fbpx

¿Infantino está transformando el fútbol para bien o para mal?

La llegada de Infantino como presidente de la FIFA generó muchos cambios en el fútbol moderno. ¿Cuáles son los más destacados?.

Gianni Infantino, presidente de la FIFA

Foto: Александр Вепрёв

LatinAmerican Post | Ariel Cipolla

Escucha este artículo


Read in english: Is Infantino Transforming Soccer for Better or for Worse?

En el 2015, el abogado ítalo-suizo Gianni Infantino decidió candidatearse a la presidencia de la FIFA, luego de obtener el respaldo unánime del Comité Ejecutivo de la UEFA. ¿El objetivo? Recuperar la credibilidad en esta institución, luego de distintos escándalos de corrupción que salpicaron al expresidente Joseph Blatter.

Pues bien, lo cierto es que el 26 de febrero del 2016, Infantino fue electo como nuevo presidente de la FIFA. Si bien se creía que su gobierno sería “de transición”, la realidad es que el fútbol moderno está experimentando una transformación muy importante, con cambios bastante destacados.

Los cambios propuestos e implementados por Infantino

Un ejemplo claro ocurrió con la última propuesta difundida que busca cambiar el tiempo de los partidos. La idea es que los enfrentamientos de fútbol dejen de tener 45 minutos en cada tiempo y pasen a tener 50. Es decir, la FIFA buscará que haya mucho más tiempo del espectáculo del que tenemos actualmente.

Esto se buscaría aplicar desde el Mundial de Qatar 2022, aunque está claro que no será nada fácil que lo acaben aceptando. Además, la meta final del suizo es que esta sea una especie de “prueba” que pueda derivar en otro de sus objetivos: que el fútbol se transforme en un deporte de tiempo neto.

¿Los argumentos? Pues, desde su perspectiva, los espectadores pagan por 90 minutos de fútbol, pero las interrupciones hacen que algunos partidos tengan menos de 50 minutos reales de juego. Entonces, en un futuro el fútbol podría convertirse como el básquet, donde el reloj se para en determinadas circunstancias.

Esta sería una verdadera revolución, ya que implicaría que todos los deportistas deban aguantar más tiempo dentro de la cancha. Sin embargo, no son los únicos objetivos planificados. Por ejemplo, Infantino también busca mantener los cinco cambios reglamentarios que se implementaron en la pandemia, en vez del máximo de tres “de toda la vida”. Lo mismo ocurriría con la cantidad de equipos en el mundial, pues pasarían de 32 a 48 equipos desde el 2026, para aumentar la inclusión y competitividad

En este mismo sentido, el Mundial de Qatar 2022 también será “histórico” en varios sentidos. Por ejemplo, esta vez serán 26 futbolistas los convocados, en vez del máximo de 23. Esto permite que los técnicos tengan más alternativas en el banco de suplentes. No obstante, también hay modificaciones en relación con la fecha.

Recordemos que la Copa del Mundo de Qatar 2022 se jugará a fin de año, a diferencia de lo que ocurrió en las ediciones anteriores que tenían lugar a mitad de año. Esta decisión se tomó por las altas temperaturas de Qatar, que dificultaban que este torneo se jugase entre junio y julio.

Otro de los cambios que se buscan es la posibilidad de que se disputen los Mundiales y las Eurocopas cada dos años, en vez de los cuatro a los que estamos acostumbrados. Habrá que ver si esto se aplicará también en la Copa América, dado que este certamen volverá a disputarse cada 4 años, pues la siguiente edición será en el 2024.

Por otro lado, también hay que destacar la incursión del polémico VAR. También conocido como Árbitro Asistente de Vídeo (por sus siglas en inglés), se trata de una tecnología que se aplica únicamente en casos de goles, penales, expulsiones directas y confusión de identidad en amonestados, con el objetivo de disminuir los fallos arbitrales.

Lea también: Estrellas del fútbol internacional que no irán al Mundial Qatar 2022

Es decir, si se identifica una situación polémica, los jueces la revisan e informan al árbitro central para que tomen una decisión final más objetivo. Por lo tanto, los jueces se encuentran comunicados con los especialistas del VAR, que cuentan con la tecnología necesaria para disminuir los fallos.

Este cambio trae beneficios y problemas. En cuanto a lo primero, reduce las injusticias en partidos muy importantes. Por ejemplo, en octavos de final de Sudáfrica 2010 recordamos el famoso “gol fantasma” de Lampard. El inglés había marcado un tanto que no fue validado ya que el árbitro no lo vio. ¿El resultado final? Alemania ganó 4 a 1 y pasó a cuartos.

Si en ese entonces hubiese existido un VAR, es posible que la dinámica del partido se hubiese dado de una forma diferente. Sin embargo, también implica problemas, pues los partidos se “paralizan” durante varios segundos (algo que, paradójicamente, Infantino quiere cambiar) y muchos resultados quedan a merced de la interpretación final del árbitro.

Si bien algunos proyectos (como el aumento de los futbolistas convocados o el número de sustituciones permitidas) no despiertan tanta polémica, otros sí que lo hacen. El caso más claro es el del Mundial cada 2 años, pues hay quienes indican que eso “matará” el fútbol, ya que aumentará la cantidad de campeones y el certamen perderá emoción. En contrapartida, están quienes opinan que esto generará más inversiones y expectativas, ya que todos podríamos vivir más mundiales durante nuestra vida.

Así, para bien o para mal, está claro que Infantino está cambiando las reglas del juego. Solo el tiempo dirá si estas transformaciones benefician o no a uno de los deportes más populares del planeta. Y tú, ¿qué opinas sobre estas transformaciones?