fbpx

Óscars 2022: Nuevas monstruosidades en "El callejón de las almas perdidas"

Nominada a la categoría de Mejor Película de los Premios Óscar, "El callejón de las almas perdidas" es lo nuevo de Guillermo del Toro. Está es nuestra reseña.

Fotograma de la película 'El Callejón de las Almas Perdidas'

Foto: YT-20th Century Studios

LatinAmerican Post | Juliana Rodríguez Pabón

Escucha este artículo


Read in english: Oscars 2022: New monstrosities in "Nightmare Alley"

"El callejón de las almas perdidas" es la última película de Guillermo del Toro. Está basada en el libro homónimo de 1941, que ya había sido llevado al cine en 1947. En esta nueva adaptación, Del Toro le da un giro más oscuro a la historia y con esto la actualiza sin cambiarla de época para la audiencia moderna. Para seguir con nuestro especial de reseñas de las películas nominadas a Mejor Película a los Premios Óscar de este año, esta es nuestra reseña de "El callejón de las almas perdidas".

Después de llenar sus películas de monstruos buenos y tiernos, Del Toro nos muestra esta vez los dos monstruos más guapos y seductores de su filmografía. Se trata de los protagonistas de "El callejón de las almas perdidas", interpretados por Bradley Cooper y Cate Blanchet. Stan es un hombre que entra a trabajar a un circo de carretera ayundando con los espectáculos de freaks. Allí encuentra varios maestros. Por un lado está Clem, interpretado por Willem Dafoe, que le enseña su manera cruel de reclutar a los monstruos para hacer el espectáculo de su circo: son alcóholicos que harían lo que fuera por seguir trabajando en el circo a cambio de un poco de licor. Por otro lado, están Zeena y Pete, una pareja que han montado un espectáculo en el que ella hace de médium. Pete le enseña a Stan todos los trucos de un mentalista y le advierte sobre los peligros de practicar este oficio, pues es jugar con la esperanza de las personas. Stan se enamora de Molly, interpretada por Rooney Mara, y escapan juntos del circo.

Dos años después de presentarse en Nueva York en escenarios de élite como mentalista con Molly como su asistente, Stan conoce a la doctora Lilith Ritter, el personaje de Cate Blanchet. La doctora, que es psicoanalista, reta a Stan y pretende desenmascararlo. Al dejarla él expuesta, estos dos personajes empiezan a trabajar juntos, cada uno con su propia agenda.

Lee también: Óscars 2022: La vigencia de West Side Story

Monstruos bellos y malos

Antes en otras películas de Guillermo del Toro hemos visto monstruos feos y buenos, que son excluidos por la sociedad y descubiertos en su ternura por un protagonista atento. En esta película no es que no los haya. En una de las primeras secuencias vemos a Clem anunciando un espectáculo en el que un pobre hombre hambriento se come una gallina viva. Para llamar al público al espectáculo, Clem se pregunta "¿es un hombre?, ¿o una bestia?", y con esto introduce el tema que tanto interesa a Del Toro: la monstruosidad. Este hombre, al fondo de un pozo, es víctima de la crueldad de Clem, quien lo tiene encerrado en una jaula como a un animal. Este es, justamente, el método de Clem para monstrificar a los freaks de su circo.

Sin embargo, aunque se parezca a otros personajes de Del Toro, este hombre no será el protagonista de "El callejón de las almas perdidas". Los protagonistas, en cambio, son otro tipo de monstruos que esta vez están en el centro del escenario y no al fondo de un pozo. Se trata de Stan y la doctora Ritten, que son guapos, inteligentes, perversos, perspicaces y seductores. Stan y la doctora Ritter juegan, como lo ha predicho Pete, con la esperanza de las personas.

Ambos usan lo que las personas revelan en el diván de psicoanálisis para manipularlas y dejarlas expuestas. Bajo el precepto de que "todos quieren ser descubiertos", estos dos personajes leen a sus pacientes y espectadores para sacar provecho de ellos. Lo realmente genial de esta película es cómo estos dos monstruos quedan también expuestos al final en su crueldad pero también en su vulnerabilidad. El pasado de Stan, revelado al final de la película, es contado como el origen de su monstrificación; algo parecido a lo que pasa en el diván. Y este no será el único aspecto circular de la película, que tiene un final que se muerde la cola.

Trucos y juegos de la percepción

Esta película, además, se une a otras ya premiadas por la Academia en las que los juegos de la percepción se usan para hablar de algún otro tema. Películas como "El ilusionista" o "El gran truco" exploran a través de los trucos de magia temas como el amor, la autopercepción, el engaño, la mentira y la traición. Luego, la más reciente "Los ilusionistas" se concentra demasiado en el tema mismo de los trucos de magia y no deja espacio a otras exploraciones. En el caso de "El callejón de las almas perdidas", el oficio del mentalista es perfecto para dar vueltas al tema que interesa a Del Toro, la monstruosidad, esta vez moral, y darle un nuevo ángulo.

La película, además, cuenta con un casting perfectamente elegido lleno de estrellas que tienen espacio para lucirse y que no se sienten hacinadas en la pantalla, como ha pasado con otras películas recientes de elencos ambiciosos. 

¿Ganará el Óscar?

Ya vimos a Guillermo del Toro llevarse el galardón por "La forma del agua", que tenía un mensaje mucho menos problemático y más moralejudo que gustó a la Academia. "El callejón de las almas perdidas" se aleja de esa faceta vindicatoria de los marginados sociales. Sin embargo, está increíblemente filmada, las actuaciones son excepcionales y la trama no solo es inteligente sino también emocionante y de suspenso.