fbpx

Bitcoin City de Nayib Bukele: ¿Es factible la ciudad financiada con criptomonedas en El Salvador?

El presidente salvadoreño presentó el proyecto de la primera ciudad financiada con criptomonedas en el mundo con el objetivo de afianzar su apuesta por la Bitcoin y transformar El Salvador. ¿Qué ventajas y desventajas tiene la Bitcoin City de Nayib Bukele?.

Nayib Bukele y una moneda de bitcoin

El mundo continúa su evolución constante y El Salvador quiere ser parte de ello. Foto: IG-nayibbukele, Unsplash

LatinAmerican Post | Yolanda González Madrid

Escucha este artículo


Read in english: Nayib Bukele's Bitcoin City: Is Cryptocurrency Financed City Feasible in El Salvador?

El mundo continúa su constante evolución y El Salvador quiere ser parte de ello. Varios meses atrás, la nación centroamericana comenzó a adoptar el Bitcoin como moneda de curso legal, un hecho histórico en el ámbito de las criptomonedas. No obstante, eso no ha quedado allí, pues en un intento por afianzar dicha apuesta, el presidente Nayib Bukele anunció en días recientes un proyecto mucho más ambicioso: la construcción de la primera Bitcoin City (ciudad Bitcoin) del mundo.

También te puede interesar: Infografía: Estas son las fortunas de los presidentes de Latinoamérica

Tras la noticia surgieron varias dudas al respecto sobre su funcionamiento, desde cómo será la ciudad hasta qué beneficios tendrá por usar únicamente el Bitcoin. Según Bukele, la Bitcoin City tendrá forma de moneda y contará con energía geotérmica, restaurantes, áreas comerciales, zonas residenciales, una plaza central con forma del símbolo del Bitcoin y hasta su propio aeropuerto, dándole así sentido a un plan tan innovador que hace recordar a lo que en su momento quiso construir Alejandro Magno con sus ciudades circulares. Todo eso se ubicaría en la zona costera de Conchagua, en el departamento de La Unión, donde coincidirá con el volcán Conchagua que le dará la energía a la ciudad a través de una planta geotérmica.

"Si queremos que el Bitcoin se extienda por el mundo, deberíamos construir algunas Alejandrías", expresó el presidente durante el anuncio de la Bitcoin City. Y es que para poner el proyecto en marcha, este será financiado por fondos basados en la criptomoneda, esto con la finalidad de aprovechar su uso y atraer inversores al país. Además, de acuerdo al portal de noticias CNBC, el inicio de la construcción sería en 2022 y tendría un costo de aproximadamente 300.000 bitcoins (más de 15.000 millones de dólares).

Una ciudad sin impuestos a la propiedad

Otro de los planes que ya se ha puesto en marcha, y que beneficiará a la Bitcoin City, es el de emitir 1.000 millones de dólares en bonos tokenizados a 10 años con intereses del 6,5% y abonados a través de la tecnología Blockchain a partir de inicios del 2022. La idea es que la mitad de esos ingresos vaya destinado para la compra de BTC y así dar dividendos, mientras que la otra mitad se invertirán en infraestructura energética y minería de bitcoins. De hecho, este último punto será clave para que surjan los fondos iniciales para construir la ciudad.

Asimismo, otro detalle que será esencial para hacer posible el proyecto ideado por Bukele será la aprobación de una ley de valores y de la primera licencia para operar los intercambios. El Salvador, durante el pasado mes de octubre, era dueño de 1.100 tokens en BTC, un número que se quedará corto con las ambiciones que se tienen en mente para que el país siga creciendo en todos los sectores.

Por otra parte, uno de los puntos que más ha llamado la atención del proyecto es la eliminación de prácticamente todos los impuestos, salvo el IVA. Aquellos referentes a la vivienda, a la renta, al capital, a las emisiones de CO2 y las tasas municipales estarían ubicados en el 0%. Tal como lo explicó el presidente salvadoreño, en Bitcoin City solo tendrán el IVA, de los cuales "la mitad se usará para pagar los bonos de la municipalidad y lo demás para la infraestructura pública y el mantenimiento de la ciudad".

Ventajas y desventajas para los salvadoreños

La noticia de la Bitcoin City tomó por sorpresas a unos y con mucho escepticismo a otros. Para los más optimistas, la construcción de dicha ciudad puede ser vista como la urbe de las oportunidades por todo lo que traería consigo. Incluso, esta jugada por parte del gobierno de Bukele no hace sino apostar por el alza del precio de la criptomoneda con la finalidad de obtener más beneficios para los salvadoreños. Sin dudas, su desarrollo convertiría al país en un lugar atractivo para los inversores extranjeros, quienes podrían inyectarle ingresos a una economía que en su momento sufrió un caos financiero.

A su vez, si se materializa todo lo que traerá esta nueva ciudad, el pueblo salvadoreño estaría a las puertas de un crecimiento exponencial que lo colocarían entre los países latinoamericanos con mejor proyección a futuro. Muchos aseguran que habrá una buena calidad de vida, acceso a la salud, acceso a entretenimiento, a transporte público de calidad, entre otros. Sin embargo, no todo sería color rosa, pues tanta inversión en la zona la convertirían en la más cara de El Salvador.

La principal desventaja que esto atraería es que, probablemente, Bitcoin City sea un territorio exclusivo que no estará al alcance de todos sus ciudadanos. Al tratarse de un territorio libre de impuestos, solo los que tengan el capital suficiente podrán adquirir la mayor proporción de oportunidades que allí se presenten. Hay que tomar en cuenta que mudarse implicaría un gasto adicional que no todos los salvadoreños pueden cubrir, por lo que sus primeros habitantes serían de clase alta, media alta, y extranjeros. Sin mencionar que su estabilidad dependerá fuertemente del precio de la criptomoneda.

Finalmente, todo parece indicar que El Salvador ha dado un paso importante para su desarrollo. Conchagua es una de las zonas más olvidadas a nivel de infraestructura y ahora tendrá la oportunidad de surgir como un territorio próspero, algo que pretende extenderse en todo el territorio salvadoreño para traer posibilidades de crecimiento económico. Aunque a corto plazo la construcción de la Bitcoin City solo le traerá gastos al país, es una de las apuestas económicas más grandes en la historia de Latinoamérica.