fbpx

El papel de Latinoamérica ante Brexit

Conozca qué países latinoamericanos se verían beneficiados y cuáles podrían ser afectados a partir del Brexit.

Vista aérea de un puerto de carga

Con la salida del Reino Unido de la Unió Europea, se esperan cambios en las relaciones comerciales con Latinoamérica. / Foto: Pexels

LatinAmerican Post | Jorge Francisco Vuelvas Lomeli

Escucha este artículo


Read in english: The role of Latin America before Brexit

El primero de enero de 2021 Inglaterra salió oficialmente de la Unión Europea. Ahora no se podrá transitar sin pasaporte desde Inglaterra hacia el resto de los países europeos, y a pesar de que no habrá aranceles en el comercio, se espera un entramado de complicados trámites para los exportadores británicos.

Afortunadamente Londres y Bruselas lograron un Acuerdo Comercial, pero el poco tiempo que tienen las empresas para prepararse ante nuevos requisitos aduaneros nos hacen pensar que Inglaterra podría entrar en un caos comercial entre el Mercado Común Europeo y el solitario Londres ¿Cómo debe reaccionar América Latina para cualquiera de los dos escenarios? ¿Qué países se verían beneficiados y cuáles podrían ser afectados a partir del Brexit?

 

La trama comercial y el problema jurídico

En un primer momento, para América Latina no representa un peligro un escenario de caos comercial entre las transacciones de Gran Bretaña con la Unión Europea, ya que este país solo representa un 0.65% de las exportaciones, siendo México y Brasil los socios comerciales con mayor alcance.

Sin embargo, ninguno de estos dos países tiene una relación comercial estrecha con Reino Unido, pues para Brasil apenas representa un 1.5% de sus exportaciones, y para México solo un 0.5%. Así, a pesar de la influencia histórica que ha tenido Inglaterra en América Latina, esta región tiende a engancharse a la dependencia comercial con los Estados Unidos, y en los últimos años al gigante Chino.

Por ello, este acuerdo comercial entre el Mercado Común Europeo y Londres es una oportunidad única para que los países de América Latina diversifiquen su comercio internacional, pues el Primer Ministro Británico ha expresado en diversas ocasiones el interés de explotar al máximo el comercio entre los países de nuestra región; y dadas las condiciones, los trámites de exportación hacia Europa serán más complicados que hacia nuestra región. 

Sin embargo, para aprovechar los beneficios potenciales de un caos comercial, los países que tienen acuerdos comerciales con la Unión Europea (Chile, Colombia, México y Perú), deberán implementar los mecanismos de ratificación en sus respectivos parlamentos, a fin de que no se impongan las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y terminen con un trato comercial desacertado con este país Europeo.

Crisis económica

No obstante, es peligroso pensar que un caos comercial del acuerdo celebrado no traería consecuencias en los países de América Latina. Al ser Inglaterra la quinta economía más poderosa del mundo, la disminución del comercio entre Europa y Gran Bretaña agitaría los mercados internacionales, provocando especulaciones en el sector financiero que desembocarían en un debilitamiento de la libra esterlina y un reforzamiento del dólar estadounidense.

Al reforzarse el dólar, irremediablemente las deudas de los países de la región, que están cotizadas en esa moneda, sufrirían un aumento considerable, que si bien se estabilizaría a lo largo de los primeros tres años de la agitación financiera, puede provocar que la inversión en la región sufra caídas irreparables.

Te puede interesar: ¿Cómo afectará la mayor impresión de dólares a América Latina?

Asimismo, ante la crisis económica provocada por la pandemia del COVID-19, los países latinoamericanos están sorteando problemas económicos no vistos en la historia reciente, por lo cual una agitación en el mercado tendría implicaciones al corto y mediano plazo en la recuperación del producto interno bruto de cada país.

Encrucijada política

La salida del Reino Unido de la Unión Europea despierta debates en el ámbito político de nuestra región, pues pone entre dicho los esfuerzos de integración económica que por años se han suscitado en América Latina, tales como el Mercosur y la Alianza del Pacífico.

Ante las restricciones arancelarias entre Europa y Gran Bretaña, así como el paulatino alejamiento de la población europea, se despierta un panorama proteccionista que puede provocar el nacimiento de un nuevo nacionalismo en los países latinoamericanos, poniendo en riesgo la estabilidad comercial y el ambiente de cooperación que ha caracterizado a nuestra región; de especial importancia son los países como Brasil, México, Bolivia y Venezuela, que por sus ideologías políticas y gobiernos en turno, son proclives a desarrollar ideas radicales de proteccionismo y aislamiento al exterior.

Sin duda, los dos países que tienen las cartas para maniobrar un posible caos comercial post Brexit en América Latina son Brasil y México, pues al ser los principales socios comerciales en la región, tienen la legitimidad de llevar a cabo negociaciones con Inglaterra a través de un nuevo mecanismo jurídico que permita el comercio entre partes.

Pero serán enormes los retos de política exterior, pues ambos viven los momentos más álgidos de la pandemia y han demostrado que la política exterior y la cooperación internacional pasan a un segundo término, por lo cual, se corre el riesgo de vivir un panorama de incertidumbre y agitación financiera al América Latina, a partir de que ocurra realmente el Brexit.