin, en Latinoamérica ocurre el fenómeno contrario. Ya sea en Cuba, Venezuela, Nicaragua o Argentina o Bolivia, Rusia ha sido un aliado clave de los gobiernos de izquierda.

También te puede interesar: El nuevo aire de Nicolás Maduro

No solo Putin ha sido el principal socio de las dictaduras de Miguel Díaz-Canel, Daniel Ortega o Nicolás Maduro, también ha sido un aliado importante para gobiernos izquierdistas como en Argentina, Bolivia u otros países más.

Tal se pudo evidenciar en el apoyo que brindó la superpotencia euroasiática a varios países de la región suministrando las vacunas contra la COVID-19 Sputnik V. Esto se debe, en primera medida, a los lazos históricos que mantiene países como Cuba y Rusia desde la época de la Unión Soviética. Esto se ha extrapolado y Putin se convierte en el socio ideal contra el imperialismo y la influencia estadounidense. Los Gobiernos entienden que tanto Rusia como China son los principales socios para poder disminuir la influencia que tiene la superpotencia del norte.

Sin embargo, lo más importante de destacar entre las alianzas de Putin en Europa y Latinoamérica no es la ideología política como tal. Simplemente es el tipo de Gobierno. Tanto Orbán, como Maduro, Díaz.-Canel u Ortega comparten sus modelos totalitarios con el mismo Putin. Igual son los dictadores como Lukashenko en Bielorusia o de las repúblicas de Asia central. Incluso, desde hace algún tiempo, se ha destacado el acercamiento que hubo entre Putin y gobiernos populistas de derecha como Jair Bolsonaro o el mismo Donald Trump.