fbpx

La vacunación no está siendo suficiente para reactivar el turismo en Latinoamérica

El proceso de vacunación avanza sin mayor impacto en el turismo de Latinoamérica ¿por qué no ha sido suficiente?.

Vista superior de una playa en Cartagena, Colombia

En varios países se han logrado vacunar un gran porcentaje de la población, pero no la suficiente para reactivar el turismo en Latinoamérica. Foto: Pixabay

LatinAmerican Post | Alexey Zhúkov

Escucha este artículo


Read in english: Vaccination is Not Being Enough to Reactivate Tourism in Latin America

Uno de los sectores más golpeados por la pandemia ha sido el turismo debido al cierre de fronteras y restricción de vuelos internacionales por la fuerza que ha tomado el virus, cuyo incremento pone en alerta al sistema hospitalario y amenaza el esfuerzo del hemisferio por contener el incremento de caso de la COVID-19 mediante el proceso de vacunación. En varios países se han logrado vacunar a un gran porcentaje de la población, pero no la suficiente para reactivar el turismo en Latinoamérica.  

Por ejemplo, Chile se consolida como el país latinoamericano con mayor progreso en la vacunación, con el 63% de su población vacunada con una dosis y el 50% con la inoculación completa. Esto ha permitido al país austral abrirse al turismo con medidas preventivas como la prueba PCR negativa no mayor a 72 horas antes del viaje, presentación de seguro médico que cubra prestaciones asociadas a la COVID-19, diligenciar un formulario de seguimiento por 14 días desde ingreso al país, completar el pasaporte sanitario que se puede solicitar en www.c19.cl, cumplir cuarentena estricta de 10 días, entre otros más. Sin embargo, todas estas peticiones también espantan a varios viajeros.

En cuanto a las cifras de turismo internacional, la nación austral reportó solo un 5.4% de viajeros en enero del 2021 con un total de 27.353 turistas extranjeros frente a los más de 500.000 que ingresaron para el mismo período de 2020, según lo reportó la Subsecretaría de Turismo de Chile. En comparación con países como Brasil que solo exige prueba PCR negativa no mayor a 72 horas, reportando un aumento del 2.4% del turismo para el mes de febrero del 2021 frente al mismo período de 2020; o países como Colombia que, a través de la Cancillería, informó la obligación de presentar prueba PCR negativa no mayor a 96 horas; no obstante, de no poder ser presentado el test los viajeros podrán emitir una declaración verbal como soporte. Esto generó un leve incremento del 19% para el caso de vuelos internacionales que ingresaron al país para los primeros días de enero 2021 con relación al mismo período de diciembre del 2020 reportando un total cercano a los 167 mil pasajeros internacionales, de acuerdo a estadísticas de la Asociación Colombiana de Agencias de Viajes y Turismo (ANATO). Al final las cifras de turismo en Chile no despegan a pesar del avance en la vacunación debido a la rigurosidad de las medidas y restricciones aplicadas a los viajeros.

Lea también: Cómo viajan los aerosoles del coronavirus a través de nuestros pulmones

Adicionalmente, un repunte en los casos de contagios en el país austral también ha dejado en jaque las expectativas del retorno a la normalidad y el reestablecimiento de la economía. Esto mismo se puede ver en Israel, donde, a pesar de ser un país modelo en vacunación y que hace varios meses incluso dejó de utilizar tapabocas, hay preocupación por variantes del virus (como la Delta) que pueden ser mucho más contagiosas y dañinas.

Para el caso de México, primer país latinoamericano en empezar el proceso de vacunación, a la fecha se han aplicado 39.153.336 vacunas con un 12.5% de la población con esquema completo de inoculación, en esta materia se ha progresado de manera gradual. Un panorama menos alentador reflejan las cifras del turismo en la nación azteca que para marzo del 2021 recibió a 2.284.080 turistas internacionales, 17.4% menos respecto a marzo del 2020, de los cuales solo 1.176.773 ingresaron al país con fines de turismo cultural, recreativo, de trabajo o familiar, de acuerdo con el reporte que emitió el Instituto de Estadística y Geografía (INEGI).

Pese a las cifras, la decisión del gobierno mexicano de no cerrar fronteras fue una medida eficaz para mantener a flote la economía y la dinámica turística, la cual ha encontrado resistencia por el avance paulatino del proceso de vacunación tanto en el país azteca como en la mayoría de países latinoamericanos, que no impactará de manera significativa el turismo si no se agiliza el proceso de inoculación y no se elabora una estrategia práctica que dinamice el acceso de viajeros de otras partes del mundo.