fbpx

En Francia ganó Emmanuel Macron ¿Pero a qué costo?

El actual presidente francés, Emmanuel Macron, logró derrotar a Marine Le Pen en segunda vuelta y repetirá mandato. Sin embargo, el creciente apoyo de la extrema derecha causa preocupación.

emmanuel macron

Foto: TW-Emmanuel Macron

LatinAmerican Post | Santiago Gómez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: In France Emmanuel Macron Won, but What Is the Cost?

El pasado domingo 24 de abril, el actual presidente francés, Emmanuel Macron, consiguió el 58,54% de los votos en la segunda vuelta de las elecciones nacionales. Esto significó un respaldo al mandatario que hoy afronta la pandemia en la segunda economía de la Unión Europea y con una guerra justo al este del grupo regional. No obstante, la victoria de Macron no solo representa una buena noticia para los grupos moderados franceses, sino también para todos los europeístas en el continente. Esto debido a que la rival de Macron era Marine Le Pen, la cara del euroescepticismo, el populismo y la extrema derecha de Francia. Con la victoria del actual presidente, Europa mantiene al que hoy (con la salida de Angela Merkel en Alemania) es el líder natural de la Unión Europea.

También te puede interesar: ¿Quién es Marine Le Pen y cómo sería una Francia con ella de presidenta?

Sin embargo, además de la victoria de Macron, hay otra noticia que dejó la jornada electoral. La derrotada, Marine Le Pen registró un apoyo del 41,46%. Esto deja varios desafíos que tendrá que manejar Macron y la misma Europa de cara al futuro.

Una Francia dividida

En primera instancia, las elecciones demuestran un país dividido. La figura del presidente carga un lastre ya de 4 años, que apenas logró el 27,85% de los votos en la primera vuelta. Deberá manejar un país donde no solo la derecha populista es poderosa, también lo es la izquierda extrema que muchos ven englobada en Jean-Luc Mélenchon, que pasó de tener un 19,58% de los votos en 2017, a un 21,95% en las recientes elecciones. Estos resultados lo situaron a menos de 2 puntos porcentuales del segundo lugar, obtenido por Le Pen.

Sin embargo, también es importante destacar que Macron,consiguió aumentar el apoyo electoral en sus 4 años de Gobierno, aunque no arrasó en primera vuelta, ni estuvo cerca de conseguir la presidencia desde el inicio. En ese entonces, sacó un 24% del apoyo en primera vuelta. Pero así como se destaca su mejoría en primera vuelta, se le dificultó acordar apoyos en segunda, ya que antes se llevó el 66% del apoyo nacional.

Ahora vienen 5 años en los que Macron deberá afrontar el poder adquisitivo de los franceses, la guerra en Ucrania y el medio ambiente, los principales temas que preocupan a los electores.

Derecha Populista, cada vez más fuerte en Europa

Marine Le Pen no solo representa al nacionalismo francés. También es el capítulo galo de un fenómeno que tiene ya varios líderes en todo el panorama europeo. Se trata de partidos que ya gobiernan en Polonia con Mateusz Morawiecki o en Hungría con el "todo poderoso" Viktor Orbán. También han sido parte de la coalición de Gobierno en Austria, Italia, Finlandia o Países Bajos. El poder que demostró en Francia puede augurar un posible gobierno en el futuro. Esto sería la mayor victoria de la derecha populista en Europa. En este escenario, no solo controlaría a la segunda economía europea, sino a una de sus mayores líderes. Estaría en una posición inmejorable para modificar los estamentos de la Unión Europea, o incluso, inclinarse por su destrucción.

En definitiva, la Europa que demoró años en construir Merkel, y sus aliados, dista completamente de la que se imaginan Marine Le Pen o Viktor Orbán. 

Le Pen, una amiga de Putin

Pese a que intentó desmarcarse durante la campaña, Marine Le Pen ha sido cercana al mandatario ruso Vladimir Putin. Esto demuestra que un Putin con mayor influencia en Europa es cada vez más factible. Y si llegase a tener aliados claves, le sería suficiente para que la Unión Europea (y muchos miembros de la OTAN) tuvieran una postura más amigable frente a sus aspiraciones.

Para muchos, en definitiva, la victoria de Macron es un alivio para los europeístas. Pero esto también se puede interpretar como la victoria de una batalla, porque la guerra electoral es mucho más compleja y grande.