fbpx

Desafíos para brindar atención de salud conductual durante una pandemia

El brote de COVID-19 ha tenido un impacto significativo en la prestación de servicios de salud conductual.

Doctor trabajando en una computadora

El brote de COVID-19 ha afectado significativamente la prestación de servicios de salud conductual. / Foto: Freepik

EurekAlert | RUTGERS UNIVERSITY

Escucha este artículo


Read in english: Challenges to providing behavioral health care during pandemic

El brote de COVID-19 ha tenido un impacto significativo en la prestación de servicios de salud conductual, que tuvieron que modificarse rápidamente de presenciales a remotos, según un estudio de Rutgers publicado en Community Mental Health Journal .

Los investigadores encuestaron a 238 proveedores de atención de la salud del comportamiento en todo Nueva York, uno de los primeros epicentros de la pandemia en los Estados Unidos, sobre los desafíos que enfrentaron con respecto al personal que brinda servicios de forma remota, el mantenimiento de las prácticas de seguridad en persona y la capacidad de los clientes para utilizar la tecnología para recibir servicios, que a menudo se brindan en persona de manera más eficaz.

"Comprender este impacto es particularmente importante ya que estos servicios apoyan a poblaciones vulnerables que pueden tener un mayor riesgo de infección por coronavirus, así como otras consecuencias negativas", dice el autor principal Kenneth Gill, presidente del Departamento de Profesiones de Consejería y Rehabilitación Psiquiátrica de la Escuela de Rutgers de Profesiones de la salud. 

¿Cuáles son los desafíos para la atención al paciente?

El cambio más significativo fue el alejamiento de los contactos en persona y cara a cara y la mayor dependencia de la telesalud. La falta de reuniones en persona hizo que las entradas, las evaluaciones integrales y el compromiso con los clientes fueran más difíciles. Algunos clientes no querían interactuar con el personal por teléfono o video. Además, algunos clientes rechazaron los servicios remotos y otros no respondieron el teléfono para las citas programadas. La falta de servicios en persona también presentó desafíos en torno al control de medicamentos y la administración de medicamentos inyectables.

La dependencia de la telesalud ha puesto de relieve la brecha digital que existe para las personas con menos recursos socioeconómicos, las personas con discapacidad y las que viven en zonas rurales. Un gran problema fue el acceso de los clientes a la tecnología y los servicios de Internet confiables. Muchos también tenían planes limitados de telefonía celular, lo que dificultaba incluso las citas telefónicas.

Un informe reciente de Pew Research mostró que las personas con discapacidades, incluidas las discapacidades psiquiátricas, tienen tres veces más probabilidades de informar que nunca se conectan y alrededor del 20 por ciento tienen menos probabilidades de poseer dispositivos electrónicos como tabletas, teléfonos inteligentes y computadoras o tener servicios de banda ancha en el hogar. La pandemia ha puesto de relieve la necesidad de aumentar el acceso a la tecnología para las personas que no pueden aprovechar al máximo los servicios remotos y de telesalud.

Sin embargo, si se puede salvar la brecha digital, los servicios de telesalud pueden brindar oportunidades para promover el bienestar y la recuperación de manera más amplia. Potencialmente, la telesalud es una forma eficaz de llegar a las personas que tienen un acceso limitado debido a la ubicación geográfica, problemas de salud, transporte y limitaciones de tiempo.

Lea también: Cómo la gente elegiría quién recibe el escaso tratamiento COVID-19

¿Cómo afectó la transición a la telesalud a la prestación de servicios?

La transición a la telesalud trajo muchos desafíos financieros, incluida la pérdida de ingresos debido a una reducción en los servicios, aumentos en el pago de horas extra del personal, aumento de los gastos de compra de equipo de protección personal, incapacidad para pronosticar el próximo año presupuestario e incertidumbre con respecto al seguro de facturación para servicios remotos. Las operaciones también se vieron afectadas por la escasez de personal debido a despidos, bajas por enfermedad o razones personales, cambios en las regulaciones y trabajo remoto.

El personal tuvo que aprender tecnología de telesalud rápidamente y expresó su frustración por tener problemas tecnológicos y la falta de acceso a plataformas compatibles con HIPAA. También señalaron que "algo se perdió" al no poder compartir el mismo espacio físico con un cliente, lo que afectó negativamente el compromiso y el proceso terapéutico.

La disponibilidad limitada de tecnología y la falta de habilidad del personal para usar esa tecnología para brindar servicios son áreas que requieren investigación y desarrollo.

¿Cuáles fueron las principales preocupaciones del personal de atención de salud conductual con respecto a los clientes?

El personal estaba preocupado por satisfacer las necesidades básicas de los clientes, como alimentos nutritivos y viviendas estables. La falta de estos pueden conducir a un aumento de problemas psiquiátricos como la depresión y la ansiedad y el uso de sustancias, incluidas las muertes por sobredosis. Es comprensible que algunos clientes, temerosos de contraer el virus, se negaran a utilizar los servicios que permanecían abiertos. Quedarse en casa generó preocupaciones adicionales con respecto al aumento del aislamiento social y la pérdida de conexión con la familia, los amigos y las rutinas habituales.

¿Cuáles fueron las preocupaciones de seguridad para el personal?

Las preocupaciones del personal sobre contraer el virus fueron una significativas. Muchos encuestados informaron escasez de EPP, productos de limpieza y desinfección, y dificultad para desarrollar, implementar y reforzar protocolos de seguridad para reducir el riesgo de transmisión de virus, especialmente en entornos de tratamiento residencial y hospitalario. También hubo acceso limitado a las pruebas para el personal y los clientes.

Los proveedores residenciales y las instalaciones para pacientes hospitalizados encontraron dificultades para ofrecer cuarentena segura a los clientes que dieron positivo mientras mantenían la salud de otros clientes y personal. En estas instalaciones, así como en otros programas que tenían que mantener algunas actividades en persona, las preocupaciones de seguridad eran prominentes. Se hicieron esfuerzos para reducir el riesgo, pero persistieron los temores. La educación y la instrucción de habilidades a los clientes con respecto a la higiene adecuada, el distanciamiento social y el cubrimiento de la cara siguen siendo esenciales.

La muerte tanto de los clientes como del personal contribuyó a estos temores y agregó dolor y pérdida a los desafíos experimentados.

¿Qué otros factores estresantes experimentó el personal?

Hubo un costo emocional significativo en el personal de salud conductual debido al aumento de las demandas laborales, las adaptaciones requeridas y la ansiedad y el estrés relacionados con la pandemia. Según nuestra encuesta, la falta de interacción en persona con los colegas y el apoyo brindado por los compañeros de trabajo pueden exacerbar aún más esta angustia . A medida que la pandemia evoluciona, es importante desarrollar estrategias alternativas para apoyar al personal, como una mayor supervisión clínica, supervisión grupal por pares, iniciativas de bienestar del personal y capacitación y apoyo tecnológico.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…