fbpx

México: Consecuencias de un posible monopolio energético

La misión del presidente Andrés Manuel López Obrador, es rescatar la soberanía energética de México, pero ¿qué implicaciones tiene esto para el país?.

Torres de energía

La modificación de la ley de la industria eléctrica en México abre el camino para volver a monopolizar la Comisión Federal de Electricidad. / Foto: Unsplash

LatinAmerican Post | Jorge Francisco Vuelvas Lomeli

Escucha este artículo


Read in english: Mexico: Consequences of a possible energy monopoly

Después de una fracasada reforma energética del Partido Revolucionario Institucional (PRI), la empresa de energía, Comisión Federal de Electricidad (CFE) está en una situación económica grave; la misión del presidente (Andrés Manuel López Obrador), es rescatar la soberanía energética de México, pero ¿qué implicaciones tiene esto para el país?

Al inicio del periodo ordinario de sesiones, López Obrador hizo uso de la facultad constitucional de presentar una iniciativa preferente Congreso de la Unión de Méxicopaís; lo anterior, a pesar de haber prometido que nunca haría uso de este mecanismo legal para dar paso a su agenda legislativa.

Si bien es acertado cambiar de opinión respecto al uso de sus facultades, la noticia que genera mayor controversia es el contenido de la iniciativa misma, ya que con esta modificación a la Ley de la Industria Eléctrica, se da paso a la destrucción de lo que fue la Reforma Energética del Expresidente Enrique Peña Nieto, y abre el camino para volver a monopolizar la Comisión Federal de Electricidad del país.

¿Cuál es el objetivo de la iniciativa?

Según lo redactado en el documento legal, los objetivos de esta reforma son benévolos para la seguridad energética en el país; sin embargo, desde una perspectiva crítica lo que realmente se busca con esta modificación de ley es:

  • Reforzar la Comisión Federal de Electricidad (CFE), ya que mediante loa acuerdos del Poder Ejecutivo Federal, no se logró obtener los superávits esperados de esta empresa de energía.
  • Cambiar el orden de prioridad en la ley de la industria eléctrica, poniendo en primer término las plantas hidroeléctricas, en segundo a las plantas de energía de la CFE, en tercer lugar la energía eólica y solar, dejando en último término a las empresas privadas generadoras de energía.
  • Acabar con los subsidios que permitían a las empresas privadas se vieran favorecidas por la infraestructura de la CFE; asimismo, se le quita la obligación a la CFE de comprar por subastas el suministrador de servicios básicos.
  • Revisar y revocar contratos de autoabastecimiento de los productores independientes de energía que el gobierno federal no considere convenientes para beneficio de la CFE.
Lea también: El Covid-19 afecta a todos los políticos por igual

Posibles consecuencias de esta reforma

Económicas: De llevarse a cabo esta reforma habría implicaciones económicas,  ya que al priorizar el despacho de energía de las hidroeléctricas y demás plantas de la CFE, se corre el riesgo a que en el corto y mediano plazo aumente el costo de la energía eléctrica al consumidor final, pues en la actualidad la prioridad es por mérito y productividad. Anudado a ello, al ser las empresas generadoras de energía limpia las principales afectadas en este sector, se corre el riesgo de impactos negativos a la percepción de confiabilidad del país, aumentando el riesgo de invertir en el país y retrasando la recuperación económica de México.

Electorales: Asimismo, el aumento de los precios de la electricidad generará descontento entre la población, pues abonará más a la imagen deteriorada de la CFE, pudiéndose reflejar dicho impacto en las preferencias electorales de la sociedad; cabe mencionar que este año México se encuentra en la puerta de una de las elecciones más grandes de la historia, y el oficialismo podría perder su mayoría absoluta en la Cámara de Diputados. 

Medio Ambiente: Las empresas de generación de energía limpia tendrán pocos incentivos para invertir en México, pudiéndose generar consecuencias a largo plazo, ya que se aumentaría el uso de plantas generadoras de energía que usan principalmente carbón. Esto a pesar de que la reforma piensa darle prioridad a la generación de electricidad mediante plantas hidroeléctricas, pero como es sabido desde el inicio de este gobierno, se han reactivado las plantas de carbón de la CFE a niveles no observados con anterioridad. 

Legales: Se prevén acciones de inconstitucionalidad debido a que se interpretará que, el Gobierno Federal, pretende convertir a la CFE en un monopolio estatal que haga imposible la generación de un mercado de energía eléctrica. Dicho esto, habrá más presión a la Comisión Federal de Competencia Económica, dado a que se vislumbra un ambiente político donde el objetivo es eliminar paulatinamente los organismos autónomos.

En Política Exterior: Debido a que existe un nuevo gobierno en Estados Unidos, el cual es el principal socio comercial de México, se prevé un ambiente diplomático tenso, ya que esta reforma de ley va en contra de las políticas en beneficio de medio ambiente de Joe Biden e incumple las disposiciones pactadas en el Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá.