fbpx

A un año del Paro Nacional en Colombia: ¿Cómo afectan las manifestaciones a la política del 2022?

El 28 de abril de 2021, iniciaron unas de las manifestaciones más extensas y violentas en la historia reciente del país andino. Además de la crisis social y económica que desencadenó, la situación también marcó un plan de ruta para las elecciones presidenciales de este año. A continuación, analizamos cómo ha afectado el Paro Nacional a las elecciones presidenciales en Colombia.

Colombianos durante las protestas del Paro Nacional

Foto: Flickr-Oxi.Ap

LatinAmerican Post | Christopher Ramírez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: One Year After the National Strike in Colombia: How Does This Situation Affect the Politics of 2022?

Entre abril y junio de 2021, Colombia se vio sumida en una crisis política y social sin precedentes en los últimos años. El llamado Paro Nacional se tomó las calles del país dejando, según cifras del Instituto de estudios para el desarrollo y la paz (Indepaz), un saldo de 80 personas fallecidas en el marco de las protestas, y en su mayoría en manos de las autoridades. Asimismo, esta organización informó sobre el fallecimiento de tres miembros de la fuerza pública, así como uno del Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía General (CTI).

Sin embargo, más allá de las cifras de violencia que dejó este paro, lo cierto es que los dos meses que duró se han manifestado en casi un año de consecuencias políticas que hoy podrían definir el futuro del país. El próximo 29 de mayo se celebrarán comicios electorales para decidir quién será el nuevo presidente de Colombia, y las secuelas de las protestas en 2021 podrían definir al ganador de esta contienda.

En un principio, el Paro inició ante la indignación que generó en los gremios de trabajadores y estudiantes, entre otros grupos sociales, el proyecto de ley, dado a conocer por el Gobierno nacional en abril del año pasado, con el que se pretendía crear una reforma tributaria. De acuerdo con los contradictores, esta nueva norma afectaría negativamente el bolsillo de la clase media al crear nuevos impuestos, con la excusa de ayudar a la reactivación económica del país.

También te puede interesar: Colombia: ¿qué son la cláusula Petro y cláusula Fico?

¿Las consecuencias del Paro colocarán nuevo presidente en Colombia?

Sin embargo, con el paso de los meses, la indignación social se fue convirtiendo en una verdad política cuyo primer y mayor beneficiario fue el Pacto Histórico, coalición encabezada por el hoy candidato presidencial, Gustavo Petro. El líder de la izquierda aprovechó la indignación social que generaron las protestas en las principales ciudades del país para generar buenos réditos, no solo de cara a intentar ganar la Presidencia colombiana, sino para colocar a su colectividad como una de las de mayor representación en el Congreso de la República.

El pasado 13 de marzo se desarrollaron en Colombia las elecciones legislativas en las que los ciudadanos votaron por sus nuevos senadores (Cámara Alta) y representantes a la Cámara de Representantes (Cámara Baja), para el período 2022-2026. El Pacto Histórico se convirtió en la gran sorpresa (o no) de estas elecciones, con 19 curules, de 102, en el Senado (tras el conteo final de votos por parte de la Registraduría) y 25, de 165, en la Cámara de Representantes.

Para muchos, la arrasante victoria de la coalición de izquierda y centroizquierda era casi que esperada, teniendo en cuenta la popularidad alcanzada por Petro tras el Paro Nacional. Cabe recordar que desde las manifestaciones, todas y cada una de las encuestas realizadas lo han colocado como el candidato número uno en la intención de voto de los colombianos.

Esta popularidad, por ejemplo, se refleja en las votaciones que obtuvo el Pacto Histórico en las tres principales localidades (distritos) de Bogotá durante las protestas en 2021: Kennedy, Suba y Usme. Tanto para Senado como para Cámara, los ciudadanos de estas localidades, las más activas durante el Paro, se manifestaron en las urnas para votar por la izquierda y de esta forma derrotar hasta por más de 70 mil votos a las colectividades de derecha como el Centro Democrático, liderado por el expresidente Álvaro Uribe.

Así, esto demuestra también que otro de los impactos del Paro fue el incremento de la desfavorabilidad del uribismo en Colombia. Esta fuerza política que ha liderado a Colombia durante la mayor parte de los últimos 20 años, vio una caída en la favorabilidad dentro del pueblo, especialmente por las desacertadas acciones del presidente Iván Duque, quien se hizo elegir por medio de este grupo político.

Según una encuesta realizada por Invamer Poll, Uribe finalizó el 2021 con una tasa de favorabilidad de tan solo el 19 %, la más baja en los últimos 26 años. Asimismo, la desfavorabilidad que tiene el expresidente entre los colombianos es del 67 %, mientras que en mayo del año pasado alcanzó un pico histórico del 73 %, precisamente durante el momento de mayor efervescencia del Paro Nacional.

Tal vez, teniendo en cuenta estos resultados fue que el expresidente decidió desligarse un poco de estas elecciones presidenciales, en las que su partido, por primera vez en tres comicios, no tendrá un candidato directo. No obstante, su apoyo se centrará en el candidato de la coalición Equipo por Colombia, Federico Gutiérrez.

El exalcalde de Medellín ha visto con aceptación el beneplácito de la mayoría del uribismo, que lo vislumbra como el único candidato que puede derrotar a Petro en las urnas. Según ‘Fico’, su contradictor de izquierda ha aprovechado las manifestaciones sociales en Colombia para hacerse con “procesos demagógicos y populistas” de la intención de voto de los colombianos. Para el candidato de la derecha, luchar contra la “amenaza” de Petro a la democracia es una obligación, más que una opción, que, precisamente, plantea en su plan de gobierno.

Según Gutiérrez, es sumamente importante que los colombianos vuelvan a creer en la democracia, ya que según cita su programa, “nuestra democracia (la colombiana) es una de las que menor apoyo recibe de la ciudadanía, apenas el 43 por ciento, de acuerdo con Latinobarómetro 2021”.

Además, explica que esto es responsabilidad directa de problemáticas como la seguridad y la corrupción, posturas que promete confrontar, mientras lucha por evitar a toda costa que “la emergencia de voces populistas y autoritarias dispuestas a socavarla” tengan mayor fuerza.

En resumen, el Paro nacional de 2021 en Colombia ha dejado huella hoy en el país con una izquierda fortalecida, el uribismo debilitado, y la derecha con la necesidad de volver a convencer a la ciudadanía y contrarrestar los errores de Duque.