fbpx

3 Películas de muy bajo presupuesto que tuvieron ingresos millonarios

Aunque la inversión en estas películas no llegó ni a un millón de dólares, su éxito fue tan grande que recaudaron cientos de millones de dólares.

Gente en una sala de cine

Estas son algunas películas que no recibieron una gran inversión, sin embargo las ganancias superaron las expectativas. / Foto: Unsplash

LatinAmerican Post| Juan Manuel Bacallado

Escucha este artículo


Read in english: 3 low budget movies that earned millions

Año a año son estrenadas miles de películas alrededor del mundo, todas con la intención y esperanza de ser exitosas y ganar millones de dólares, lo que es más complicado cuando se trata de filmes con bajo presupuesto que provienen de ideas poco comunes o manos inexpertas que intentan abrirse paso en el sector cinematográfico. Sin embargo, son muy pocas la que en realidad se hacen populares y logran ingresar millones, pero de igual forma sí ha sucedido. De hecho, las películas más rentables de la historia -que mayor ganancia neta obtienen- son aquellas que iniciaron con un bajo presupuesto y terminaron convirtiéndose en un éxito, estos son 3 de los casos más rentables.

Mad Max: Salvajes de autopista

En 1979 nadie confiaba en que una historia post apocalíptica podría ser un éxito. Sin embargo, el director australiano George Miller igualmente decidió parar su carrera de médico y apostar por que esta fuese su primera película, la cual contaría con un presupuesto de solo 200.000 dólares estadounidenses de acuerdo con En Naranja. De hecho, Hipertextual reseña que el director de arte debió pedir prestados algunos anuncios de helado para una escena, además de que a algunos colaboradores se les pagaba con cerveza. Sin embargo, Mad Max fue todo un éxito y logró recaudar 108.500.000 de dólares, es decir, ingresó 54.150 % de lo que invirtió. Su siguiente entrega dos años después contó con 2 millones de dólares para el presupuesto y sería distribuida por Warner Bros.

El proyecto de la Bruja de Blair

Si 200.000 dólares parece muy poco para el presupuesto de una película, esto es tres veces más de lo que Daniel Myrick y Eduardo Sánchez dispusieron para El proyecto de la Bruja de Blair, una película tipo documental en el que invirtieron solo 60.000 dólares en 1999. Este dinero fue suficiente para crear lo que El País llamó “el primer fenómeno cinematográfico de Internet”, gracias a que ambos directores aprovecharon este medio para vender su película como un hecho real acerca de una leyenda local donde tres amigos desaparecieron en un bosque cuando intentaban grabar a una bruja, pero lo único que aparecería después sería una cámara con la grabación de estos, por esta razón la película se basa en un formato de primer persona.

Aunque esta película fue una ofensa para los críticos de cine por la falta de elementos técnicos, su original e innovadora idea sumada a la promoción en Internet como una historia real la convirtió en un éxito que recaudó 248.639.099 de dólares, lo que significó una rentabilidad de 414.298 % según En Naranja.

Actividad paranormal 

Una historia algo similar a El proyecto de la Bruja de Blair, en donde un director independiente ejecutó una idea con sus propias manos, recursos y un pobre presupuesto de solo 15.000 dólares, pero de igual forma gracias a una cámara con visión nocturna, su propia casa como estudio de grabación, sin un guión y filmada en 10 días, Oren Peli logró crear la película más rentable en la historia del cine, con unos ingresos de 193.400.000 dólares que se traduce en un 1.289.233 % de rentabilidad, de acuerdo con En Naranja. 

Leer también: Las 5 películas más costosas en la historia del cine

Como curiosidad, el sitio web Cine Oculto reseña que el reconocido director de cine Steven Spielberg no pudo terminar de ver la muestra y la devolvió porque estaba “embrujada”, además de que cada vez que era proyectada en festivales de cine los espectadores se marchaban, pero contrario a lo que el equipo creía que pasaba, lo que realmente sucedía era que les causaba miedo, este hecho además de ser promocionada como una “historia real” popularizó el filme.