fbpx

Scream 5: la reinvención que necesitaba la saga

Una de las franquicias más populares de los últimos tiempos ha estrenado su quinta película. Te contamos cuáles han sido nuestras impresiones de Scream 5.

Fotograma de la película 'Scream (2022)

Foto: YT-Paramount Pictures

LatinAmerican Post | Ariel Cipolla

 

Scream 5 es un auténtico éxito en taquilla. La quinta entrega de la franquicia de Slasher ha conseguido 30,6 millones de dólares en taquilla durante su estreno en Estados Unidos. Esto significa que ha destronado a Spider-Man: No Way Home, hasta el momento una verdadera “imbatible” en la industria cinematográfica.

Perteneciente al género del terror, Scream 5 no tenía muchas expectativas hasta su lanzamiento. Después de algunas secuelas que no han tenido mucho éxito, la saga parecía tener la necesidad de reinventarse, pero al mismo tiempo de volver a las bases que la hicieron exitosa en su primera edición, de 1996.

Pues bien, esta película ha logrado esto. No solamente llega a sorprender, manteniendo el carácter irónico de la saga, sino que también logra representar esa fórmula que se había perdido en las experimentaciones que hubo en las secuelas. A continuación, te contamos cuáles son las claves del éxito de esta cinta.

El éxito de Scream 5

Lo primero que hay que mencionar es que Scream 5 no tiene temor de reivindicar su pasado. En realidad, la producción es autoconsciente y busca emular el éxito que se consiguió en la década de los 90. No obstante, no es un homenaje que esté mal realizado: por el contrario, es más bien exitoso, ya que se respeta la esencia de su estructura.

La película prioriza el entretenimiento, algo que no se había conseguido con las secuelas. Recordemos que, pese a pertenecer al género del terror, Scream había conseguido un humor muy característico. Es decir, combinaba el cinismo con un aura tenebrosa y una gran dosis de humor negro.

En este sentido, Scream 5 aporta cosas nuevas, pero siempre dentro de las bases construidas en la primera entrega. Por ejemplo, la persecución a oscuras con un agresor brutal nos recuerda inmediatamente a la cinta original, pero aquí se llega a dar un soplo de aire fresco, sin necesidad de que sea una imitación.

También hay un punto clave, que tiene que ver con la cuota de horror e incluso de gore de esta saga. En esta quinta edición, las mutilaciones y los asesinatos pueden llegar a impresionar a muchos. No obstante, lo hace de una manera justificada, siempre pensando en lo que le conviene al guión.

Lea también: ¿Realidad o ficción? 5 películas ambientadas en el 2022

Recordemos que Wes Craven, creador de la saga de Scream, murió en el año 2015. Por lo tanto, desde aquel entonces no se sabía qué tan bien se haría en un futuro. Pues bien, la dirección de Matt Bettinelli-Olpin y Tyler Gillett ha sido la acertada, pues homenajean al autor, con diálogos de calidad y una historia que no se traiciona a sí misma.

En gran parte, esto también se debe a que el reparto original está de regreso. Actores como David Arquette, Courteney Cox y Neve Campbell volvieron como Dewey, Sidney y Gale. No obstante, la aparición de estas figuras sirve para dar paso a lo nuevo, pues también hay caras que no conocíamos.

Así, el paso hacia la “nueva generación” está muy bien construido. Esto se puede ver con Melisa Barrera y Jenna Ortega, que interpretan a la perfección a las hermanas Carpenter. La elección del casting fue un gran acierto, debido a que no nos molesta su aparición en pantalla ni creemos que les roban minutos a los protagonistas de las anteriores películas.

Del mismo modo, Scream también repite la fórmula que, como no podía ser de otra manera, se basa en atrapar y desenmascarar al asesino. En este punto, los espectadores pueden llegar a deducir quién está detrás de las muertes, especialmente si han sido fanáticos de las películas anteriores.

No obstante, esto no es un desacierto, pues en ningún momento se siente como una repetición del pasado, sino que el pasado aquí aparece para abrirle las puertas al futuro. Además, hay un detalle esencial de esta saga que aquí se exprime al máximo posible: las autorreferencias, ya que la película engancha con la audiencia con los chistes internos.

En conclusión, Scream sirve perfectamente como un pasaje natural hacia una nueva generación de personajes de la saga. Si bien mantiene muchos elementos de la película original (es la más parecida de todas las secuelas), también se reinventa lo suficiente para que, en un futuro, podamos ver una Scream 6 de gran calidad. ¡Esperamos que puedas disfrutarla!