fbpx

¿En que consistía la "Negro League"? La liga olvidada del béisbol

La posibilidad de que los integrantes de la “Negro League” formen parte del Salón de la Fama del Béisbol en los Estados Unidos nos invita a repasar su historia.

Negro League East All-Stars

Ya es oficial: por primera vez en la historia se incluirán algunos jugadores de la Liga Negra en el Salón de la Fama del Béisbol Nacional de los Estados Unidos. Foto: Wikimedia-Ernest C. Withers

LatinAmerican Post | Ariel Cipolla

Escucha este artículo


Read in english: What was the "Negro League"? The forgotten league of baseball

Ya es oficial: por primera vez en la historia se incluirán algunos jugadores de la Negro League en el Salón de la Fama del Béisbol Nacional de los Estados Unidos. Más específicamente, Buck O’Neil y Bud Fowler fueron elegidos para formar parte de este enorme galardón, aunque había otros 5 más que no quedaron en la terna final.

En este caso, "Minnie" Miñoso, Tony Oliva, Gil Hodges, Jim Kaat, Buck O'Neil y Bud Fowler aparecerán en el nuevo equipo del Salón de la Fama del 2022. Esta admisión se hará oficial en Cooperstown, el 24 de julio del 2022, lo cual representa un hito importante en la historia de este deporte.

Todo sobre la Negro League

La Negro League, también conocido como Ligas Negras, fue una organización de béisbol que estuvo presente en los Estados Unidos entre finales del siglo XIX hasta fines de 1960. Surgió con el objetivo de integrar a los distintos jugadores afroamericanos que estaban en los Estados Unidos y que no formaban parte de la liga oficial.

Más específicamente, los orígenes de esta competición comienzan en 1880, por las entonces conocidas como Colored Leagues. La idea era que los equipos con jugadores negros pudiesen enfrentarse entre sí, ya que las personas de esta raza no tenían permisos para jugar en las competiciones oficiales.

Es más: no solo no podían estar en las Grandes Ligas, sino que tampoco podían formar parte de las Ligas Menores o de las filiales. Por lo tanto, surgió esta liga alterna, que tenía a los Cuban Giants como un equipo pionero, que fue el primer conjunto profesional que estuvo compuesto netamente por afroamericanos.

Si bien ya existía esta división en aquel entonces, el nombre oficial de “Negro Leagues” fue implementado recién en 1920. A partir de ese entonces, se fundó la Negro Southern League en Atlanta, con un partido inaugural en la Negro National League, donde los Indianápolis ABC’s derrotaron a los Chicago American Giants.

Esta competición estuvo históricamente asociada a las clases medias-bajas, ya que la mayoría de los fans e incluso de los jugadores eran asalariados de los distritos populares. Por lo tanto, los vínculos entre aficionados y equipos eran fuertes, ya que no solamente lo hacían para alentar a un equipo en especial, sino también para manifestar sus quejas con respecto al racismo.

Pues bien, a partir de 1921 comenzarían a sumarse otros equipos de la Foster’s National Association of Colored Professional Baseball Clubs, que era otra competición “paralela” a la Negro Leagues. Sin embargo, todos acabarían formando parte de esta división, ya que en 1924 se llevarían a cabo las primeras Negro League World Series.

El nivel de la Negro Leagues era realmente alto, lo que explica que algunos profesionales pudiesen ser nominados para el Salón de la Fama de este deporte. No obstante, el principal problema era estructural: no había el suficiente apoyo estatal hacia esta liga, pese a tener una popularidad alta entre la población afroamericana.

Incluso, esta competición se destacó de las blancas en el hecho de que la mayoría de sus deportistas eran mayores a 30 años. Por lo tanto, no formaban parte de la edad “aceptada” para integrarse a los servicios militares. Así, en plena Segunda Guerra Mundial, esta competición mantuvo todo su nivel, algo que no ocurrió en las otras divisiones.

Pues bien, el 15 de abril de 1947 ocurrió el hecho que marcaría un antes y un después para esta liga: la integración de un jugador negro en la MLB. Se trató de Jackie Robinson, primer jugador afroamericano en disputar las Grandes Ligas, algo que logró con los Brooklyn Dodgers. Ese fue el paso que permitió la integración de estas personas en estas ligas. Para 1958 se disputó el último partido de esta competición, que supuso el fin de la discriminación hacia las personas por su color de piel.

El año pasado habíamos visto que, por primera vez, esta liga era reconocida como parte de las Grandes ligas de Béisbol, por lo que la nominación de estos jugadores también recuerda la importancia de la justicia en la sociedad.