fbpx

La diferencia entre la izquierda de Gabriel Boric y la de Pedro Castillo

En las últimas elecciones de Perú y Chile, la izquierda ha regresado al poder, aunque con muchos matices entre la de Gabriel Boric y la de Pedro Castillo

Pedro

Fotos: TW-PedroCastilloTe, TW-gabrielboric

LatinAmerican Post | Nicolás Donoso

El pasado 2021 se llevaron a cabo elecciones de diversa índole a lo largo del continente. En Perú, durante el mes de junio, Pedro Castillo derrotó en la segunda vuelta a la candidata de Fuerza Popular Keiko Fujimori y se convirtió en el nuevo mandatario del país incaico.

Mientras que en Chile, el joven diputado de 35 años, Gabriel Boric, derrotó con amplia diferencia al ultraderechista José Antonio Kast el pasado mes de diciembre (también en segunda vuelta) y puso fin a los años de gobierno que se venían repartiendo la centroizquierda y la centroderecha desde el retorno a la democracia.

En consecuencia, el mapa político de América Latina ha dado un nuevo giro, pero una de las tantas cuestiones que hay por resolver es si en este caso Gabriel Boric y Pedro Castillo representan realmente a una izquierda más radical o si sus propuestas son más moderadas, lejanas a los grandes extremos que generan temor en la población. ¿En qué se asemejan?, ¿en qué se diferencian?.

Apoyos políticos iniciales similares, gabinetes distintos

Inicialmente, cuando el profesor Pedro Castillo se postuló a la presidencia, representó a Perú Libre, un partido político de izquierda que para muchos visualiza a la izquierda más extrema, debido a su ideología marxista-leninista. Sin embargo, el actual mandatario se dio cuenta que no puede gobernar solamente con su conglomerado político, lo que lo llevó a intentar ampliar su gabinete y cambiarlo en más de una oportunidad; dividiendo al partido al que pertenece.

También te puede interesar: Nieta de Salvador Allende y otras sorpresas del nuevo gabinete de Boric en Chile

En el caso de Gabriel Boric, si bien todavía faltan días para que el nuevo presidente asuma (lo hará el próximo 11 de marzo), conformó a inicios de su campaña una alianza denominada Apruebo Dignidad, que reunía al Frente Amplio y al Partido Comunista, dejando de lado a la centroizquierda que gobernó el país durante prácticamente 20 años.

Sin embargo, Boric tuvo que moderar su discurso en plena campaña presidencial, y al momento de salir electo como el nuevo presidente aquello se hizo aún más evidente con el reciente nombramiento de su gabinete. Y es que su equipo de ministros y ministras lo conforman apenas un puñado de miembros del Partido Comunista, y la ex Concertación se posiciona como una fuerza clave con presencia de políticos del Partido Socialista, el Partido Radical, el Partido Liberal y el Partido por la Democracia; además, es un gabinete mayoritariamente femenino y muy joven en su composición, marcando la pauta en el continente.

La economía, un factor que los diferencia

En materia económica, ambos querían hacer transformaciones profundas en los sistemas neoliberales que imperan en ambas naciones. No obstante, Pedro Castillo cree en mayor medida en una intervención estatal, en donde se busque la nacionalización de las grandes empresas y acabar con los monopolios que él mismo ha mencionado que existen en Perú. Así lo ha dejado claro en varias entrevistas antes y después de posesionarse.

Boric, por su parte, se aferra a superar la crisis económica que atraviesa el país como consecuencia de la pandemia por el coronavirus, ya que aquello ha traído la pérdida de miles de empleos, la aparición de las ayudas estatales con bonos y los polémicos retiros de los fondos previsionales para capear el difícil momento. También planea mejorar las pensiones y la creación de empleos, poniendo énfasis en la mano de obra femenina y la condonación del crédito con aval del estado, un mecanismo con el que muchos estudiantes han podido cursar sus estudios en educación superior, pero al momento de egresar deben pagar durante muchos años la deuda.

Llevar a cabo todas estas medidas parece una utopía viendo el complicado panorama que atraviesa el país, el continente y el mundo, y por lo mismo Gabriel Boric nombró al ahora ex presidente del Banco Central de Chile, Mario Marcel, como el nuevo ministro de Hacienda. Buscando calmar a los detractores y llevar a cabo progresivamente el programa económico de su gobierno.

Los derechos humanos vistos desde distintas perspectivas

A pesar de ser un presidente que viene de un partido político de izquierda Pedro Castillo ha demostrado ser bastante conservador en materia social. Está en contra del matrimonio igualitario, el aborto en tres causales, la eutanasia. la inmigración en más de una oportunidad, y el enfoque de la igualdad de género en los colegios de primaria y secundaria.

Con estas posturas se aleja sustancialmente del miembro de Convergencia Social. Boric forma parte de una izquierda mucho más progresista en materia de Derechos Humanos. El futuro mandatario chileno se encuentra totalmente a favor del matrimonio igualitario, la adopción homoparental, el aborto libre, seguro y gratuito y de una política migratoria "regular, ordenada y segura" según dice su propio programa de gobierno.

En puntos en donde sí concuerdan es que sus países necesitan una nueva Constitución, y mientras en el caso de Chile la nueva Carta Magna ya se encuentra siendo redactada para luego ser votada en un plebiscito ratificatorio de salida para ver si es que se aprueba o se rechaza su redacción, en el caso de Perú no han podido consolidar la idea hacia una nueva Constitución, principalmente porque en el Congreso el presidente no cuenta con mayorías y no logra llegar a acuerdos.

Si bien Castillo y Boric parecen representar a un mismo sector, son opuestos en muchas de sus ideas, en los apoyos que reciben y en los acuerdos a los que aspiran llegar.