fbpx

Igualdad de género en Latinoamérica: así estuvo el balance en 2021

A continuación te contamos cómo estuvo la igualdad de género en Latinoamérica durante el 2021.

Grupo de mujeres sonriendo a la cámara

Resumimos cómo estuvo la igualdad de género en 2021 en la región. Foto: Unsplash

LatinAmerican Post | Vanesa López Romero

Escucha este artículo


Read in english: Gender Equality in Latin America: This is the Balance of 2021

Conforme pasan los años nos acercamos cada vez más a tener una sociedad justa y que dignifique la vida de las personas sin importar su género, orientación sexual, raza, clase o estatus económico y político, pero todavía vemos injusticias todos los días y nos encontramos con hechos polémicos y frustrantes. Una constante, por ejemplo, es la brecha de género, que además ha sido una de las principales problemáticas en la región Latinaomericana. Por ello, a continuaión resumimos cómo estuvo la igualdad de género en 2021 en la región.

La pandemia: un problema más

Sin duda alguna, la pandemia por la COVID-19 ha significado un amplio retroceso para varios sectores de la sociedad e, inclusive, para varias luchas sociales que se vienen desarrollando hace décadas. Por supuesto, la lucha por la igualdad de género no es la excepción. De hecho, fue una de las que más se afectó y, en consecuencia, las mujeres han sido uno de los grupos sociales que más han sufrido su impacto

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el 2021 fue un año en el que el mercado laboral mejoró con repecto a 2020, pero los números sigen siendo muy bajos: tan solo el 43% de las mujeres latinas lograron tener un trabajo estable. Latinoamérica fue la región con las tasas de trabajo para mujeres más baja del mundo. Es más que claro que, si bien ha habido una mejora, las cifras dejan mucho que desear, sobre todo teniendo en cuenta que la pandemia significó 9.4% de trabajos perdido para mujeres, en comparación con el 7% que significó para los hombres de la región

Lee también: Los mejores Gobiernos de Latinoamérica en 2021

Por otro lado, nos encontramos con los casos de abuso físico y psicológico, cuya cifra estuvo en los cielos durante el 2020 en Latinoamérica debido a los confinamientos obligatorios que hubo alrededor del mundo. Muchas niñas y mujeres tuvieron que vivir el encierro al lado de familiares o parejas violentas que abusaron psicológica y/o sexualmente de ellas. En 2021, esta cifra descendió debido a la relajación de varias de las restricciones de bioseguridad, entre ellas, las cuarentenas generales obligatorias. La violencia sobre la mujer sigue siendo muy alta. Por ejemplo, en México, en promedio, fueron asesinadas 10 mujeres al día. Hasta el 27 de diciembre se habían contando 3.462 mujeres asesinadas. De este número, 2.450 fueron víctimas de homicidio doloso, mientras que otras 922 fueron asesinadas por su género, según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

En definitiva, la pandemia ha sido un problema que ha afectado principalmente a las mujeres y que refleja el machismo que históricamente ha afectado la región.

Avance en derechos humanos

A finales de 2020, Argentina dio un paso gigante en la consecusión de los derechos de las mujeres al legalizar el aborto en cualquier causal hasta la semana 14, convirtiéndose en el primer país de gran tamaño en la región en lograrlo. Esto marcó un precedente en Latinoamérica, en donde los colectivos siguieron trabajando firmemente para lograr desestigmizar el derecho a una reproducción sexual digna y a decidir sobre el propio cuerpo. Tras la toma de la decisión los resultados no se hicieron esperar. La tasa de mujeres fallecidas debido a procedimientos ilegales bajaron exponencialmente. Asimismo, el acceso a servicios de aborto y acompañamiento durante el proceso creció. Por otro lado, el acceso a la información fue un estandarte durante el 2021, pues fueron muchas más las mujeres, niñas y adolescentes que tuvieron la oportunidad de informarse sin prejuicios.  Estos resultados son muy importantes, pues sirven como ejemplo para que el aborto se comience a ver como un derechos en las cámaras de los países y se legalice. 

Por otro lado, en la región hubo también una subida en la tasa de mujeres que participan activamente en la política, en especial, de aquellas que oupan puestos políticos. Por ejemplo, en Colombia las cifras de mujeres que conforman el Senado y la Cámara de Representantes estuvo en un 40% y 41.2% respectivamente. Recordemos que la participación política también es vista como un derechos humano

En resumen, este año tuvo altibajos, pero se mira con esperanza el 2022 para una igualdad de género que diginfique la vida de las mujeres en la región.