fbpx

Sudamérica se aleja de los extremos políticos

Los resultados de elecciones en Brasil (2020), Uruguay y Colombia (2019) muestran un rechazo a los partidos de derecha e izquierda.

Gustavo Petro y Rafael Correa

Varios de los cambios en la política de los países sudamericanos, han sido acompañados por gran descontento social y manifestaciones multitudinarias. / Foto: Wikimedia - Coronades03, Flickr / La izquierda

LatinAmerican Post | Santiago Goméz Hernández

Escucha este artículo


Read in english: South America moves away from political extremes

Los dos países más poblados de Sudamérica tienen una gran cantidad de gobiernos locales moderados en las regiones.  Sumado a la elección de Luis Alberto Lacalle Pou en Uruguay, cortando la hegemonía del Frente Amplio, es señal de un posible viraje al centro del espectro político en el continente.

Las recientes elecciones locales en Brasil son una alerta en el panorama político sudamericano. Ni los candidatos del presidente Jair Bolsonaro, ni el mítico Partido de los Trabajadores del expresidente Lula Da Silva fueron los máximos ganadores de las elecciones locales.

Igualmente, el año pasado, el presidente Iván Duque y su partido, Centro Democrático, sufrieron grandes derrotas en las elecciones locales. Ningún político afín al Gobierno Nacional fue electo en las principales ciudades. Destaca el triunfo de Claudia López  (política de Centro Izquierda) en Bogotá y Daniel Quintero (alternativo apoyado por la izquierda) en Medellín.

A esto, se le suma la elección del año pasado (asumiendo en 2020) de Lacalle Pou como presidente uruguayo. El hijo del expresidente Luis Alberto Lacalle Herrera venció en segunda vuelta al partido Pepe Mujica, rompiendo una hegemonía de 3 gobiernos consecutivos.

De igual manera, luego de la crisis política que vive Perú tras la destitución de Martín Vizcarra, solo el nombramiento Francisco Sagasti, un político moderado, pudo calmar el malestar de la población. Tanto Vizcarra, como Sagasti, son considerados de centro.

A esta serie de victorias moderadas en el Sur de las Américas, se le puede agregar la gran victoria de Joe Biden en Estados Unidos. El exvicepresidente demócrata representa el ala más moderada del partido y demuestra que a pesar del gran apoyo con el que sigue contando Donald Trump, el centro pudo competirle y ganar en unas reñidas elecciones.

Tensión Social

Varios de estos cambios han sido acompañados por gran descontento social y multitudinarias manifestaciones. Desde las protestas por violencia policial en Estados Unidos y Colombia; hasta el estallido en Chile y Perú que han logrado cambiar la constitución y tumbar un presidente (respectivamente).

El principal rival: la izquierda

A pesar de haber perdido terreno en los últimos años, la izquierda latinoamérica tradicional se ha apoyado en sus grandes líderes y están dispuestos a mantenerse. Figuras como Evo Morales y Cristina Fernández de Krichner fueron vitales para las victorias presidenciales en Argentina y Boliva de los últimos años.

Incluyendo la victoria del MAS en territorio andino, luego del golpe de Estado que sufrió el primer presidente indígena de la región. Luís Arce recuperó las banderas políticas de Morales, a pesar de que Morales no figura en el panorama cercano, y deberá mandar tranquilidad a la región luego de la inestabilidad política reciente.

Lea también: ¿Qué pasó con Evo Morales en Bolivia luego de las elecciones?

Igualmente, viejos conocidos como Gustavo Petro, parte desde ya como uno de los favoritos a disputar la presidencia colombiana en 2022. También destaca el regreso del expresidente ecuatoriano Rafael Correa, quién apostará por Andrés Arauz en las elecciones del próximo año. Correa, incluso intentó postularse como fórmula vicepresidencial de su exministro, pero las cortes ratificaron la sentencia que tiene por cohecho.