fbpx

Óscars 2022: Envidia y deseo en “El poder del perro”

Continuamos con la segunda de nuestras reseñas de las nominadas al Óscar 2022. Esta vez es el turno de “El poder del perro”, de Jane Campion.

Fotograma de la película 'El poder del perro'

Foto: Netflix

LatinAmerican Post | Juliana Rodríguez Pabón

Sigue en la lista de nominados “El poder del perro”. Esta es una película de la directora neozelandesa Jane Campion, reconocida también por otra película aplaudida por la Academia: “El piano”. “El poder del perro” es un western que sigue la complicada relación de cuatro personajes. Phil y George son dos hermanos dueños de un rancho. Phil es un hombre rudo y frío como los demás hombres que trabajan con él. George, en cambio, es más dulce y silencioso. El segundo se enamora de la viuda de un suicida, Rose, y se casa con ella. Llega al rancho con su nueva esposa y su hijo Peter, a quienes Phil trata con crueldad y burla. Esta película es la adaptación del libro homónimo de Thomas Savage, basado en los recuerdos de su infancia rural.

En un principio, esta es la historia de una mujer atrapada en un mundo de hombres. Los rancheros del lugar en el que ahora vive con su esposo son crueles y burlones. Hay un desprecio generalizado por la dulzura y los cuidados, por la delicadeza. Su esposo es respetado tan solo por ser el dueño del rancho. Su cuñado Phil es cruel con ella desde antes de su llegada al rancho y parece ser el más macho de estos hombres: la tortura y la mortifica.

Este ambiente hostil hace que Rose, interpretada por Kirsten Dunst, se sienta triste y de cierto modo abandonada por su esposo, dejada en un lugar en el que se prohíbe la sensibilidad. Sin embargo, realmente es todo lo contrario: el personaje de Phil, interpretado por Benedict Cumberbatch, está evidentemente celoso. Con el pasar de los minutos, nos vamos dando cuenta de que este hombre tiene sentimientos: que se siente excluido y envidioso. En últimas, se siente solo.

Jane Campion, sin embargo, no está satisfecha con la mera victimización de sus personajes femeninos. Como lo hizo en “El piano”, acá no se conforma con representar este mundo masculino sino que quiere descifrarlo. Valientemente se hace la pregunta sobre la crueldad y acá le da una vuelta a la historia.

La envidia vuelta deseo

En el capítulo cuarto de la película, Peter, el hijo de Rose, llega al rancho. Este es un chico tímido y delicado, opuesto a los códigos de masculinidad del lugar. Por supuesto que al llegar es objeto de burla de los rancheros. Para ese entonces, su madre ya se encuentra en un estado de decaimiento y él puede ver cómo esto es consecuencia de la hostilidad de Phil y del abandono de George.

La película hace especial énfasis en los trabajos a los que se dedica cada quien y con esto establece unas tensiones entre opuestos cada vez más cercanos. Me explico: Phil es un vaquero, monta a caballo, castra el ganado sin usar guantes; Peter quiere ser cirujano, hace flores de papel. Pareciera que, de un lado, podemos ubicar lo burdo, los trabajos rudos y del otro, lo delicado y meticuloso, el trabajo al detalle. Sin embargo, la película nos va dejando ver cómo estas labores no son necesariamente contrarias ni dan, tan llanamente, pistas sobre la personalidad de cada uno.

Así, quien castra ganado trenza también sogas, hace manualidades; y quien elabora florecitas de papel, disecciona conejos. Con el curso de la película, los rasgos de la personalidad de Phil y Peter se nos van revelando al tiempo en que estos dos personajes se acercan entre sí. Quien antes nos daba lástima, empieza a darnos miedo y quien antes nos parecía cruel, empieza a despertarnos compasión.

La directora y los dos actores, Benedict Cumbrebacht y Kodi Smith-McPhee, han sabido dar la vuelta a estos dos personajes y retar nuestra primera impresión de cada uno. (Acá sugiero al lector que no ha visto la película dejar de leer, pues comentaré el final). El personaje de Peter nos seduce del mismo modo en que seduce a Phil. Rápidamente este chico perspicaz se da cuenta de que puede tener un gran poder sobre Phil, pues este lo envidia ¿Qué podría envidiarle Phil a Peter? En una escena, Phil ve cómo Peter es indiferente a las burlas de los otros rancheros, se da cuenta de que a este muchacho no le importa que le digan poco hombre y empieza a respetarlo.

Todo esto es apenas sugerido en la película, pero muy bien representado. Phil desea tanto eso que tiene Peter (tal vez una verdadera masculinidad), que empieza a desearlo a él. Y Peter no es indiferente a esto, lo aprovecha. Con el cálculo de un cirujano, pues, el chico libera a su madre de la hostilidad de Phil y juega con él, le hace creer que es su salvador y una figura paterna (con la que Phil estaría también obsesionado). “El poder del perro” sabe muy bien desenredar el nudo que compone la maldad aparente de Phil, sus celos, su envidia y su soledad. Campion se atreve a mostrar en esta película que maldad y sensibilidad no son antónimas sino cercanas.

Lee también: Óscars 2022: “Don’t look up”, la comedia del fin del mundo

¿Ganará el Óscar?

“El poder del perro” tiene grandes chances de llevarse los galardones que se refieren a la forma, como en las categorías de vestuario y fotografía. Es un western bellísimamente filmado, en el que las tomas de paisajes abiertos juegan un papel fundamental. Sin embargo, es poco probable que se lleve el premio a Mejor película, pues, con lo buena que es, es sutil y perversa. La Academia suele premiar a las películas que tienen un mensaje claro, ya sea en forma de moraleja o de reivindicación, así que “El poder del perro”, con su misterio, no se llevará este premio.