fbpx

Opinión: ¿Deberían los deportistas involucrarse en la política?

La administración de Trump nos demostró que ninguna voz merece ser ignorada.

Lebron James

Las constantes protestas contra el gobierno de Donald Trump, hizo que deportistas levantaran sus voces tomaran posturas políticas públicas. / Foto: IG-kingjames

LatinAmerican Post| Juan Manuel Londoño

Escucha este artículo


Read in english: Opinion: Should Athletes Get Involved in Politics?

La administración de Donald Trump estuvo marcada por muchas crisis en la política estadounidense. Varias problemáticas de la vida en ese país se vieron potenciadas por el discurso nacionalista y xenofóbico de Trump y quizá una de las voces más relevantes que se alzó en su contra fue la del movimiento Black Lives Matter (o BLM abreviado).

BLM buscó durante la administración de Trump protestar con frecuencia en contra de la brutalidad policiaca hacia la comunidad negra y en general puso bajo la lupa el tratamiento que se le está dando a este grupo de personas. Con Trump apoyando tácitamente a organizaciones de supremacistas blancos, así como los casos de brutalidad policial volviéndose cada vez más visibles gracias a las redes sociales, el apoyo a BLM pasó al frente de la conversación política.

Esto, como consecuencia, hizo que fuera inevitable que varias celebridades, incluidos deportistas, apoyaran la causa de BLM. Sin embargo, muchos estadounidenses también criticaron a deportistas famosos por tomar “una postura política”, como si su trabajo o su condición económica se antepusieran a su condición de ciudadanos. 

Hubo muchísimos casos de protesta por parte de los diferentes deportistas, pero fueron dos los más “visibles”: Colin Kaepernick arrodillándose en protesta durante el himno nacional en un partido de NFL y el esfuerzo descomunal por parte de la NBA para hacer más visible su mensaje de justicia social. Este último incluyó la formación de una coalición con los jugadores para promover la justicia social, la adopción de mensajes en pro de BLM en jerséis y canchas y actos de protesta en cada juego por parte de los jugadores.

Lea también: ¿Más fútbol? 2021: el año de dos Mundiales de Clubes

La respuesta por parte de la derecha ultraconservadora estadounidense siempre fue la misma: estos deportistas deben centrarse en su trabajo y no meterse en la política. Hubo un caso particularmente indignante de una presentadora de FOX news que le comentó a Lebron James, quien ha liderado las protestas en la NBA por bastante tiempo, que debía “callarse y driblar”.  Irónicamente, esta actitud de la derecha estadounidense creó una herramienta poderosa en su contra, con casi todas las ligas estadounidenses replicando mensajes en contra de la narrativa del gobierno. Quien sabe si la historia de estas elecciones hubiera sido diferente si Trump hubiera estado dispuesto a escucharlos. 

Aunque es cierto que los deportistas tienen una plataforma única, que les permite acercarse a miles de personas alrededor del mundo (en lo que podría verse como publicidad política gratis para ciertos intereses) aquí simplemente no puede existir la objeción de que deberían limitarse a su trabajo. 

Y es que los deportistas también son personas que pueden ejercer su libertad de expresión y opinar todo lo que quieran sobre las situaciones que afectan a su comunidad. 

En el caso de BLM es particularmente irónico que la gente piense que no deberían opinar, considerando que la gran mayoría de ligas estadounidenses está conformada por múltiples miembros de la comunidad negra. Estas son personas que en algunos casos han vivido de primera mano la brutalidad policiaca, la desigualdad económica y la discriminación también deberían poder opinar sobre estos temas. 

Finalmente, es imposible ignorar la función formativa del deporte cuando hablamos de los deportistas y la política. Muchos ven a los deportistas profesionales como modelos a seguir y si los ven involucrarse en la política, así sea con opiniones que no comparten, tal vez puedan interesarse más en este aspecto de la vida.

No podemos pensar que los deportistas son únicamente herramientas para nuestro entretenimiento.