fbpx

2021: Latinoamérica es una de las regiones del mundo con mayores índices de hambre

Para Latinoamérica, el 2021 estuvo marcado por ser una de las regiones del mundo con mayor índice de hambre, poniendo en riesgo el bienestar de sus ciudadanos más vulnerables.

Persona sirviendo comida en un plato

La precariedad económica y política también caracteriza al territorio, y como resultado también encabeza listas que no generan tanto orgullo. Foto: Pixabay

LatinAmerican Post | Vanesa López Romero

Escucha este artículo


Read in english: 2021: Latin America is One of the Regions of the World with the Highest Hunger Rates

Latinoamérica se caracteriza por ser una región diversa en varias medidas: en su fauna y flora, en sus variantes idiomáticas, en sus culturas, entre otras características. Esto siempre ha posicionado a la región en los primeros puestos de todo tipo de rankings y listas. Sin embargo, la precariedad económica y política también caracteriza al territorio, y como resultado también encabeza listas que no generan tanto orgullo. En este caso, Latinoamérica es una de las regiones con mayor índice de hambre a nivel mundial

Según el Panorama regional de seguridad alimentaria y nutricional 2021, una publicación conjunta entre la FAO, la OPS/OMS, el PMA, el FIDA  y UNICEF, América Latina y el Caribe presenta una precariedad alimentaria preocupante y sus índices de hambre siguen aumentando desde el año 2000. Si bien entre 2000 y el 2013 hubo un incremento exponencial de las cifras de personas con hambre, desde el 2014 y hasta el 2020 estas cifras crecieron en un 79%. Cifra que tiene mucho que ver con la precariedad que generó la crisis por la COVID-19 y que también afectará para este 2021.

Los estados de Latinoamérica y el Caribe están fallando

Si bien la pandemia tuvo un papel muy importante en este incremento, es más que claro que este es un problema del que no podemos responsabilizar meramente a dicha crisis. Se tratan de 21 años de inseguridad alimentaria que se hicieron más que visibles y extensos cuando la pandemia llegó, 21 años que dejaron a millones de personas sin comer durante días. Esto es sumamente problemático porque denota un sin número de fallas por parte de los estados que hacen parte de la región, estados que deben velar por la buena alimentación y nutrición de sus ciudadanos.

Lee también: Opinión: Ciudades del futuro: ¿cómo serán y cómo hay que repensarlas?

Según el informe, tan solo en 2020, alrededor de 59,7 millones de personas que hacen parte de la región sufrieron hambre, sumando 13,8 millones a la cifra del año 2019. Asimismo, los datos demuestran que el 41% de la población de la región sufre de inseguridad alimentaria. Recordemos que eso no significa solamente no comer, sino también sufrir de desnutrición y de un acompañamiento torpe o nulo a la hora de tener una dieta que aporte todos los nutrientes que se necesitan.

Ahora, la región se encuentra en su punto más alto de precariedad alimentaria mientras vemos un esfuerzo de los países por reactivarse económicamente. 

Un problema que denota más problemas

Otros de los problemas que se manifiestan con esta situación son, por ejemplo, la malnutrición. Más de 106 millones de personas padecen de obesidad en la región. Carissa F. Etienne, Directora de OPS/OMS., aseguró que "Seguimos perdiendo la batalla contra todas las formas de malnutrición y estamos lejos de poder garantizar una alimentación saludable para toda la población". Asimismo, la especialista afirmó que es necesario un cambio en los sistemas agrícolas y alimentarios para poder dar estas garantías.

Esto tiene que ver con otra crisis: la ambiental. Nuestro planeta está cada vez más lejos de poder regenerarse para poder surtir de recursos a toda la humanidad. El alimento viene directamente de esos recursos naturales, y sin una buena administración de estos, estamos lejos de brindar garantías en cuanto a la alimentación. Recordemos que la crisis ambiental que vivimos actualmente viene en gran parte de una falta de cuidado por parte de grandes industrias y países desarrollados, pero que las consecuencias directas y primarias las viven en gran medida los países en vías de desarrollo y con más comunidades vulnerables, como lo es el caso de Latinoamérica y el Caribe.