fbpx

La realidad de Latinoamérica a un año de la declaración de pandemia

La respuesta a la pandemia ha sido desigual en la región tanto en infecciones, vacunación y efectos económicos. Analizamos la situación un año después.

Mapa Latinoamérica con el número de casos activos

Analizamos las acciones de los diferentes gobiernos y el impacto en la región desde la llegada del COVID-19. Foto: Google

LatinAmerican Post | Luis Angel Hernández Liborio

Escucha este artículo


Read in english: The reality of Latin America one year after the declaration of a pandemic

El 11 de marzo de 2020 Tedros Adhanom Ghebreyesus, director la Organización Mundial de la Salud, confirmaba lo que más temía el mundo: el Covid-19 se declaraba oficialmente como una pandemia. Latinoamérica tuvo algunas semanas previas de incertidumbre hasta la llegada del primer caso ocurrido en Brasil el 26 de febrero. Desde entonces la respuesta hacia la pandemia ha sido desigual, analizamos las acciones de los diferentes gobiernos y el impacto en la región.

Una de las regiones con mayor mortalidad

Latinoamérica es la segunda región con más decesos ocasionados por Covid-19 sólo después de Europa. Según datos de France 24, América Latina rebasó esta semana los 700,000 casos oficiales. Brasil es, hasta ahora, el país más afectado por la pandemia con 11 millones de casos confirmados y 266,000 muertes, seguido de cerca por México con 190,923 muertes en 2.1 millones de casos, según datos actualizados de Worldometers al 9 de marzo. Son estos dos países los que "lideran" el número de muertos en la región, sin embargo también hay que mencionar a Colombia (2.2 millones de casos / 60 mil muertos), Argentina (2.1 millones de casos / 53 mil muertos) y Perú (1.3 millones de casos / 47 mil muertos).

¿Cómo llegaron estos países a esos números?

La respuesta a la pandemia fue muy distinta entre cada país, Brasil y México. Ambos gobiernos se han caracterizado por su política visceral y un manejo casi escéptico de la pandemia. Bolsonaro se negó durante mucho tiempo al uso del cubrebocas, hasta que fue obligado por un juez. López Obrador continúa sin utilizarlo (salvo contadas ocasiones como en su visita a Donald Trump).

Mientras tanto el presidente de #Brasil Jair Bolsonaro vs cubrebocas #Covid_19 pic.twitter.com/5kTW1WLhwU

— José Carlos Reyes (@JCharlys31) August 14, 2020

De igual manera Perú (238,559), Colombia (229,234), Argentina (170,386), Brasil (133,900) y México (43,330) son los países con la menor tasa de pruebas por cada millón de habitantes. Perú y Colombia apostaron en la primera ola por cierres totales y parciales e incluso multas para quienes violaran el confinamiento, no así en casos como el de México, país dependiente del turismo. El gobierno de México no declaró confinamiento obligatorio, sanciones, uso obligatorio de cubrebocas (hasta que la pandemia estaba avanzada), pruebas, cierre de fronteras o aeropuertos, es decir, el país se mantuvo (y se mantiene) totalmente abierto sin la necesidad de presentar pruebas negativas o cuarentena.

En contraste Chile, Bolivia, Paraguay, Uruguay y Venezuela presentan el menor número de casos y muertos en la región. Sin embargo es importante considerar el tamaño de su población. Aún así destaca el caso de Chile que lidera el número de pruebas por cada millón de habitantes con 510,661. Aplicó también confinamiento obligatorio durante meses que ayudó a reducir el aumento exponencial de casos como en otros países. 

También puedes leer: ¿Cómo influirá la ausencia de oposición en la política de Nayib Bukele?

"El milagro chileno" en la vacunación

La respuesta en Latinoamérica fue desigual, ningún país ha sido capaz, hasta ahora, de producir una vacuna propia, lo que los llevó a depender de las producidas en otras partes del mundo. Esto dejó a la región dentro del fuego cruzado entre las farmacéuticas y los gobiernos que buscaban acaparar la producción.

El mecanismo COVAX, creado para distribuir vacunas a países en desventaja, tiene planeado aportar 26 millones de dosis de marzo a mayo de este año para Latinoamérica. Según información de Deutsche Welle, solo Cuba tiene sus propias vacunas en la última fase de desarrollo. Colombia fue el primer país latinoamericano en recibir vacunas de este mecanismo con 117 mil dosis de Pfizer-BioNTech.

México es el país con más acuerdos de compra y el que más ha autorizado vacunas asegurando más de 230 millones de dosis, de acuerdo con información de The Economist. Sin embargo, hasta ahora apenas ha recibido 5 millones de dosis y ha aplicado 2.8 millones de vacunas, según datos de Infobae. El suministro lento de las vacunas ha sido una de las mayores críticas al gobierno de López Obrador que se ha visto opacado por el llamado "Milagro chileno", que ha logrado aplicar casi 4 millones de dosis lo que representa el 18% de su población. Brasil con 8.8 millones de dosis aplicadas apenas ha vacunado al 3.2% de su población. Según los datos de Statista, Argentina (1.8%), Perú (0.9%), Costa Rica (2%) y Colombia (0.3%) aún se encuentran muy lejos de Chile. Entre el lento suministro y la división interna por la compra de vacunas, estos países siguen atrás en sus planes de vacunación.

Misma pandemia, diferentes economías

El Covid-19 pusos en crisis a las mayores economías del mundo, por lo que el impacto en las de Latinoamérica lucía apocalíptico. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) indica que las economías latinoamericanas tenían ya un bajo crecimiento, de apenas 0.3% en promedio en el último lustro previo a la pandemia, de acuerdo con la BBC. La fragilidad de estas economías permitió que el impacto fuera mayor, el peor desempeño lo tuvo Venezuela con una caída del 30% del PIB, la CEPAL predice que cuando empiece la fase de recuperación esta economía será la única que no crezca.

El PIB peruano cayó 12.9% pese a que fue el país con los mayores estímulos económicos en la región, la fortaleza de la economía peruana la ha mantenido a flote, la CEPAL espera que sea una de las que se recupere más rápidamente. México tuvo una caída de 9% en el PIB, pero esto se puede entender por la incertidumbre que se había generado por el gobierno de López Obrador que además decidió no crear ningún tipo de estímulo económico o fiscal para las empresas del país, pese a este panorama la CEPAL espera un crecimiento de 3.8% para 2021.

La economía colombiana se contrajo en 2020 un 5.5%, de acuerdo a datos de Procolombia, afirmando también que el Banco Mundial espera una recuperación en 2021 con un crecimiento de 3.6% superando al promedio de 2.8% esperado para Latinoamérica. La vacunación que Chile ha acelerado como ningún otro país rendirá frutos este mismo año donde se perfila ser el que se recupere más rápidamente según El País. Al igual que Perú el gobierno chileno dio estímulos económicos y permitió a los ciudadanos acceder a los recursos de sus pensiones, la única dificultad que Chile puede enfrentar este año en materia económica es la que se genere por la incertidumbre por las elecciones de su convención constituyente que redactará la nueva carta magna.