fbpx

Leyendas del Real Madrid que se marcharon por la puerta de atrás

Varios ídolos terminaron su larga relación con el club blanco de manera abrupta y sin la posibilidad de retirarse futbolísticamente con ellos.

Sergio Ramos

El club blanco tiene una lista extensa de estrellas que no tuvieron la oportunidad de colgar sus botas con un homenaje junto a los fanáticos en el Santiago Bernabéu. Foto: TW-realmadrid

LatinAmerican Post | Theoscar Mogollón González

Escucha este artículo


Read in english: Real Madrid legends who left through the back door

El fútbol está lleno de figuras que, con el tiempo, ganan el prestigio necesario para convertirse en leyendas de un club y así tener la dicha de retirarse con ellos. Ejemplos como esos se pueden apreciar en la Roma con Francesco Totti, el AC Milán con Paolo Maldini, o el Barcelona con Carles Puyol. Sin embargo, un equipo élite que no puede entrar en esa lista es el Real Madrid, que desde hace años ha elegido dejar ir a sus emblemas por la puerta de atrás.

El club blanco tiene una lista extensa de estrellas que no tuvieron la oportunidad terminar sus carreras jugando en el equipo merengue y de colgar sus botas con un homenaje junto a los fanáticos en el Santiago Bernabéu. El más reciente en sumarse ha sido Sergio Ramos, defensor que llegó en 2005 y se convirtió en capitán y leyenda tras ganar 22 títulos durante sus 16 temporadas. Con 35 años, el andaluz no logró un acuerdo de renovación con el Madrid y su presidente Florentino Pérez no dudó en dejarlo ir.

Lea también: La ‘Maldición’ albiceleste: 28 años sin ganar ningún torneo oficial

A continuación, te presentaremos los casos más relevantes donde el equipo merengue y sus leyendas cerraron vínculos de manera abrupta.

Alfredo Di Stéfano

Cuesta creer que el presidente honorario del Real Madrid se marchó en malos términos cuando era jugador activo. Di Stéfano era todo un estratega dentro del campo; y si hablamos en términos estadísticos, el Madrid había ganado solo dos títulos en 25 años antes de su llegada, pero con él al mando conquistaron 8 Ligas, 5 Copas de Europa, 1 Copa Intercontinental y 1 Copa del Rey.

El principio del fin ocurrió durante la final de la Copa de Europa de 1964. Allí tuvo una discusión con su entrenador por una decisión técnica, la cual habría podido causar la derrota esa noche. Días después, Di Stéfano se reunió con el vicepresidente del club, quien le explicó que el plantel necesitaba una renovación y que él, con 38 años, no estaba dentro de los parámetros. Su último juego con la camiseta blanca fue en un amistoso de pretemporada, y luego de eso fichó por el Espanyol de Barcelona por dos años.

Fernando Hierro

El primer capitán al que le dió salida Florentino Pérez fue el defensor que había llegado en la temporada 1989/1990. Hierro era considerado un verdadero líder dentro y fuera de la cancha, y fue justamente ese liderazgo el que le pasó factura. En cuanto a títulos, consiguió levantar 16 (5 Ligas, 3 Champions, 1 Copa del Rey, 4 Supercopas de España, 1 Supercopa de Europa, 2 Copas Intercontinentales).

Los roces del presidente con Hierro y el entrenador de entonces, Vicente del Bosque, estallaron tras la noche de celebración por el título de liga de la temporada 2003. El club había permitido el ingreso de un periodista al vestuario y eso enojó al capitán y demás jugadores, quienes amenazaron con no ir a la Plaza Cibeles como de costumbre. La respuesta de la directiva fue no renovar al defensor, quien se marchó a Catar con el Al-Rayyan y posteriormente al Bolton Wanderers de Inglaterra.

Raúl González

Otro emblema del equipo que parecía que iba a finalizar su carrera en el Bernabéu y terminó saliendo con mucha discreción fue el denominado «Ángel del Madrid». Debutó a los 17 y se marchó con 33, en una última temporada donde convivió con un joven Cristiano Ronaldo. Sus 16 temporadas se resumen en 6 Ligas, 4 Supercopas de España, 3 Champions League, 2 Copas Intercontinentales y 1 Supercopa de Europa.

Solo jugó 13 encuentros en su última temporada (2009/2010). En el verano siguiente, José Mourinho le dijo que contaba con él para un rol más de líder de vestuario que de jugador regular. Sumando ese escenario, las críticas y dudas que surgían de algunos sectores del club, y la relación distante con Florentino, Raúl tomó la decisión de marcharse cuando todavía tenía fútbol en sus pies. Estuvo activo cinco años más jugando entre Schalke 04, Al-Sadd y New York Cosmos.

Iker Casillas

La marcha de Iker Casillas fue un desgarramiento muy doloroso para la mayoría de los hinchas del Real Madrid. Con solo 16 años fue llamado por primera vez al equipo profesional. A partir de entonces, aquel niño se fue convirtiendo en capitán y Santo a base de buenas intervenciones. Un total de 19 títulos hablan de su importancia: 5 Ligas, 4 Supercopas de España, 3 Champions League, 3 Copas Intercontinentales, 2 Supercopas de Europa y 2 Copas del Rey.

La llegada de José Mourinho sería el detonante de su salida. Al portugués no le importó que él fuese el capitán y lo fue relegando al banco de suplentes, a eso habría que sumarle las críticas por parte de un sector de la afición que lo tildaban de traidor y soplón, un escenario que empeoraba cuando Iker fallaba dentro del campo. El portero a sus 34 años soportó todo lo que pudo y en medio de una solitaria sala de prensa anunció su marcha al FC Porto en 2015, club donde se retiró cuatro años más tarde.

Cristiano Ronaldo

Llegó en 2009 como la gran promesa y con el tiempo se convirtió en la máxima figura del Real Madrid de los últimos años. A nadie se le hubiese pasado por la mente que el portugués se marcharía del mejor club de mundo (para muchos), sobre todo tras ganarlo prácticamente todo: 4 Champions League, 3 Supercopas de Europa, 3 Mundiales de Clubes, 2 Ligas, 2 Copas del Rey y 2 Supercopas de España.

El hito de ganar la Champions por tercera ocasión seguida se vio opacada por una frase: «Fue muy bonito jugar con el Real Madrid». Ese fue el abreboca de una salida que ya se preveía desde hace meses, pues las relaciones con Florentino no eran del todo buenas por discusiones sobre la posible extensión de contrato. Lo cierto del caso es que el presidente volvió a defender los intereses del club y dejó ir a su máxima estrella -de 33 años- a la Juventus.