fbpx

El hielo marino antártico ha alcanzado un mínimo histórico ¿Hay qué preocuparse?

El hielo marino antártico se redujo en cerca de 2 millones de kilómetros cuadrados este año. Los expertos buscan el origen de este evento extremo.

Pingüinos en un bloque de hielo en la Artártida

Foto: Pixabay

LatinAmerican Post | Brandon Martínez Salazar

Escucha este artículo


Read in english: Antarctic Sea Ice Has Reached An All-time Low. Should We Worry?

Desde hace 44 años se ha venido haciendo un registro sobre el comportamiento del hielo marino antártico, cuyo mínimo histórico había marcado récords con una reducción de 2.1 millones de kilómetros en el 2017. Sin embargo, los observatorios estimaron que este año esa cifra será mayor, pues se llegó a los 1.966 millones de kilómetros el pasado 25 de febrero, de acuerdo con el Centro Nacional de Datos sobre Hielo y Nieve de EE. UU. (NSIDC).

Para entrar en contexto, la Antártida es el cuarto continente más grande del mundo. Su superficie es de unos 14.000.000 de kilómetros y el 98% de su extensión está compuesta por hielo, el cual permite que esta se vaya aumentando proporcionalmente. Es decir, que año tras año existen variaciones en esta superficie.

Ahora bien, según Ryan Fogt, climatólogo de la Universidad de Ohio en Athens, “el hielo marino mantuvo su extensión por debajo del promedio desde el 2017 hasta el 2020, año en el que sus condiciones regresaron a la normalidad”.  

Esta información de la Universidad de Ohio está comprobada con los datos satelitales que le hacen seguimiento al hielo marino que se desprende de la superficie. No obstante, para los científicos aún es un misterio lo que ocurre con el clima en el Polo Sur.

Carlota Escutia, geóloga y científica polar española explica que “Los fenómenos tropicales cambian los vientos y ese cambio se traslada a los polos. Por ello, en unas zonas crece el hielo y en otras no, como confirma este trabajo. Todo ello nos habla de la complejidad de la Antártida y su clima. A la vez que aumenta ese hielo, vemos que llega más agua cálida a la costa y que unos glaciares aumentan y otros retroceden”  

De modo que el comportamiento de los efectos del clima en la Antártida suele ser muy impredecible. Por eso, que se haya superado el récord mínimo establecido significa que algo extraño está pasando en el clima. Por lo tanto, necesario empezar a investigar cuál es su origen. 

Te sugerimos leer: Guerra en Ucrania: la latente amenaza de las centrales nucleares al medioambiente

¿Es preocupante estos efectos del clima en la Antártida?

Para Marilyn Raphael, profesora de Geografía y directora del Instituto de Medio Ambiente y Sostenibilidad de la UCLA. "El hielo marino de la Antártida varía de un año a otro, pero esta ha sido una variación mayor de la que ocurre normalmente".

No obstante, que el hielo marino llegue a su mínima extensión es algo histórico y que no tiene precedentes con los registros que se han tomado en las últimas cuatro décadas. Por lo tanto, es un fenómeno que no deja de intrigar a los científicos, quienes ahora tienen una serie de incertidumbres con el tema.

Aunque esta caída probablemente sea una variabilidad de los fenómenos que se presentan en el polo sur, pues muchos trozos de hielo que se desprenden regresan, lo que preocupa en realidad es que la causa haya sido producto de las emisiones de gases tipo invernadero. 

Para Fogt, la mayor intriga es lo que pueda suceder en el futuro si el clima continúa cambiando rápidamente. Por eso cree que debe investigarse científicamente las causas que está produciendo estos cambios extremos. Los investigadores han señalado que estos datos podrían ser el comienzo de una pérdida continua del hielo marino antártico, tal como ha sucedido con el del Ártico en las últimas cinco décadas. Si esto fuera así, significa que las dos superficies polares, fundamentales para el planeta, estarían siendo afectadas por el calentamiento global. Aún no es tiempo de saber si es un fenómeno irreversible.

Además, hay que recordar que la ONU ya ha advertido sobre los puntos de no retorno y lo clave que es para vida humana evitar que la temperatura global supere los 1,5 grados centígrados.