fbpx

¿Y luego? Lo que ha sucedido en los países después de legalizar el aborto

Contrario a lo que suele creerse, la legalización de este procedimiento parece disminuir la cifra de abortos a largo plazo.

Manifestación por la legalización del aborto

El tema del aborto volvió a estar en el foco luego del Senado argentino aprobara su legalización de forma gratuita durante las primeras 14 semanas de embarazo. / Foto: Wikimedia-Yamila Maribel

LatinAmerican Post| Juan Manuel Bacallado

Escucha este artículo


Read in english: This is what happened after some countries legalized abortion

El tema del aborto volvió a estar en el foco luego de que el Senado argentino aprobara su legalización de forma gratuita durante las primeras 14 semanas de embarazo. Este hecho reabrió nuevamente el debate en las redes sociales de la región, que se llenaron de mensajes celebrando la decisión mientras que otros mostraban su desacuerdo. Con Argentina ya son 68 los países en el mundo donde abortar es un derecho siempre y cuando se realice en un tiempo de gestación menor a las 12 o 14 semanas, de acuerdo con Ámbito. En Latinoamérica, solo en Uruguay, Guayana, Guyana Francesa, Cuba y Puerto Rico además de Argentina está permitido el aborto bajo cualquier circunstancia, siendo esta última la nación latinoamericana con mayor población en aprobarlo. 

Argentina legaliza el aborto

El Senado aprueba la interrupción legal del embarazo hasta la semana 14 por 38 votos a favor, 29 en contra y una abstención.

En 1984 ya se pidió el aborto legal, pero no ha sido hasta hoy, casi 40 años después, cuando se ha aprobado en el país. pic.twitter.com/WKVxV2TA7Z

— ES.DECIR (@esdecirdiario) December 30, 2020

Sin embargo, existe la creencia de que la aprobación del aborto tiene como consecuencia un aumento drástico en la práctica, sin embargo, el medio Chequeado reseña que a pesar de la existencia de un incremento en el número de abortos luego de su legalización, este va disminuyendo con los años al punto de arrojar cifras menores a cuando el aborto no estaba permitido, por lo que se considera que a largo plazo esta decisión sirve para reducir las interrupciones de embarazos bajo cualquier circunstancia.

De igual manera la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia (FIGO) asegura que es complicado comparar cifras del aborto antes y después de la despenalización, puesto que previo a la legalización no es posible obtener cifras precisas debido a que la práctica es clandestina. No obstante, existen diversas ONG y fundaciones que vienen trabajando en informes con datos estadísticos acerca de abortos ilegales.

¿Qué pasó en Uruguay?

Un ejemplo de la región es Uruguay, donde se legalizó el aborto en el año 2012 dentro de las 12 semanas de gestación y bajo el cumplimiento de varios tramites y análisis profesionales en centros de salud. De acuerdo con Sputnik News, en 2014 las cifras de aborto aumentaron un 20% con respecto al 2013, año en el que se empezó a aplicar la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, los años siguientes continuaron en aumento entre un 1,1% y un 9,6%. No sería hasta el 2019 en el que la tasa de abortos se redujo un 1,5%, sin embargo las cifras oficiales de abortos luego de la despenalización rondan los 10.000 abortos por año, mientras que entre 1995 y 2002 el Gobierno uruguayo estimaba unos 33.000 abortos anuales de forma clandestina. 

Te puede interesar: Panorama del aborto en Latinoamérica

Otra tendencia generada a raíz de la legalización del aborto en Uruguay, según reseña la BBC, consiste en la reducción de la mortalidad materna, que tenía como causa principal los abortos clandestinos. En la actualidad Uruguay es el segundo país de América -tras Canadá- con menor tasa de mortalidad materna, aunque el Gobierno venía implementando medidas para disminuir esta tendencia desde años antes de aprobar el aborto, pero la reducción se afianzó tras su despenalización.

Otro ejemplo: España

En el año 2010, el país europeo legalizó el aborto en las primeras 14 semanas de embarazo y hasta 22 semanas si la vida de la mujer o el feto están en grave riesgo. El año siguiente de haber entrado en vigor esta ley, el número de abortos llegó a su máximo histórico con una cifra de 118.611, un incremento en comparación con el año 2009 -último en no ser legal el aborto- donde se reportó un aproximado de 111.482 interrupciones. Sin embargo luego del 2011 las cifras volvieron a bajar, en 2016 tendría su mínimo histórico con 93.131 según datos del Ministerio de Sanidad reseñados por RTVE. 

De acuerdo con Chequeado, otros países como Italia y Francia vivieron una situación similar cuando aprobaron el derecho al aborto entre los años 80 y 90, donde las intervenciones al embarazo se incrementaron los primeros años y luego fueron descendiendo hasta estabilizarse. Lo mismo en Portugal, país que actualmente tiene una de las tasas de abortos más bajas del mundo con 7,3 por cada 1000 mujeres en edad reproductiva.

Sin embargo, la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia (FIGO) hace énfasis en que aún no existe un vínculo directo entre la legalización del aborto y la disminución de las intervenciones, puesto que la aprobación de esta ley debe estar complementada con una plan social que fomente el conocimiento sobre educación sexual y métodos anticonceptivos, al igual que un seguimiento médico accesible para todas las mujeres embarazadas. Por esta razón, los países desarrollados han mostrado una disminución general en las tasas de aborto a diferencia de los países no desarrollados según un estudio realizado entre 1990 y 2014 publicado en la revista médica The Lancet.