fbpx

Netflix pierde suscriptores: errores y aciertos de la plataforma

Por primera vez en la historia, la plataforma de streaming Netflix pierde suscriptores. ¿Qué es lo que está ocurriendo?.

Aplicación Netflix desde un iMac

Foto: Pexels

LatinAmerican Post | Ariel Cipolla

Escucha este artículo


Read in english: Netflix Loses Subscribers: Errors and Successes of the Platform

Está claro que hablar de Netflix es hacer referencia a un servicio que cambió completamente la forma de consumir contenido. Durante años, las personas que querían ver una película o una serie debían esperar al estreno en el cine o a la sintonización en la televisión. Ahora, es posible consumir “on-demand”, lo cual aporta comodidad al usuario.

Con un modelo de negocios novedoso, Netflix comenzó a popularizarse enormemente a partir de la década del 2010. No obstante, durante los últimos años comenzaron a aparecer competidores que pusieron en duda esa hegemonía, como Amazon Prime Video, Disney Plus, HBO Max o Apple TV Plus, por ejemplo.

Ahora bien, actualmente Netflix reportó una caída de suscriptores por primera vez desde el 2011, con unas 200.000 bajas. Esta situación generó una caída del 40% en la bolsa, mientras que también puso en duda el propio sistema. Ante esta situación, aquí descubriremos qué es lo que se ha hecho bien y qué cosas se hicieron mal en estos últimos años.

Lo bueno

Empecemos por lo bueno, ya que, si bien Netflix muestra síntomas de agotamiento en algunas de sus fórmulas, también ha tenido grandes aciertos. Principalmente, por muchas de las series originales que han generado, que en muchos casos se han convertido en auténticos “fenómenos de culto”.

Por ejemplo, la creación de BoJack Horseman supuso una verdadera revolución en la animación, con una historia que mezclaba la comedia y la tragedia de una forma maravillosa. Lo mismo sucedió con Love, Death & Robots, que es una serie antológica animada que toca temas sensibles con una perspectiva ficcional.

Asimismo, hay que considerar aciertos exclusivos de la propia plataforma, muchos de los cuales fueron hispanos. Fenómenos de masas, como La Casa de Papel, Élite o Merlí causaron “sensación” e incluso se empezó a hablar del éxito de las grandes historias españolas de televisión.

En cuanto a las demás producciones, hay que destacar que Netflix logró tramas muy exitosas más allá de Estados Unidos y Europa, como ocurrió con el “boom” de El Juego del Calamar. Y, además, también se destacaron franquicias extremadamente populares en el mundo, como ocurre con Stranger Things, Ozark o Better Call Saul.  

Algunas compras de licencias también han sido muy interesantes. Por ejemplo, Black Mirror, que llegó a esta plataforma, fue expandida con más capítulos e incluso una historia interactiva. The Witcher también tuvo un gran éxito en la plataforma, luego de adquirir la licencia original de los libros.

Además, hay que destacar otras 2 virtudes. La primera tiene que ver con el formato de miniserie o serie documental, que Netflix ha explotado genialmente. Por ejemplo, producciones como The Last Dance, Gambito de Dama o Poco Ortodoxa automáticamente fueron un éxito en la plataforma.

También hay que indicar que Netflix fue la pionera en llevar el cine a los Óscar, con películas casi-exclusivas de la plataforma, como Roma o El Irlandés. Es decir, la plataforma logró llamar la atención de directores de gran renombre, como ocurre con Alfonso Cuarón o el propio Martin Scorsese.

Lee también: "Diomedes: el ídolo, el misterio y la tragedia" muestra sus tres caras

Lo malo y mejorable

Ahora bien, ¿cuáles son los problemas de Netflix? Empezamos por uno de los más notorios: las cancelaciones. Por ejemplo, destacan producciones como Altered Carbon, Las Escalofriantes Aventuras de Sabrina, Tuca & Bertie, Spinning Out, The OA, House of Cards, The Killing, Daredevil, Mindhunter o Anne with E, todas suspendidas antes de un final certero.

Muchas de ellas fueron un “furor”, pero nunca dieron explicaciones demasiado concretas sobre las causas de las cancelaciones. Lamentablemente, no parece que la cosa vaya a cambiar, ya que Netflix habría pausado indefinidamente otras producciones, como Bright 2, Bone o Toil and Trouble.

Siguiendo con los inconvenientes, también se hace presente la famosa “fórmula Netflix”. Gran parte del contenido de la plataforma no parece tener la calidad adecuada, ya que existe una abundancia de producciones de bajo presupuesto y con tramas cliché, pero que resultan rentables para la plataforma.

Otro de los errores parece estar en algunas historias particularmente famosas. Un ejemplo sucedió con Cowboy Bebop, que fue la adaptación de uno de los animes más famosos de la historia a una versión live-action, pero que fue cancelada tras tener una ejecución “fallida” por no respetar la esencia original.

Del mismo modo, Netflix parece estar invirtiendo mucho dinero en anime, a través de la compra de licencias icónicas y la generación de nuevas historias. Sin embargo, han preferido la cantidad sobre la calidad y hasta el momento tampoco han atrapado del todo al público “otaku”.

A su vez, muchos usuarios se quejan de que en Netflix están más preocupados en levantar banderas ideológicas que en generar contenido de calidad. O sea, gran parte del contenido de la plataforma parece orientarse a un público progresista, con mensajes combativos, pero con narrativas poco trabajadas, estiradas o demasiado forzadas.

Por último, algunas ideas parecieron interesantes, pero no se materializaron bien. Tal vez la más distinguida sea Black Mirror: Bandersnatch. Esta fue una película interactiva que significaba una revolución para el medio, pero que no estuvo a la altura. Si bien se agradece el intento, la historia dejó con sabor a poco.

En definitiva, Netflix ha cometido errores, pero también muchos aciertos. Y tú, ¿crees que todavía tiene margen de mejora?