fbpx

¿Bueno o malo? El primer mes de Gabriel Boric como presidente chileno

El actual presidente de Chile ha debido lidiar con las altísimas expectativas puestas en su gobierno, lo que se traduce en 31 días de luces y sombras. Así ha sido el primer mes de Gabriel Boric.

Gabriel Boric

Foto: TW-gabrielboric

LatinAmerican Post | Nicolás Donoso Álvarez

Escucha este artículo


Read in english: Good or bad? Gabriel Boric's First Month As Chilean president

Cuando el pasado 11 de marzo Gabriel Boric asumía como el nuevo presidente de Chile, las millones de personas que votaron por él depositaban sus esperanzas en un mandatario que rompió muchos récords. Fue el presidente electo con mayor votación en la historia del país y también se transformó en el mandatario más joven en ser electo (ganó las elecciones con 35 años y asumió el cargo con 36). Y por si fuera poco, el ex diputado irrumpió en la política con las movilizaciones estudiantes de hacía más de una década.

Ahora como presidente, el panorama ya es diferente, y Boric ha tenido que hacerse cargo de materias como la economía, la seguridad social y el manejo de la pandemia junto a su equipo de trabajo. Sin descuidar la agenda internacional, en donde precisamente ya tuvo su primera gira del exterior en Argentina, en donde se reunió con el presidente Alberto Fernández.

 

La firma del Acuerdo de Escazú, su principal acierto

Sin lugar a dudas que uno de los puntos a favor de Boric fue que a las semanas de haber sumido en el cargo y en medio de la agenda medioambiental que ha sido primordial para el ex diputado, anunció que firmaría el mensaje presidencial para adherir a Chile al Acuerdo de Escazú ( Acuerdo Regional sobre el Acceso a la Información, la Participación Pública y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales en América Latina y el Caribe), un tratado que es el único en materia ambiental en Latinoamérica y que busca beneficiar, entre muchas cosas, al ecosistema y garantiza la protección de los y las activistas por los derechos medioambientales.

Lea también: Con Pedro Castillo y Congreso de enemigos, crisis en Perú se agudiza

Con esta firma Boric cumplió con su palabra y con su compromiso de campaña, y va en la línea con lo que ha declarado en más de una oportunidad, en donde ha señalado que "Desde América Latina y el Caribe estamos hablando al mundo, Ustedes, luchadores y luchadoras por el medio ambiente, luchadores y luchadoras por la vida, nos han enseñado a perseverar".

Por otro lado, el nuevo gobierno ha recibido buenos comentarios de parte del sector económico, en donde en un principio había mucha incertidumbre. Las reformas que se hagan respecto a las pensiones deberían ser moderadas para los especialistas, sumado a que Gabriel Boric nombró al ahora ex presidente del Banco Central de Chile, Mario Marcel, como el nuevo ministro de Hacienda. Buscando calmar a los detractores y llevar a cabo progresivamente el programa económico de su gobierno.

Cambios de discursos y la Convención Constituyente, sus puntos críticos

Una de las principales críticas que se le hizo al presidente recientemente electo fue su cambio de postura ante determinadas situaciones. Una de ellas fue su posición frente a un nuevo (el quinto) retiro de los fondos previsionales por parte de los y las trabajadoras para combatir la crisis económica. Cabe recordar que cuando era diputado, Boric estuvo a favor en más de una oportunidad de esta medida, y de hecho el pasado mes de diciembre señaló que se encontraba a favor del cuarto retiro, a pesar que era consciente que es "una política que indudablemente perjudica las pensiones de las personas, y eso no se puede esconder".

Aquello le han significado críticas por parte de la oposición, pero también por parte de su sector. La diputada del Partido Humanista y una de las pioneras de los retiros de los fondos previsionales desde que se hizo efectivo el primero, criticó duramente a Boric por su cambio de opinión. "De pronto, algo en lo que él creía el 3 de diciembre (votó a favor del cuarto retiro cuando era diputado), antes de la Segunda Vuelta, dos meses y medio después cambia de opinión y a la gente le llama la atención y la decepciona tremendamente".

Otro aspecto que debiese tenerlo preocupado son las últimas encuestas. Según la última encuesta de Plaza Pública Cadem, revelada el pasado 4 de abril, un 45% de las personas encuestadas dijo estar a favor de su gestión en estas primeras semanas, mientras que un 35% indicó que la desaprobaba. Esto lo convierte en el presidente peor evaluado desde el 2014, en relación a un líder que apenas asume en el cargo.

Asimismo, la Convención Constitucional también está en el ojo del huracán, y es que según la misma encuesta Plaza Pública Cadem, por primera vez la opción rechazo estaría por encima del apruebo, con un 46% frente a un 40%. Para Boric este panorama es negativo, ya que él como parlamentario apostó por la aprobación de la redacción de una nueva Constitución, y como presidente requiere que la redacción de la nueva Carta Magna sea acogida por parte de la ciudadanía.

El momento decisivo llegará el próximo 4 de septiembre, cuando millones de personas deban votar en el plebiscito ratificatorio de salida, que determinará si los chilenos y chilenas aceptan la propuesta de la nueva Constitución que se ha estado redactando en los últimos meses, o si optan por mantener la actual Constitución que rige desde 1980. En aquel evento, para bien o para mal, el gobierno de Gabriel Boric se juega mucho.