fbpx

¿Le está cumpliendo Biden a los latinos?

Encuentre aquí cinco promesas que Joe Biden le ha cumplido a la comunidad latina en su primer mes de Gobierno.

Joe Biden

El nuevo presidente de los Estados Unidos es una pieza clave para el fortalecimiento de la justicia social con los inmigrantes latinos. Foto: TW-JoeBiden

LatinAmerican Post | Brandon Martínez Salazar

Escucha este artículo


Read in english: Has Biden kept his promises to the latino community?

El nuevo presidente de los Estados Unidos es una pieza clave para el fortalecimiento de la justicia social con los inmigrantes latinos. A pesar de que Biden fue vicepresidente en el gobierno Obama (tiempo en el que se deportaron cerca de 3 millones de inmigrantes indocumentados), parece ser que ahora tiene una posición más benévola con la comunidad latina.

En la agitada campaña política del 2020 contra la reelección de Donald Trump, Biden fue enfático en mejorar las condiciones de vida de los latinos y hacer un reajuste a las políticas que su antecesor había promulgado.

 

Preservar el programa DACA

DACA o Programa de Acción Diferida, fue un proyecto ejecutado en el gobierno de Barack Obama y que tuvo como objetivo blindar los derechos de aquellas personas que entraron ilegalmente a los Estados Unidos siendo niños y fueran acogidas bajo un estatus legal para no ser deportados a sus países de origen.

En la anterior administración, Trump ordenó que este programa fuera cancelado y así puso la piedra en el camino para que cientos de miles de jóvenes latinos quedaran desprotegidos. Sin embargo, el nuevo presidente estadounidense revertió esa orden y a través un memorando puso bajo protección a los 650.000 indocumentados que pertenecen a DACA o mejor conocidos como ”soñadores”, mientras el Congreso les da una solución definitiva.

Detener la construcción del muro fronterizo

Donald Trump en su gobierno propuso la construcción de un muro a lo largo de la frontera con México. Esto trajo muchas dudas sobre su implementación y así mismo generó escenarios de tensión, no sólo con el país vecino sino también con toda la comunidad latina por el rechazo hacia los inmigrantes que entraban desde la frontera sur de los Estados Unidos con el sueño de una mejor vida, interpretado como un acto de xenofobia.

Aunque nunca terminó el muro y no logró las mayorías necesarias en el Congreso para su financiación, una nueva orden ejecutiva del nuevo mandatario proclamó su detención. Esto pone fin a la supuesta Emergencia Nacional, con la que se malgastó millones de dólares y un alivio en lo referente a las relaciones de EE.UU con los países latinoamericanos.

Fin del programa “Permanecer en México”

Biden también ordenó suspender el programa implementado por Trump de regresar a México a todos los solicitantes de asilo y hacerlos esperar allí durante meses mientras se resolvían sus casos para recibir protección del gobierno americano.

Con este nuevo revés se le da un alivio a todos los inmigrantes que solicitan asilo en territorio estadounidense sin tener que salir del lugar donde se encuentran. No obstante, el DHS aclaró que “las personas fuera de Estados Unidos no serán elegibles para el estatus legal en virtud del proyecto de ley que el presidente Biden envió hoy al Congreso”, e insistió que está dirigido para quienes ya residen en el país.

Lea también: ¿Quién es el nuevo presidente de los Estados Unidos?

Reunir a las familias migrantes separadas en la frontera

 

El anterior mandatario había aplicado una política de tolerancia cero en la frontera sur entre julio de 2017 y junio de 2018 que terminó en la separación de 5.500 niños de sus padres, quienes llegaban a Estados Unidos huyendo de la violencia de Centroamérica principalmente. De acuerdo con la Unión Americana de Libertades Civiles cerca de mil familias aún siguen separadas por el intento de reducir la inmigración en la administración Trump.

Por lo tanto, el nuevo presidente ha derogado esa política que considera cruel y ha ordenado la creación de una comisión que permita reunir a las familias que todavía se encuentran separadas.

“Vamos a trabajar para deshacer la vergüenza moral y nacional de la Administración anterior que, literalmente, no en sentido figurado, arrancó a los niños de sus familias, las madres y los padres en la frontera, sin ningún plan, ninguno en absoluto, para reunificar a los niños que siguen bajo custodia y a sus padres”, afirmó Joe Biden.

 

Legalizar a once millones de indocumentados

 

El pasado jueves 18 de febrero, los demócratas por fin llevaron a cabo una de las propuestas más ambiciosa de Biden en su campaña. Se trata de la reforma migratoria, un proyecto de ley que de ser aprobado permitirá que once millones de personas que viven en los Estados Unidos de forma irregular por fin puedan tener un estatus legal. Aunque, este paso es ambicioso y esperanzador para los inmigrantes, el resultado de las votaciones en el Congreso será lo que definirá el futuro de esta medida.

"Aunque apoyo una reforma migratoria completa e integral, estoy listo para avanzar poco a poco, porque no quiero terminar con buenas intenciones en mis manos y no tener nada", afirma el representante demócrata de Texas Henry Cuellar.

Durante décadas de fracasos por intentar llegar a un acuerdo en el tema de inmigración el nuevo gobierno de E.E.U.U. deberá ser muy cuidadoso ante los acuerdos que pretende implementar. Sin embargo, una de las ventajas de Biden, es que su partido político tiene mayorías en la Cámara de Representantes y la mitad de los escaños del Senado (que ante empate, define Kamala Harris, vicepresidenta de Biden).

Por otro lado, los jóvenes inmigrantes llevados a Estados Unidos siendo niños y mejor conocidos como “dreamers” o “soñadores” que hacen parte del programa DACA (Acción Diferida) o aquellas personas que poseen un TPS (Estatus de Protección Temporal) por ser víctimas de conflictos en sus países de origen, obtendrían automáticamente la “Green Card” o residencia que permite un camino fácil a la obtención de la ciudadanía americana.

En solo un mes de su gestión, la administración de @POTUS Biden y @VP Harris ha propuesto y hecho varios cambios positivos para nuestra comunidad Latina.

¡Hoy somos testigos y beneficiarios del progreso adquirido! pic.twitter.com/n41YDLm6cc

— Latinos Con Biden Y Harris (@ConBidenYHarris) February 20, 2021

Para el resto de las personas indocumentadas, este proceso de legalización tomaría unos ocho años. Un estatus temporal durante cinco años y la ciudadanía después de tres. Este acuerdo sólo aplicaría para aquellas personas que han estado en el país antes del primero de enero del 2021.