fbpx

El peligro del poder de Bukele

Los partidos aliados al popular presidente de El Salvador arrasan en las elecciones legislativas y lo dejan con poca oposición.

Nayib Bukele, presidente de El Salvador

El mandatario "millenial" llegó a la presidencia con su carisma, su exitosa alcaldía en San Salvador y su facilidad de manejar las redes sociales. Foto: TW-nayibbukele

LatinAmerican Post | Santiago Gómez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: The danger of Bukele's power

Pocos políticos centroamericanos, el incluso latinoamericanos, han despertado el interés de la comunidad internacional como Nayib Bukele. El mandatario "millenial" que llegó a la presidencia con su carisma, su exitosa alcaldía en San Salvador y su facilidad de manejar las redes sociales.

En la más recientes elecciones legislativas, Bukele toma el control del órgano que tanto lo frenó en programas de Gobierno. Su partido Nuevas Ideas y su aliado GANA ganaron 61 de los 84 puestos en la asamblea unicameral. Esto significa vía libre para sus próximos 2 años de gobierno.

Incluso, el mandatario ha sido tan popular, que se ha vuelto una celebridad de internet internacional. Recientemente, fue protagonista de un video con el famoso youtuber Luisito Comunica, que es el influencer latino con más seguidores en Youtube. Adicionalmente, personajes como AuronPlay, un streamer español muy popular en toda habla hispana, manifestó su apoyo al presidente "influencer".

Sus grandes resultados en política interna, como externa, con especial énfasis en reducción del crimen, fueron las claves para ganar en popularidad. A esto se le suma una clase política tradicional desgastada con escándalos de corrupción como gran parte de los países y gobiernos de la zona (y de toda Latinoamérica en general).

Poderosos y populares

Sin embargo, todo este poder y popularidad que amasa Bukele, también son los principales riesgos que afrontará la débil y saqueada democracia salvadoreña. El político de ascendencia árabe-palestina no es el único caudillo latino que con apoyo popular y elecciones democráticas, se afianza en el poder y termina como dictador.

Casos como Hugo Chávez, Daniel Ortega, Nicolás Maduro, Alberto Fujimori, entre muchos otros. Por ahora, Bukele solo podrá aspirar a la reelección 2 periodos después de su presidencia (10 años después).

Además, ya ha dado señales de poco interés en el diálogo y de aceptar posturas disidentes. Tal pasó en el 2020, cuando Bukele irrumpió en el Congreso con las fuerzas militares para lograr el apoyo de los legisladores en el aumento de la financiación de las fuerzas militares. 

La BBC ya había advertido que el Gobierno de Bukele ha implementado una política de tolerancia 0 contra la violencia de las pandillas, lo que ha afectado duramente a una de las poblaciones más vulnerables del país: los prisioneros. Según el medio británico, "a muchos miembros de pandillas encarcelados no se le permiten visitas ni acceso a teléfonos, además de que están confinados en sus celdas las 24 horas del día, todos los días de la semana".

José Manuel Vivanco, representante de Human Right Watch ante América Latina, advirtió hace un año de las medidas que el persidente salvadoreño estaba tomando para combatir los contagios del Coronavirus. Dentro de las medidas, se advertía las detenciones arbitrarias que la misma Corte Suprema había criticado y rechazado.

También se han vuelto costumbres cómo, desde sus redes sociales, se encarga de dar varias órdenes, indicaciones y regaños a sus funcionarios. Desde esta red social despide funcionarios y ataca a políticos opositores o tradicionales, a los que él cataloga como corruptos, creando empatía con la población salvadoreña que (como los latinos en general) están cansados de los escándalos de corrupción tradicional ligados a los políticos de siempre.

Es precisamente esta forma de responder y de actuar en redes sociales, poco ortodoxas y que a muchos analistas asusta, lo que más apoyo levanta dentro de una población joven, que utiliza estos medios de comunicación a diario y que responden positivamente ante discursos disruptivos como los de Bukele, poco políticamente correcto.

Nadie  es capaz de negar sus resultados. Pero , varios de ellos parecen estar maquillados, hasta con alianzas cuestionables. Luego de que el país registrara 1547 asesinatos, según las cifras oficiales, una investigación de medios reveló que esta posiblemente se debía a una alianza entre presidente y líderes de la Mara Salvatrucha (MS-13).

También le puede interesar: ¿Cómo influirá la ausencia de oposición en la política de Nayib Bukele?

Ahora, con 61 de 84 diputados, las fuerzas oficialistas pueden aprobar casi cualquier iniciativa que tenga el mandatario. Esto se refiere a proyectos de ley, aprobación de presupuestos, elección de magistrados del poder judicial y reformas constitucionales.

Bukele cuenta ahora con apoyo popular, mayoría en el congreso y la posibilidad de reformar constitución y empezar a elegir magistrados. Un proceso similar al vivido en la Venezuela chavista que él tanto ha criticado. Será necesario un acompañamiento de la comunidad internacional para poder identificar procedimientos que atenten contra el escaso equilibrio de poderes con el que queda el país.

El futuro no está escrito, y solo Bukele sabrá si el completo poder que ahora posee le permitirá fomentar grandes cambios en este país, respetando la constitución, la separación de poderes y su periodo de Gobierno, o por el contrario, tendrá un futuro similar a muchos otros caudillos latinoamericanos. Solo Bukele (y el tiempo) lo sabrán.