fbpx

Padres futbolistas que jugaron con sus hijos

A veces, por cuestiones de edad, algunos padres futbolistas llegan a jugar en el mismo equipo que sus hijos. Veamos los casos más curiosos.

Alberto y Mickael Acosta

Estos jugadores coincidieron en la cancha con sus hijos. / Foto: FB-Beto.acosta

LatinAmerican Post | Ariel Cipolla

Escucha este artículo


Read in english: Soccer players who played with their children

¿El fútbol es cuestión de edad? Pues bien, en ocasiones, pueden darse casos curiosos donde padres mayores siguen jugando profesionalmente, con hijos que están dando sus primeros pasos en este deporte. Es lo que sucedió, según cuenta La Nueva, en un caso todavía más atípico del fútbol turco.

Según se revela, el El Ömerlispor, de la liga amateur de Mardin, Turquía, tiene en sus filas a un abuelo y su nieto. Hablamos de Şükrü Yiğiter, un veterano de 57 años que es el capitán del equipo, que comparte plantel con İsmail Demirtaş, de 18 años. Ante ese panorama excéntrico, decidimos ver los casos en los que padres e hijos compartieron cancha en un equipo.

Rivaldo y Rivaldinho

Hablar de Rivaldo es mencionar a uno de los máximos cracks que tuvo el fútbol brasileño. Sin embargo, lo que no todos saben es que tuvo un hijo con el que compartió un partido oficial. De acuerdo con lo que indica Clarín, el ex campeón del mundo ingresó en el campeonato Paulista en Brasil en el segundo tiempo de un partido del 2014.

Esto ocurrió en el empate 1-1 entre Mogi Mirim (club que preside) y Piracicaba. Allí, a sus 42 años, logró su mayor sueño, que es el de compartir con su hijo una cancha en un partido oficial. Además ambos lograron marcar en el mismo partido, siendo un momento muy celebrado por la familia.

Alberto y Mickael Acosta

Otro de los casos más llamativos. En este caso, hablamos de un delantero argentino que logró enormes éxitos en el fútbol de su país. Principalmente, es uno de los más queridos en el Club Atlético San Lorenzo de Almagro, cuadro en el cual consiguió ganarse a la hinchada a fuerza de goles.

Luego de su época de gloria en los 90, en el 2008 decidió regresar a la actividad con Fénix, de la Primera C de Argentina. Para el 2009 tenía 42 años, por lo cual pudo jugar con su hijo Mickael, de 18 años, que también se encontraba en el club. ¡Logró el sueño que buscaba!

Lea también: 5 casos de racismo en el fútbol

Christian y Santiago Giménez

Nuevamente, volvemos a hablar de un argentino, aunque está fuertemente asociado con México, debido a su enorme paso por el Cruz Azul. El Chaco Giménez logró jugar junto a su hijo Santiago en la Liga MX.

Esto ocurrió en un partido amistoso frente a Pumas, del 2016, que ocurrió en Houston, Texas. Incluso, lograron congeniar en varias jugadas, haciendo que el veterano padre mediapunta dejase mano a mano a su hijo frente al portero Alfredo Saldívar, acción que derivó en una pena máxima. ¿El resultado? Christian ejecutó el penal, aunque fue atajado por el portero rival.

Arnos y Eidur Gudjohnsen

Tal vez el futbolista más conocido de Islandia, pero también uno de los jugadores que automáticamente asociamos con la camiseta del poderoso FC Barcelona. Este caso es atípico porque no ocurrió en un club, sino en la propia selección de su país, en un partido internacional.

A modo de homenaje, Islandia le ganaba 3 a 0 en su visita a Tallin. Como nada podía cambiar demasiado, el mítico delantero de 34 años vio que aparecía la chapa con el número 13 para una sustitución, ya que sería reemplazado por su propio hijo, Arnor, a sus 17 años. A pesar de que no compartieron cancha internacionalmente, se trató de un logro enorme, que demuestra que el fútbol también puede jugarse en familia.