fbpx

Televisión vs Streaming: ¿Quién ganará la guerra del futuro?

Con el aumento de suscriptores en las distintas plataformas de streaming, todo parece indicar que el fin de la televisión por cable está cerca y que la batalla Televisión vs Streaming ya tiene ganador.

Persona sosteniendo un control de televisor

Los premios Emmy 2021 podrían considerarse como un golpe de realidad para los distintos canales de televisión, ya que las plataformas de transmisión comienzan a perfilarse como el único futuro del entretenimiento. Foto: Unsplash

LatinAmerican Post | Yolanda González Madrid

Escucha este artículo


Read in english: Television vs Streaming: Who Will Win the War of the Future?

Existe un refrán muy popular en Latinoamérica que dice "guerra avisada no mata soldado" (o con alguna variante). Y es que si nos fijamos detenidamente, el mundo del streaming se está apoderando cada vez más de nosotros e incluso de las diferentes entregas de premios, debilitando así a la TV por cable que empieza a lucir obsoleta al no ajustarse a los cambios tecnológicos que están sucediendo. ¿Acaso ya cambió nuestra forma de ver televisión y no fuimos conscientes de cuándo ocurrió?

Lo visto recientemente en los premios Emmy 2021 podría considerarse como un golpe de realidad para los distintos canales de televisión, ya que las plataformas de streaming no solo se llevaron la totalidad de dichos galardones, sino que también comienzan a perfilarse como el único futuro del entretenimiento. Poco a poco servicios como Netflix, HBO Max, o Apple TV (quienes justamente brillaron en los Emmy) siguen aumentando la cantidad de suscriptores. El avance de la tecnología es la clave de esto.

Nuestro día a día ha cambiado la manera de ver las cosas, de interactuar con otras personas, e incluso de tener nuevas facilidades a la hora de trabajar y de entretenernos. Ha sido gracias a la tecnología que ahora todo es más simplificado y sofisticado a la vez, pues en ella buscamos tener mayores comodidades en cualquier aspecto de la vida. Ese punto lo han comprendido a la perfección las aplicaciones de streaming y no tanto la TV por cable.

Televisión: un futuro incierto

Si hay algo de lo que estamos seguros es que la televisión convencional no dejará de existir, o por lo menos no a mediano plazo. Y es que en su momento se le conoció como la "caja tonta", porque era capaz de atraer a millones de personas durante horas frente a diversos programas, los cuales tenían un poder para hipnotizarnos. Sin embargo, ese consumo particular se ha visto disminuido con la aparición de las plataformas de streaming, que además tomaron mayor fuerza durante los meses de confinamiento por la pandemia de la COVID-19.

Si bien todavía ambas conviven en armonía, la guerra es más que evidente al punto de que varios canales de televisión por cable se han visto obligados a lanzar sus propias aplicaciones de streaming. De hecho, uno de los casos más notorios es el de HBO, que a pesar de ser el canal por suscripción por excelencia no tuvo otra opción que adaptarse a los nuevos tiempos de tecnología, pero sin dejar de lado la inversión en su contenido original y exclusivo.

Por otra parte, todavía vemos que existen algunos canales que se rehúsan a evolucionar y por ende se mantienen en lo convencional, a sabiendas de que el panorama les indica que más temprano que tarde tendrán que ceder para no desaparecer del mapa por falta de audiencia. Incluso, el simple hecho de no estar presente en el mundo del streaming podría afectar en cierta medida a sus producciones televisivas, las cuales son cada vez menos tomadas en cuenta en las distintas ceremonias de premios.

Lea también: Emmy 2021: ¿Qué producciones se pueden disfrutar en Apple TV+?

Streaming: un servicio cómodo y sin anuncios publicitarios

Hay muchas razones por las que el streaming será el futuro tanto del cine como de la televisión, y de eso no hay ninguna duda. Pero si debemos mencionar dos que parecen fundamentales en la caída de audiencia de la TV por cable serían: la comodidad de ver contenido dónde sea y la tranquilidad de no ser interrumpido por los innumerables anuncios publicitarios. ¿Acaso son esas las claves del éxito de las plataformas?

Por supuesto, el contenido siempre tendrá la última palabra, y si a ese punto nos vamos, series emblemáticas como la saga de "CSI" o "Law & Order" todavía son atractivas a la vista de las personas aunque hayan sido canceladas. El futuro de producciones que se mantienen en la televisión por cable no es alentador, ya que para subsistir es necesario tener cierto porcentaje de audiencia, y tal como lo hemos venido diciendo, dicha audiencia sigue abordando el barco del streaming.

En resumidas cuentas, los únicos realmente beneficiados somos los televidentes, quienes de una u otra forma seguiremos disfrutando de ambos servicios. La televisión convencional ya está avisada de los cambios que están surgiendo, y si en realidad no quieren perder por completo la guerra contra el streaming o quedarse por fuera de las nominaciones a unos premios, deberán adaptarse a la realidad.