fbpx

¿Cómo podría afectar a Twitter la compra de sus acciones por Elon Musk?

Recientemente, Musk se convirtió en el mayor accionista de Twitter. ¿Cómo podría afectar esto a la plataforma?.

Logo de Twitter en la pantalla de un iPad

Foto: Unsplash

LatinAmerican Post| Juan Manuel Londoño

Escucha este artículo


Read in english: How Could the Purchase of Shares by Elon Musk Affect Twitter?

Elon Musk reveló el lunes que adquirió el  9,2 % de las acciones en Twitter Inc, lo que probablemente lo convierta en el mayor accionista de esta red social. Esto provocó un aumento del 23 % en el valor de sus acciones.

En LatinAmerican Post, este suceso nos llevó a hacernos la pregunta ¿Cuáles son las consecuencias de que uno de los hombres más ricos y poderosos del mundo tenga influencia total sobre una de las redes sociales más importantes del planeta? En este artículo trataremos de dar respuesta a esta pregunta. 

Musk y la libertad de expresión, una relación complicada

Elon Musk lleva diciendo por años que quiere construir “su propia red social”. El magnate ha afirmado en el pasado que Twitter, como red social, “no se adhiere a los principios de la libertad de expresión y socava fundamentalmente la democracia”. Dejando a un lado el hecho de que Twitter es una plataforma privada y que, por lo tanto, puede regular el discurso del público como desee, y no está sujeta a respetar la “libertad de expresión”, Musk nunca ha sido completamente claro con lo que quiere decir con este término. Es más, parece ser que lo que más le molesta en este sentido es la critica que se extiende hacia él en estas redes. 

Lea también: Buscadores que puedes utilizar además de Google, sus ventajas y desventajas

Tomemos como ejemplo el hecho de que Musk alguna vez propuso crear un servicio parecido a Yelp (una aplicación que se usa para calificar restaurantes por voto popular) para calificar el trabajo de los periodistas y las instituciones de medios. De acuerdo a la cuenta de Twitter del magnate, sería un lugar donde “donde el público puede calificar la verdad central de cualquier artículo y rastrear el puntaje de credibilidad a lo largo del tiempo de cada periodista, editor y publicación”. Considerando que hay un gran porcentaje de publicaciones que se dedican a difundir historias que pueden incomodar al público, no hay que ser un experto en periodismo para saber que esta es una mala idea. 

Aunque es poco creíble que un sistema parecido a este se comience a implementar en Twitter en general, sí podríamos ver un cambio en la manera en la que funciona la plataforma. Podríamos ver el resurgimiento de discursos ofensivos, o que van en contra de la ciencia, que entrarían bajo esa bandera de libertad de expresión total que promueve Musk. 

Recordemos, por ejemplo, que durante la pandemia del coronavirus, Musk fue uno de los principales oponentes del trabajo en casa, reabriendo su planta en California en el 2021 en contra de las regulaciones de salud de las autoridades locales. “Esto es fascista. Esto no es democrático. Esto no es libertad. Devuélvele a la gente su maldita libertad” dijo Musk en referencia a las regulaciones.