fbpx

5 casos de racismo en el fútbol

Estas fueron cinco ocasiones en las que el deporte fue manchado por acciones lamentables de racismo.

Jugadores del PSG e Estambul durante un partido de la Champions League

Estos son algunos de los casos de racismo en el fútbol más recordados. / Foto: YT-Champions League

LatinAmerican Post | Thomas Handley

Escucha este artículo


Read in english: 5 cases of racism in soccer

En el ámbito del fútbol existen numerosas campañas anti-racismo que buscan luchar contra esta ideología de discriminación. A pesar de ello y de que este deporte es uno de los más diversos en términos raciales, hay numerosos casos de discriminación cultural, racial, y social. A través de la historia, aunque en distinta medida, se los ha sancionado con la intención de demostrar el rechazo por parte de las organizaciones deportivas. A continuación, algunos de los casos más representativos. 

Luis Aragonés – Francia vs. España, octubre 2004

En un encuentro entre las selecciones de Francia y España, el seleccionador español Luis Aragonés fue protagonista de un acto de racismo. Buscando motivar a su propio jugador, José Antonio Reyes, el entonces director técnico del equipo nacional quiso compararlo con Thierry Henry, integrante del equipo rival. “Reyes, ¡Ven! Al negro dígale que juegue por su cuenta. Dígale al negro: ¡Soy mejor que usted!”. Acto seguido, el entrenador continuó con una serie de frases descalificadoras hacia el deportista francés.

La actitud por parte del profesional fue sancionada con una multa de 3.000 euros por parte del Comité de Competición. Dicha suma fue considerada ridícula desde el entorno del jugador agredido. El aquél entonces jugador del Arsenal afirmó que, en Inglaterra, habría sido sancionado con la destitución del cargo.

Milan Baros – Stade Rennes vs Lyon, abril 2007

Durante un partido por la Ligue One francesa, el jugador Milan Baros tuvo un gesto despectivo frente a su rival camerunés Stephan Mbia. En medio del partido, se acercó a él y se tapó la nariz, haciendo alusión a que el jugador despedía un feo olor. Ante la declaración de Mbia luego del encuentro, en la que dijo que se sintió herido por el gesto, Baros alegó que se arrepentía de haberlo hecho, pero que sus intenciones no fueron racistas.

Luego de revisar el incidente, el club también tomó acción en la situación. Sin sancionar a su jugador, declaró que Baros no sabía cómo pedirle a su colega que le diera su espacio, por lo que optó por el polémico gesto. Además, se pronunciaron junto con Baros en contra del racismo, por lo que todo el conflicto fue resuelto impunemente.

Lea también: Los deportes tampoco se salvan de las noticias falsas

Johan Vermeersch – FC Brussels, noviembre 2007

Si bien el racismo no es justificado, uno podría pensar que siempre es hacia algún integrante del equipo rival. No fue así en el caso de Johan Vermeersch, presidente del FC Brussels. La abultada cantidad de partidos perdidos, y el mal desempeño del equipo en reiteradas ocasiones hicieron que el dirigente máximo se acercara a hablar con el plantel. En dicho monólogo, al dirigirse al congoleño Matumona Zola, Vermeersch le indicó que dejara de pensar en “árboles y bananas” y se concentrara más en su tarea.

La agresión verbal despectiva por parte de Vermeersch tuvo un impacto legal, ya que Matumona decidió romper el contrato, abogado de por medio, con el club belga. Además, el sponsor de aquel momento, Kia Motors, también dio por terminado su vínculo con la institución, ya que no querían tener relación alguna con la entidad deportiva. Si bien desmintió su actitud racista en la página oficial del club, el presidente luego aclaró que había mencionado a los árboles y las bananas en forma de broma, buscando una reacción positiva por parte del jugador.

Hinchas del Inter de Milán – Inter vs Nápoles, diciembre 2018

Los espectadores pueden jugar un papel de relevancia durante un partido. Si bien sus palabras de ánimo hacia el propio equipo pueden levantar la moral de los jugadores, este no fue el caso de la afición del Inter de Milán. Durante el partido contra el Nápoles, los cantos tuvieron como víctima a Kalidou Koulibaly, en un despreciable acto de racismo durante un evento deportivo. A pesar del pedido de suspender el encuentro por parte del técnico Carlo Ancelotti, el árbitro decidió no hacerlo, sino que prefirió hacer caso omiso tanto a los cantos como al pedido del entrenador.

Este hecho, que parecería ser suficientemente grave se vuelve aún peor, cuando Koulibaly aplaudió de forma irónica al árbitro por no obrar de oficio y dar por finalizado el encuentro. El jugador vio la segunda tarjeta amarilla del partido, por lo que fue expulsado y suspendido por dos fechas. Como si eso fuera poco, la suspensión no fue removida más adelante por el ente organizador, por tanto el jugador sufrió la agresión desmedida y tuvo que cumplir el castigo impuesto por reaccionar.

Sebastián Coltescu – PSG vs Istanbul Basaksehir, diciembre 2020

Distinto al caso anterior fue el de Sebastián Coltescu y su acto racista hacia Pierre Webó. Como punto de partida, cabe destacar que no fue un jugador, dirigente, ni la misma hinchada quien actuó de manera repudiable, sino el cuarto árbitro. Al intentar identificar quién debía ser expulsado del encuentro, el colegiado asistente se refirió al jugador por su color de piel. Esto provocó la reacción del mismo, quien se señalaba en su camiseta el parche del logo que lee “Respect” ideado por UEFA como campaña de concientización.  

En segundo lugar, el desenlace del evento también se diferenció de otros casos de racismo en el fútbol. Tanto compañeros como rivales se mostraron en completo desacuerdo con la actitud del árbitro. Al enterarse de la situación, decidieron abandonar el campo de juego, dando por suspendido el partido.