fbpx

¿Qué intereses tiene Rusia en Latinoamérica?

En medio del conflicto en el que se ven envueltos Rusia y Ucrania, los rusos ponen mayor atención en América Latina. ¿Por qué?

Presidente

Foto: Presidential Press and Information Office

LatinAmerican Post | Nicolás Donoso Álvarez

Rusia vive meses de mucho alboroto y revuelo debido al conflicto en el que se ha visto envuelto con Ucrania y que podría escalar aún más. Pero para Rusia no todo se reduce a dicho problema, sino que en el último tiempo ha buscado acercarse a América Latina, lo que no ha sido bien visto por Estados Unidos.

Cabe recordar que históricamente Rusia siempre ha estado presente en la región, particularmente gracias a la cercanía que tiene con naciones como Cuba, Venezuela y Nicaragua; lo que le ha permitido llegar a acuerdos por medio de la cooperación estratégica que posee con estos países en materias sociales, culturales, tecnológicas y militares.

Por ejemplo, Venezuela es uno de los aliados comerciales más importantes que tiene Rusia y la relación entre ambas naciones está muy fortalecida. Tan potente es el lazo que, ante la prolongada crisis venezolana, los rusos han apoyado militarmente a Venezuela en más de una oportunidad.

Sin embargo, la geopolítica le permite a Rusia aumentar su influencia en la región, como siempre lo ha hecho Estados Unidos y lo que últimamente ha reforzado China. Y esto se debe a que una de las máximas ambiciones de Vladímir Putin es devolver a Rusia a su condición de potencia hegemónica. Adicionalmente, en la región, muchos Gobiernos han encontrado en Putin un excelente aliado al cual acudir cuando Estados Unidos les cierra la puerta.

Argentina y Brasil se acercan a Rusia

La mirada expansiva que tiene Putin desde que está en el Kremlin incluye, sin lugar a dudas, a Latinoamérica, ya que se entiende que es una zona en donde Estados Unidos y China tienen un poder mucho más grande que cualquier otro país, tanto a nivel continental como mundial. Ambas son consideradas como las dos grandes potencias económicas en la actualidad. Rusia sufre esto pues ha perdido su influencia y solo ha podido mantener su poder militar.

En esa misma línea, que el presidente de Argentina Alberto Fernández haya manifestado que Argentina debería ser "la puerta de entrada de Rusia" en Latinoamérica y que el mandatario de Brasil, Jair Bolsonaro, se reúna con Vladímir Putin en Rusia y diga que “somos solidarios con Rusia y estamos muy dispuestos a colaborar en diversas áreas”, no son para nada una casualidad

Pero no solo son las dos principales economías de Sudamérica. El jefe de Estado de El Salvador Nayib Bukele igualmente declaró que tienen “un gran entusiasmo de poder potenciar la relación con Rusia, estamos ante un mundo con nuevos retos y oportunidades, y nosotros queremos aprovechar esas oportunidades.”

Tampoco es un caso aislado que, cuando inició el proceso de vacunación en el continente contra la COVID-19 y escaseaban vacunas como consecuencia de que los países más ricos se quedaban con gran parte de las dosis, la vacuna rusa Sputnik V fuera una de las primeras en llegar a países como Argentina, Nicaragua, Venezuela, Paraguay y Bolivia.

Dicha ayuda le permitió a todos los países mencionados anteriormente no retrasar más el proceso de inmunización en medio de los peores momentos de la pandemia y evitar mayores colapsos en los sistemas de salud. Una buena jugada de Rusia, ya que todas estas naciones se dieron cuenta de lo beneficioso que puede ser tener una buena relación con esta superpotencia.

Es complicado conocer los planes de Putin, pero una cosa sí está clara, él entiende que el mundo cada vez está más globalizado, y que se deben alcanzar grandes acuerdos. Es sabido que Rusia ha perdido influencia internacional y la única forma de recuperar ese predominio parece ser la presencia y las acciones diplomáticas.

Las implicaciones van desde el plano económico con los consensos a los que podría llegar Rusia con los países latinos hasta una menor dependencia de estas naciones con Estados Unidos. Así Rusia ganará un mayor protagonismo y recuperará su papel en el territorio poco a poco.

Las críticas de Iván Duque y el conflicto entre Rusia y la OTAN

Pero no todos los países de Latinoamérica ven con buenos ojos la presencia de Rusia en el continente, y es que el presidente de Colombia Iván Duque ha sido muy crítico respecto al apoyo armamentista que China y Rusia le han prestado al régimen de Nicolás Maduro en Venezuela.

Lee también: Una solución para evitar el conflicto en Ucrania

Duque ha dicho recientemente en su gira por Europa que "Lo que pasa en Venezuela no es geopolítica. Lo que realmente pasa en Venezuela es una situación horrenda de un régimen que patrocina los asesinatos más brutales en Colombia en la historia reciente".

Todo esto dicho en relación a la “protección” que el mandatario cafetero ha insinuado que Venezuela tiene con miembros de las disidencias de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y con integrantes del Ejército de Liberación Nacional (ELN).