fbpx

6 deportistas fallecidos por Covid-19 en el 2020

La pandemia no solo puso fin a la asistencia de los aficionados a los estadios, sino a la vida de más de cien deportistas en activo y retirados en todo el mundo.

Sillas vacías en un estadio

Algunos deportistas perdieron la batalla contra el COVID-19. / Foto: Pixabay

LatinAmerican Post | Daniel Vargas

Escucha este artículo


Read in english: 6 athletes who died from Covid-19 in 2020

Según outlookindia.com, desde el estallido de la pandemia poco más de un centenar de deportistas, en activo y retirados, han sido víctimas mortales del Covid-19. La mayoría de ellos superaban los 70 años; otros, en cambio, no llegaban a los 30. He aquí una pequeño obituario: 

Francisco García

Una de las primeras víctimas mortales en la Comunidad Autónoma de Andalucía, al sur de España, fue Francisco García, entrenador de la categoría infantil del club de fútbol Atlético Portada Alta. Poco antes de haber contraído el virus, a este joven de 21 años se le había diagnosticado una leucemia, patología que dificultó su lucha contra el Covid-19 hasta su muerte, acaecida el pasado 15 de marzo. Llevaba 4 años entrenando al equipo en cuarta división infantil y además era delegado de los benjamines del Atlético Portada Alta.

Tom Dempsey

El 4 de abril del 2020 el Covid-19 puso fin a la vida de Tom Dempsey, un icono del deporte norteamericano. Quien fuera pateador de los Saints moría a los 73 años, dejando tras de sí uno de los momentos más escalofriantes de la historia del Fútbol Americano: el gol de campo de 63 yardas, algo que en 1970 no solo supuso un récord, sino todo un hito deportivo, algo que le valió su ingreso en el Salón de la Fama del Saints en 1989.

Donato Sabia

El 7 de abril del año pasado, el corredor italiano de media distancia Donato Sabia cerró los ojos por última vez en su ciudad natal, Potenza, al sur del país transalpino, donde a los 56 años el coronavirus puso fin a sus días. Además de haber participado en las finales de las Olimpiadas de Los Ángeles y Seúl, y de haber obtenido la victoria en los campeonatos europeos Indoor de Gotemburgo de 1984, Sabia ostentó, durante 29 años, el récord mundial en los 500 metros lisos, con un tiempo de 1'00"08. También en 1984, el llamado Signore degli 800 (Señor de los 800) obtuvo su mejor tiempo, 1:43.88, que a día de hoy sigue siendo la tercera mejor marca ostentada por un italiano en la prueba de los 800 metros.


Shobushi

El 13 de mayo fallecía Kiyotaka Suetake, más conocido como Shobushi, un luchador de sumo de 28 años y el primer japonés de edad comprendida entre los 20 y los 30 años en morir por coronavirus. Según informaba The Japan Times, un fallo en varios órganos convertía además al nipón en el primer rikishi en sucumbir ante el covid-19. Tras su muerte, el Asahi Shimbun, uno de los periódicos japoneses más destacados, informó de que Shobushi era diabético y que los médicos indicaron la “mala salud” como una de las razones de su muerte tras dar positivo de coronavirus. Al respecto, el rikishi ruso Anatoly Mikhakhanov, quien llegó a pesar 292.2 kg, señalaba que “no es fácil mantenerse sano mientras se vive la vida de un luchador de sumo. Es cierto que no puedes entrenar a menos que comas, pero no tiene sentido terminar enfermo", dijo.

Deibert Frans Roman Guzmán

El 30 de mayo, periódicos de todo el mundo se hacían eco de la muerte del primer futbolista por coronavirus. Deibert Frans Roman Guzmán, un joven boliviano de 25 años, jugaba en el Club Universitario del Beni y había llegado a formar parte de las categorías inferiores de la selección altiplánica. El padre del futbolista, quien presidía el club, y su tío, gerente del Deportivo Perejique, fallecieron también por coronavirus.

Lea también: Este es el único representante de Latinoamérica en el SuperBowl

Jamain Stephens 

El 8 de septiembre fallecía, con tan solo 20 años, uno de los defensas del equipo de fútbol americano de la Universidad California de Pensilvania, Jamain Stephens Junior, hijo del homónimo jugador de la NFL. Tras su muerte, la familia hacía público el motivo del deceso: un coágulo de sangre tras haberse contagiado de coronavirus. En un artículo íntegramente dedicado al joven, el New York Times hacía hincapié no sólo en sus notables dimensiones físicas (medía 1,91 metros y pesaba 158 kilos) sino en la grandeza de su espíritu. “Estaba siempre sonriendo, incluso cuando no sonreía”, recordaba uno de sus profesores.