fbpx

Óscars 2022: “CODA”, una historia incluyente

CODA es la sigla en inglés para “hijo de adultos sordos”, y esta es la protagonista de esta historia. Esta es nuestra reseña de “CODA”, la quinta de nuestro especial sobre los Premios Óscar.

Fotograma

Fotograma de la película 'CODA'

LatinAmerican Post | Juliana Rodríguez Pabón

“CODA” está nominada a la categoría de Mejor Película de los Premios Óscar. Es la historia de una chica adolescente que es la única oyente en una familia de sordos. Ruby, nuestra protagonista, tiene un talento oculto: sabe cantar. Así, de la mano de su profesor y un poco en contra de lo que quieren sus padres para ella, Ruby aprenderá a cantar.

Ruby Rossi es una CODA (“Child of Deaf adults”, o “hija de adultos sordos”). Es la única oyente en su familia y es muy cercana a ellos. Sus padres se quieren y llevan con Ruby y su hermano un bote de pesca con el que siempre se han ganado la vida. A los ojos de otros, la vida de Ruby parece perfecta, pues su familia es unida y se apoyan mutuamente, sus padres la conciben como una chica independiente y la toman en serio. Sin embargo, Ruby tiene un talento secreto: le encanta cantar. Esta película, junto con “Licorice Pizza”, representa al género coming-of-age entre los nominados en la categoría de Mejor Película.

Una película de aprendizaje

El género coming-of-age, en el que el centro de la historia es el crecimiento y aprendizaje de un joven protagonista, se ha vuelto cada vez más popular en la taquilla y en la Academia. Películas como “Lady Bird” o “Little Women” han sido premiadas en otras categorías. Esto puede deberse a un interés por la adolescencia como un momento esperanzador aunque angustiante de cara a la adultez.

Hasta hace muy poco, las mujeres en las películas coming-of-age sufrían una transformación en su apariencia: se cambiaban de look y así crecían. En el caso de los hombres, en cambio, tenían una conversación con su padre y se rebelaban contra un futuro planeado por otros. Las mujeres se ponían maquillaje y los hombres iban tras sus sueños. Desde hace algunos años, sin embargo, esta narrativa ha cambiado y hemos visto historias de chicas que quieren ser poetas, que se rebelan, que salen de casa como mujeres.

Este es el caso de Ruby, protagonista de “CODA”. Esta chica tiene el sueño de estudiar canto, lo que va en contravía de las actividades familiares y es una actividad que no puede compartir con los demás miembros de su familia. En esta historia, los obstáculos de Ruby no son unos padres dictatoriales ni unas villanas colegiales, su situación es mucho más compleja que eso. Así, Ruby debe enfrentarse a la independencia, al aterrador escenario de ser libre, de separarse de su familia y de enfrentarlos a ellos también con su ausencia. Acá no solamente es que Ruby dependa de sus padres sino que siente que ellos dependen de ella, pues ha sido su intérprete toda la vida.

Lee también: Óscars 2022: Las promesas incumplidas de "Duna"

¿Cómo hacer una historia verdaderamente inclusiva?

Es sin duda una tendencia contar cada vez más historias de minorías. El espectro de historias para contar y de vidas llevadas a la pantalla ha crecido mucho. El año pasado estaba también nominada a Mejor película “Sound of metal”, que contaba la historia de un baterista que perdía el oído de manera dramática. Sin embargo, no basta con contar estas historias para que sean necesariamente inclusivas.

Quienes hacen estas películas, deben poner atención no solamente al contenido, sino a la forma. Esto es algo que “CODA” hace de manera eficiente y bella, pues nos deja ver de qué manera vive la familia de Ruby. Sus padres van a verla cantar pero es imposible para ellos saber si lo hace bien, si tiene talento. Entonces dejamos de oírla y vivimos su presentación de la manera en la que la vivirían sus padres, y nos damos cuenta de que hay otras maneras de percibir el talento de Ruby: viendo la reacción de las demás personas del auditorio. Con esta y otras escenas, “CODA” conmueve e incluye verdaderamente la experiencia de las personas sordas.

¿Ganará el Óscar?

“CODA” es un remake de “La Famille Bélier”, película francesa de 2014. Sin ser la mejor película del año, “CODA” es bonita y está bien contada. Sin embargo, no se diferencia mucho de su versión original, pues los nuevos realizadores la adaptaron a la audiencia estadounidense, más no hicieron ningún aporte importante al guion ni a la forma. Así es que su nominación hace preguntarse por qué no premiaron en el 2014 a “La Famille Bélier” si esta era una historia que hubiera gustado a la Academia. “CODA” es, pues, una muestra de que muchas veces los Óscar no premian la mejor historia sino lo que más se acomoda a su audiencia.